Los distribuidores son compañías que compran bienes o servicios y los comercializan a otras compañías para obtener ganancias. Dichas compañías a veces son llamadas mayoristas. Algunos distribuidores además venden a individuales una cantidad mínima de productos por cada pedido. Para ser dueño de una empresa distribuidora se debe ser un buen hombre de negocios con buenas habilidades interpersonales, de administración y ventas. Es más, usted debe estar al tanto de las operaciones para comprobar que el inventario esté actualizado y que los primeros en ser enviados sean los primeros en llegar. Esto es de Vital importancia para no tener que mantener stock viejo.

Los distribuidores también deben ser financieramente estables ya que necesitan mantener un suministro constante de productos para el inventario. Tiene que reponer los productos. De lo contrario, si está constantemente sin stock, sus clientes cambiarán de distribuidor, en especial si usted no está protegido por una política territorial que diga que los clientes de un área puedan comprar solo a un distribuidor específico. A veces, las grandes compañías manufactureras requieren que usted tenga su propia área de almacenamiento para tener sus bienes para entregar a los mercados que compren al por menor o por mayor de su empresa. Los almacenes pueden ayudarlo a crecer o a irse abajo como empresa. Hay una enorme diferencia entre tener y rentar uno, ya que esta última lo obliga a tener que pagar las expensas para poder seguir almacenando sus productos, mientras que siendo dueño del almacén, usted no tendrá que pagar la renta que por lo general reduce las ganancias.

Los distribuidores además necesitan ayuda para catalogar los productos y mostrándolos a todos los clientes. Crear un sitio web es una excelente idea si planea ser distribuidor de una mercancía en particular. Los sitios web de algún modo reflejan el tipo de compañía que usted tiene y por eso es importante invertir en una buena compañía de desarrollo web que lo ayude a construir un sitio web que atraiga y lo conecte con sus clientes sencillamente. Tener un sitio web significa que puede fácilmente colocar fotos de los productos que vende e información sobre precios, fletes, plazos e incluso disponibilidad de los productos.

Los sitios webs tienen sistemas de punto de venta, donde los clientes pueden comprar con unos simples clics. La mayoría de estos sistemas le permiten utilizar un sistema de inventario. También es necesario conseguir los permisos necesarios de los servicios internos de su país. El sistema de punto de venta tiene que ser registrado por los impuestos y colocar todo este sistema le costará un poco.

Los distribuidores además deben conocer bien el nicho para satisfacer las necesidades y deseos de los consumidores finales. Aunque los distribuidores pocas veces les venden a los consumidores, ellos son los que manejan la demanda de un producto. Los pequeños negocios compran a los distribuidores debido a estos consumidores. Escoger un producto que tenga mucha demanda es difícil, y más difícil aun es mantener esa demanda. Es por eso que es importante diversificar los productos o elegir productos que sean de necesidad primaria para que su negocio se mantenga.