Como te habrás dado cuenta hay personas que son muy tradicionales, consideran que las cosas serán iguales toda la vida y cuando ocurre algo que contradice este dogma, aunque puede ser considerado un éxito, es rechazado por extraño, anormal y diferente.  En otras palabras se limitan a ver las oportunidades, y por eso luchan y luchan por lograr el éxito y no lo logran.

Para entender esto y como para que hagas tu propia reflexión te voy a narrar la siguiente historia:

“A principios de los años 50, el prestigioso empresario japonés Matsushita estaba al frente de su pequeña compañía  de electrónica. Eran los primeros años de la televisión, pero los grandes del sector daban por sentado que en Japón  no iban a impactar por ser un bien de lujo. Pero Matsushita sabia del encanto especial de la televisión y que, incluso los agricultores harían lo que fuera por hacerse a uno de esos “escaparates del mundo”. Mientras las grandes compañías fabricaban televisores de gran calidad, y dirigidos a un sector de alto poder adquisitivo, Matsushita se dedico a vender  TV a domicilio a todos aquellos granjeros y agricultores que deseaban ante todo poseer uno de esos aparatos mágicos. Hasta entonces nadie había pasado de vender artículos de vestir a domicilio, Matsushita vio la oportunidad y un gran éxito inesperado.”

éxitoComo conclusión podemos decir que el éxito llega si buscamos las oportunidades, pero la búsqueda no es suficiente, es requisito iniciar un proceso de planificación estratégica centrada en ese interés por la búsqueda de las oportunidades. Una vez que estas son detectadas, será preciso comprobar si las fortalezas de nuestra empresa pueden encajar con ellas y, a partir de allí desarrollar el pensamiento analítico y los programas de acción.

No obstante las oportunidades rara vez se nos presentan ante los ojos, hay que procurar seguir un método para desvelarlas. Una forma de hacerlo es observando el entorno, sus tendencias, su presente, los cambios y, por encima  de todos, aquellos más importantes que haya ocurrido, pero cuyo esfuerzo no haya conseguido impactar con fuerza.

Una de las preguntas cruciales es ¿Dónde se puede observar estos cambios?

La respuesta, en múltiples aspectos de la sociedad: la economía, la demografía, los canales de distribución, la sociología, la tecnología, la estructura de la industria, los métodos de producción, los hábitos de los consumidores; y también los éxitos inesperados de su propia empresa.

Ahora, tal vez como emprendedor o empresario, estés pensando que lo que interesa es la consecución del resultado, alcanzar el éxito, y poco debería importar si ese éxito es planificado o inesperado. Pero, ¿cuántas veces se ha descartado una oportunidad de éxito por considerarla “anormal”, pasajera, o que forma parte de las “rarezas del mercado?”

Finalmente para conseguir algo positivo del éxito inesperado es necesario analizarlo. Ese éxito es un síntoma de algo que ha dado buenos resultados; para que no se convierta en algo esporádico y podamos aplicarlo al proceso de planificación estratégica deberíamos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo se vería afectada mi empresa si explotáramos este éxito?
  • ¿Dónde nos conducirá?
  • ¿Qué pasos deberíamos dar para convertirlo en una oportunidad?
  • ¿Cómo enfocamos nuestro trabajo?

Para concluir recuerda que los éxitos inesperados de la empresa son las primeras pistas para encontrar oportunidades de planificación, pero la investigación y el análisis no pueden quedarse ahí, hay que seguir buscando pistas en los demás aspectos del entorno.

Espero que este artículo te sea útil, te deseo muchos éxitos.

Ricardo Torres G
Creador de cómo Crear Empresa
www.comocrearempresa.com

Adaptado de “Manual de Trabajo y Diagnóstico- Resultados Objetivo del Management” desarrollado por Carlos Montanyá.