El arte y decoración o el arte y diseño cada vez son más accesibles globalmente gracias a la proliferación de sitios web en todos los idiomas y países dedicados a estos, bien como portales informativos o especializados en el e-commerce en dichos sectores de actividad económica. Es decir, el arte está dejando de ser algo exclusivo de los entendidos, amantes o compradores privilegiados.

Hoy gracias a internet, el arte y diseño está llegando al gran público. El diseño es una parte fundamental del arte, tanto en minúsculas como en mayúsculas. Es durante ese proceso que se configura la obra final, se establecen las referencias, se le da sentido, por decirlo de alguna forma, en el aire, antes de comenzar a moldear la pieza. Así, arte y diseño son inseparables. En realidad, este último está conectado con cualquier proceso creativo, es consustancial a él.

Después llega su reverso, cuando el objeto está acabado y hablamos de su diseño. En realidad, como decimos, es la otra cara de la misma moneda. Eso que se ha planteado en el proceso previo, si se ha gestionado convenientemente, queda plasmado en la obra final, que es lo que vemos y tocamos todos los que no hemos participado en el proceso de creación.

Si acudimos a su etimología, nos daremos hasta qué punto es cierto lo que hemos dicho: proviene del término italiano disegno, que significa además de dibujo designio, es decir, lo que está por venir. Aquello que vemos, que sabemos de su existencia pero que todavía no ha llegado. Creemos que esta imagen es lo suficientemente elocuente como para entender el proceso creativo del artista en esta parte del mismo.

Hemos hecho referencia a los artistas y el proceso creativo que llevan a cabo, y seguro que se han imaginado a un Leonardo da Vinci encerrado en su taller, rodeado de sus ayudantes, ya sea terminando su Gioconda o tratando de inventar el helicóptero. O tal vez la imagen que nos venga a la cabeza sea la de Miguel Ángel y la Capilla Sixtina o Goya y sus pinturas negras. En realidad, da lo mismo, porque no esa esos a los que nos estábamos refiriéndonos. O, en realidad, no sólo a ellos.

En la actualidad, cualquier diseñador de un coche o mueble o casa o… aunque tal vez no sea considerado artista, lleva a cabo el mismo proceso creativo que los anteriores. Y, sobre todo en esta fase, en la de diseñar, es en la que más cercanos están los unos de los otros. Donde Arte y Diseño no significan cosas distintas, sino lo mismo. Será después, cuando el coche se use para ir de un sitio a otro, la silla para sentarse y el cuadro “sólo” para mirarlo. Es en esta segunda etapa, llamémosle utilitarista, donde se hace la distinción. Pero no antes, en ese primer momento, todos son iguales.