El Factoraje (o Factoring)

Las empresas requieren de dinero para mantener sus operaciones en curso. Hoy en día, las tarjetas de crédito son uno de los medios más provechosos para que los clientes puedan hacer pagos de compras realizadas. La mayoría de las veces, las transacciones hechas con tarjetas de crédito tardan mucho tiempo para que la cuenta destino adquiera el pago. En algunas ocasiones los hombres de negocios no tienen otra opción más que esperar a que le cancelen todas las cuentas por cobrar, o le cancelen todas las facturas. Mientras espera por adquirir entradas de dinero, el negocio presentará dificultades para responder de forma inmediata a las órdenes de otros clientes, causando así, que esos adquisidores abandonen en lugar. Cuando un negocio no cuenta con la cantidad suficiente para reaprovisionar su inventario, los clientes no tendrán otra chance más que iniciar la búsqueda de nuevos proveedores. Durante este clima entra en acción el factoraje, o factoring, por su equivalente en inglés.

El factoraje es un servicio financiero que por lo general usan los grandes bancos o las empresas líquidas para otorgarle dinero a los negocios o individuos que lo necesiten de manera inmediata. Para que esto se lleve a cabo, el individuo, negocio o empresa que requiere el dinero inmediato, le venderá las cuentas por cobrar o las facturas que considere pertinentes a un precio menor, a la entidad que proveerá el servicio financiero. A modo de ejemplo, en diciembre, las personas llevan consigo sus tarjetas de crédito para adquirir los artículos electrónicos que más anhelan. Si usted fuera el dueño de una tienda en Internet, usted vendería los productos a cualquiera que haga el pedido, y luego vendería las facturas a un “factor”, empresa, o banco que tenga como negocio la compra de cuentas por cobrar.

Si usted incrementa el precio de sus productos en un 20%, y luego el “factor” toma posesión de las facturas con un descuento del 5%, técnicamente estará ganando el 15% de la transacción. No todo acaba allí, usted conseguirá algunos beneficios, entre ellos: dinero de inmediato; se quitará el peso de estar cobrando; los riesgos de crédito los asume el “factor”; y además usted podrá seguir vendiendo sus productos. De esta forma es como funciona el factoraje. El factoraje no es un sistema financiero reciente. En los años 80 se empezó a usar, y ha sido un método que ha mejorado el flujo de efectivos de las empresas o negocios que no pueden llevar a cabo algunas operaciones por falta de fondos. Además, hacer uso de dicho servicio financiero no quiere decir que usted contraerá deudas. La acción de vender sus facturas a un “factor”, sin recurso, quiere decir que el riesgo de crédito recaerá en la entidad que compró sus facturas.

Generalmente las personas han tenido un concepto equivocado del rol del factoraje. Muchos lo consideran similar a las cuentas por cobrar y al descuento de facturas en el que estos se convierten en garantía del dinero que el intermediario financiero le presta al negocio o al individuo. El factoraje usualmente es considerado de forma errónea como similar facturas de descuentos o cuentas por cobrar, en donde ellos se convierten en garantía del dinero que es prestado a usted por parte de un intermediario financiero. El factoraje panamá es diferente porque usted no contrae deudas. No obstante, siendo usted un vendedor o un empresario, tiene que investigar el crédito de sus clientes antes de venderles cualquier cosa porque el “factor” decidirá comprar las facturas basándose en el grado de solvencia o historial de crédito de sus clientes, si está disponible. Las facturas de los buenos pagadores definitivamente serán compradas por los “factores”.

Al hacer negocios, siempre recuerde que el dinero en efectivo es el rey. No importa la cantidad de ventas que haya realizado en un determinado período, si usted no logra colectar el dinero inmediatamente, entonces su negocio no crecerá tan rápidamente. Si por el contrario, usted recibe el dinero inmediatamente, entonces todo indica que su empresa está recorriendo el sendero correcto. Si su capital gira rápidamente, siempre es algo bueno, pero si no, hay servicios financieros como Factoraje para ahorrarle el problema de tener que esperar largo tiempo para que su capital regrese.


Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!