¿Que clase de hijos queremos y formamos?, sin duda cada hijo es la siembra y cosecha de nuestras acciones, aunque, hay que decirlo, jamás pensamos ni sentimos que el amor mata, les creamos tal burbuja de confort que lejos de hacer hijos independientes, con carácter, hacemos hijos inútiles, débiles para enfrentarse a la vida.

Sin duda muchos papás pensaran que esto es una broma, sin embargo cada día que pasa nuestros hijos ven las cosas más difíciles que como se las habían platicado, sus amigos, compañeros, vecinos.

Una simple reflexión, ¿cuántas veces a nuestros hijos les compramos diversos artículos para la escuela? ¿recordamos la marca, calidad y precio de esos artículos? ¿acaso les llamamos la atención por llevar artículos de mas valor a los que les compramos? ¿aclaramos de dónde salieron? o nos hicimos de la vista gorda o, cuando llega el cobrador a casa,le decimos al hijo más cercano “dile que no estoy”, sin embargo lo castigamos por mentir en la escuela o le regañamos por pelear o causar problemas con sus compañeros de clase.