¿Esta pregunta te parece familiar?

A mi Roberto Vejar Vara, si, y lo digo por que yo pertenezco a este selecto grupo de personas, que aparte de ser discapacitado tengo éxito, me gustaría contarte como pase de ser una persona que creía vivir en el éxito a ser una persona con discapacidad y además sentirme orgulloso de serlo.

Algo de historia; esto fue cuando tenia 23 años y la vida parecía magnifica, vivía en Ixtapa Zihuatanejo, Gro., trabajaba en un bar de un gran amigo mío, vivía en una zona privilegiada, ganaba bien, tenía éxito con las chicas, y créanme que a los 23 años esto era el paraíso, esto para mí significaba tener éxito, la palabra discapacidad no entraba en mi diccionario personal, claro que la vida loca de los años 80´s y mi soberbia, me cobro una factura muy cara. En una ocasión y después de varias noches de reventón y excesos llegue a la casa donde vivía con unos amigos, ellos, tenían una comida con unas “gringas” en la alberca, se me hizo fácil hacerme el payaso aventándome a la alberca de una manera precipitada y estúpida, caí de cabeza y me lesione la columna vertebral a la altura de las vértebras cervicales (3ª y 4ª), a partir de ese momento mi “magnifica” vida cambio, después de todo el caos que ocasiona un evento de esta magnitud y con los traslados a los diferentes lugares donde podrían atenderme y en los cuales ninguno en esos momentos eran adecuados o el equipo no era lo suficientemente moderno para ese tipo de lesión, excepto el Seguro Social de Zihuatanejo, que aun con sus limitaciones lograron estabilizarme… quede CUADRAPLEJICO en esos momentos, no podía mover ninguna parte de mi cuerpo, era un bulto humano que no podía mover ni controlar nada, fui trasladado de emergencia al Distrito Federal al Hospital Español, y en ese momento la pesadilla comenzó; me volví una persona con discapacidad, totalmente dependiente, yo era una de esas personas alegres y desmadrosas, como todos los chavos a esa edad, lleno de sueños e ilusiones y de un momento a otro mi vida dio un giro de 180º, mi primera solicitud hacia mis hermanos y amigos fue el que me quitaran la vida, yo quería MORIRME, por supuesto que todos se negaron a esa acción, en ese lapso tuve un paro respiratorio y morí, sí, aunque parezca increíble me desprendí de mi cuerpo y me vi en la cama, gracias a que estaba en terapia intensiva los doctores me pudieron revivir y entré a mi cuerpo nuevamente, en ese momento sentí un dolor intenso en todo el cuerpo, “ME DIERON OTRA OPORTUNIDAD PARA VIVIR”, te preguntaras ¿quien?… ponle el nombre que quieras; Dios, Espíritu Santo, Jesús, Buda, Mahoma, Virgen de Guadalupe, ponle el nombre que quieras, ya que todo converge en lo mismo.

El asunto es que ahora tenía una discapacidad física y poco a poco iba a liberarme de la discapacidad mental. Siempre creí tenerlo todo, incluso la razón en todos los temas, nunca me di el beneficio de la duda e incluso rebatía cosas a lo tonto sintiéndome superior a los demás, ir por la vida así te lleva a un callejón sin salida y la vida tarde o temprano te pone en tu sitio.

El motivo principal para hacer mi blog es dar testimonio de lo que a mi me sucedió y así tratar (con ayuda de mis lectores) de ayudar a las personas con o sin discapacidad a superar las adversidades (“pruebas”) que la vida nos pone a diario.

http://robertovejar.com/blog