4 Consejos para internacionalizar tu negocio… y no morir en el intento

Una de las salidas que han encontrado los profesionales y empresas españolas para capear mejor esta crisis global es emprender procesos de internacionalización. En nuestra agencia de traduccion, lo sabemos bien porque en los últimos dos o tres años muchos de nuestros clientes de toda la vida nos han encargado la traducción de todo ese material corporativo tan necesario para hacer negocios en otros países. Por supuesto, cada emprendedor tiene una idea más o menos clara de por dónde empezar y, si no lo tiene,  en Internet encontrará muchos, muchísimos textos, consejos y demás para intentar abrir mercado en el exterior. Pero ¿son todos esos consejos válidos? ¿Están pensados para las características propias de una joven empresa recién estrenada? ¿Todos los emprendedores (tú) tienen a su alcance las herramientas que proponen los gurús para vender fuera de España? Creemos que no.

Así que cuando nos permitieron participar en este completo blog de “emprendedores.co” pensamos que la mejor idea era escribir un texto sobre un tema que conocemos bien porque lo hemos vivido en nuestras propias carnes: consejos prácticos, reales y realistas para abordar un proceso de internacionalización con mayor garantía de éxito. Ojo, no estamos prometiendo que si sigues estos consejos tu empresa se hará de oro de la noche a la mañana. Ten en cuenta que tendrás que dedicar el 80% de tu tiempo despierto a cumplir tus sueños empresariales; ya te puedes ir olvidando de Puentes, fines de semana o días libres durante algún tiempo y, sí, vas a tener que descuidar a tu familia, a tus amigos y hasta a tu mascota. ¿Tendrás éxito? No lo sabemos, pero sí que estamos seguros de que las siguientes pautas o recomendaciones se ajustan bien a la idiosincrasia del sueño de un emprendedor tipo, un emprendedor como lo fue y lo sigue siendo.

Consejo 1: la información sigue siendo poder.

Una de las pocas ventajas que tiene intentar exportar en una sociedad tan globalizada como la nuestra es el acceso a la información. Hace no tantos años conseguir una colección de documentación fiable sobre precios de mercado en otros países, competidores principales y secundarios, estadísticas sobre consumo y rentas, etc., etc., era casi una misión imposible. Hoy en día es mucho más sencillo, pero atención, el mismo volumen inmenso de información puede hacer que te ahogues en ella. Nuestro consejo es que te hagas un cronograma clarito de cuántos días y cuántas horas vas a dedicar a esta importante tarea. Márcate una fecha de inicio y otra de redacción de conclusiones. Si no haces esto… fácilmente caerás como un pescadito en esa red inconmensurable llamada Internet.

internacionalizar un negocio

Consejo 2: la extrema especialización no es rentable.

¿Te extraña esta afirmación? Realmente no es nuestra, sino de Robert Toru Kiyosaki, un polifacético empresario, escritor y gurú de los negocios que hace unos años sorprendió al sector financiero internacional con su polémico libro “Padre rico, padre pobre” (2000). Leímos este libro hace unos años para preparar la traducción de un libro sobre educación financiera y, francamente, muchas de las frases de este polémico autor siguen siendo las guías de nuestro saber hacer empresarial.

Internacionalización

Bien, a lo que vamos, ¿por qué no es buena idea que te especialices radicalmente en tu proceso de internacionalización? Según Kiyosaki, ofrecer un solo producto en una sociedad que cambia casi cada minuto es un error. Sí es correcto que lo que ofrezcas sea especial, sea diferente a lo que ofrecen tus competidores directos pero, dicho en nuestro propio idioma, poner un solo huevo en la cesta no es la mejor idea para ir al mercado en un mundo tan dinámico, voluble y sujeto a caprichos muchas veces inexplicables.

Consejo 3: adapta tu producto o servicio.

¿Recuerdas un coche que se llamaba “Mazda Laputa”? ¿Y aquel que se intentó comercializar con el bonito nombre de “Ford Corrida”? Hace unos años la todopoderosa industria automovilística internacional intentó introducir en el mercado hispano varios modelos de coches con nombres, digamos, desafortunados. Este es un simple ejemplo de cómo un producto estupendo puede fracasar porque alguien se olvidó de estudiar el idioma del público que lo iba a comprar, pero también es un excelente ejemplo de la importancia de adaptar productos y servicios al mercado local donde se exportarán.

En el sector de la traducción y la interpretación, esta fase previa de investigación y análisis del idioma del mercado receptor se denomina “localización” y eso es precisamente lo que te sugerimos: investiga bien el mercado al que vas a intentar llegar. Estudia, analiza, ve a conferencias internacionales, habla con representantes de las Cámaras de Comercio locales, consulta con una agencia de traducción profesional… Haz un buen trabajo previo adaptando tu producto o servicio al cliente al que vas a intentar enamorar.

Consejo 4: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

El último consejo viene directo de la pluma de nuestros traductores profesionales, esas personas que traducen a diario multitud de textos, presentaciones multimedia y páginas web de los emprendedores como tú. “Lo bueno si breve, dos veces bueno” es uno de los muchos refranes que nos ha dejado la cultura popular y que es no cierto, sino ciertísimo. Olvídate de intentar contar tu idea empresarial – tu sueño – con todo lujo de detalles. No inviertas tiempo y energía en crear una impresionante presentación multimedia de 100 diapositivas; acorta los textos que hablan de tu preparación académica y la de tus socios, no caigas en la tentación de creer que una página web debe tener la longitud de la Biblia, olvídate de cargar en tu entorno web esos traductores automáticos que intentan traducir tus textos a mil y un idiomas… Sé breve y ajusta bien los contenidos que lances a tus próximos inversores. Habla su idioma o, en su defecto, el idioma universal, el inglés. Y, sobre todo, confía en tu capacidad de síntesis y de convicción. Recuerda los consejos de los abuelos, serás dos veces bueno, si eres dos veces breve.

¡Suerte emprendedores!


Artículo escrito por Admin

El objetivo de esta comunidad es permitir a emprendedores compartir sus ideas y experiencias para juntos aprender y emprender.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. MARTHA AHUMADA Reply

    MUY INTERESANTE ME GUSTO TU ARTICULO

  2. Hexagone Reply

    Los programas de cursos de idiomas para empresas son una excelente opción para optimizar el proceso de internacionalización.
    Las academias de idiomas organizan talleres para trabajar sobre las áreas de negocio más demandadas como better public speaking, effective writting communication, english for human resources, telephoning skills, negociation, financial english.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.