Cuando hablamos de contingencia, es inevitable referirnos al concepto de alta disponibilidad. Actualmente, las empresas requieren que tanto sus aplicaciones, como sus datos se encuentren operativos para clientes como empleados. No debemos olvidar, que en mayor o menor medida deben ser capaces de proporcionar un nivel de servicio adecuado. Por tanto, los sistemas de alta disponibilidad en los activos tecnológicos, permiten que funcione el engranaje empresarial, en caso de que fallen, por ejemplo:

Comunicaciones. Sin las redes de comunicaciones, como empleados no podríamos realizar operaciones cotidianas y necesarias, como acceder a: Internet, a las aplicaciones, en caso que requieran validación remota, o poder mandar un correo electrónico. Por otro lado nuestros clientes no podrían acceder a los servicios  on line. Además, normalmente las empresas, disponen de una red de oficinas conectadas entre sí. Como solución, las empresas, para el caso de fallo de alguna red, disponen de:

  • Redes redundadas e independientes.  En este sentido, también suele recomendarse contratar la red redundada con otro CSP. (Proveedor de servicio de comunicaciones.)
  • Balanceadores de carga. Es la manera en que las peticiones de Internet son distribuidas sobre una fila de servidores, de manera que se gestionan y reparte las solicitudes de un gran número de usuarios, de manera que no se sobrecargue los recursos de la empresa.

Almacenamiento de la información: Las empresas también deben procurar que la información pueda ser recuperada en el momento en que se necesite, para evitar su pérdida o bloqueo, bien sea por un ataque, error humano, o situación fortuitas o de fuerza mayor.  Algunas de las soluciones para el almacenamiento de la información pueden ser :

  • Sistemas de almacenamiento RAID: conjunto redundante de discos duros independientes que viene a ser como una matriz de discos duros interconectados entre sí y cuya peculiaridad es que se comportan como un único disco.
  • Centro de procesamiento de datos alternativo:  El almacenamiento es dedicado y la replicación de datos en tiempo real se utiliza para pasar datos del sitio de producción al sitio de recuperación ante una contingencia.

Sistemas/Aplicaciones: La administración y configuración de aplicaciones/sistemas, requiere a las empresas una gran labor de configuración y administración. En caso de contingencia de un sistema, esta labor de administración y configuración, se hace realmente tediosa, si cada sistema o aplicación debe administrase “independientemente” la gestión de los recursos que requiere (CPU, RAM, Almacenamiento, etc.), así como el servidor que lo aloje.  Algunos de los mecanismos que facilitan éste trabajo:

  • Virtualización: Ofrece la posibilidad de disponer de varios “servidores” o máquinas virtuales con características muy distintas pero instalando físicamente una sola máquina o servidor, cuyos recursos son compartidos por las máquinas virtuales que se comportarán a su vez como servidores reales.
  • Snapshot: Es una instantánea del estado de un sistema en un momento determinado. El término fue acuñado como una analogía a la de la “fotografía”.

Servidores. Las empresas, van incrementando exponencialmente el uso de recursos, por lo que frecuentemente, los servidores que hay no son suficientes como para poder atender las peticiones. Además, en caso de que solamente exista un servidor que atienda las peticiones de un servicio crítico, implicaría que si el servidor dejara de funcionar, es servicio quedaría interrumpido. Para combatir esta dificultad, se han incorporado sistemas de clustering, o agrupamiento de sistemas de servidores que permiten escalar la capacidad de procesamiento. Entre las distintas modalidades se pueden distinguir los siguientes tipos:

  • Activo-Pasivo:  Un nodo Activo estaría funcionando, procesamiento las peticiones de servicio , y el otro nodo  Pasivo en el que se encuentran duplicados todos estos servicios, pero detenidos a espera de que se produzca un fallo.
  • Activo-Activo: los dos nodos comparten los servicios de una manera activa, normalmente balanceados con el sistema anteriormente expuesto, consiguiendo una disponibilidad mayor.
  • Granja de servidores: Orientado no solo a la fiabilidad, sino a la capacidad de procesamiento.

Estos son algunos de los numerosos ejemplos que permiten alta disponibilidad, frente a fallos o contingencias. Desde Áudea queremos recordamos que la mejor forma de prevenir una sanción o un daño a nuestro sistemas de información, es cumplir con todas las exigencias técnicas y legales de la seguridad de la información.

Áudea Seguridad de la Información

Eduardo de Miguel Cuevas
Departamento de Gestión
www.audea.com