Cómo cerrar un ciclo y prepararte para aprovechar las Nuevas Oportunidades

Cierre de año, cumpleaños, año nuevo chino, año nuevo maya, ciclos de 7, domingo de resurrección, nacimiento de Jesús…

¿Qué significado tiene para nosotros? ¿Qué oportunidad vemos? Creo que tiene ver con el cierre de un ciclo y la apertura de otro, ya saben, nos gusta saber que: nuevo momento nueva oportunidad, darle la vuelta a la página, lienzo en blanco

Creo que adoramos las nuevas oportunidades, los comienzos, es como si nos dijeran borrón y cuenta nueva. ¿Sabes todo lo que eso significa? Es dejar el pasado atrás y con ello los errores, los borrones, lo que no me gustó, lo que no me salió tan bien. Se siente como respirar aire fresco, de esas inhalaciones de aire que entran sin ninguna traba a tu cuerpo, es libertad, es entusiasmo, es decir: aquí voy de nuevo.

Yo te voy a vender mi idea. ¡Claro que también me entusiasma lo nuevo, la nueva oportunidad, el nuevo ciclo, claro que sí! Solo que antes hago una pausa y me enfoco en el cierre. Sobre todo me enfoco en lo que aprendí, en lo que me llevo, en lo que elijo que sea parte de mí y me acompañe en el nuevo ciclo. ¿Qué hay antes del “qué sigue”?

Cerrar un ciclo

¿Qué hay antes del “qué sigue”?

Si estas por vivir una fecha importante, fecha que para ti es un parte aguas de un cierre y un nuevo inicio, estas preguntas pueden apoyarte en que te lleves aprendizaje y lo mejor de ese ciclo que estas cerrando.

  • ¿Qué cosecha me estoy llevando de este ciclo?
  • Y dado lo que me llevo de cosecha… ¿Qué sembré para tener esta cosecha?
  • ¿En qué tuve puesta mi atención? ¿En qué sí estuve enfocado?
  • ¿Qué decisiones tomé que funcionaron? ¿Cuáles no?
  • ¿Qué miedo sí estuve dispuesto a atravesar? ¿Cuáles no?
  • ¿Qué valoro y atesoro de lo que viví? ¿Qué no me gustaría repetir?
  • ¿En qué sí creí? ¿En qué me faltó creer?
  • ¿En qué me fue fácil ser determinado? ¿En dónde me faltó determinación?
  • ¿Qué me llevo de aprendizaje?

La maravilla de hacerte preguntas como estas es poder encontrar un aprendizaje, un valor de lo vivido y llevártelo a tu siguiente ciclo.

Otra cosa que te puede apoyar en revisar tus aprendizajes de esos ciclos son mirando, echándole un ojo a tu zona cómoda o de confort.

¿Qué de tu zona de confort sigue intacto? Es decir ¿qué cosas no han salido de esa zona?

Existe la zona de confort, fuera de la zona de confort, rodeándola, está la zona de riesgo y fuera de la zona de riesgo rodeándola esta la zona de aprendizaje. ¿Ya te lo imaginaste?

Zona de confort

Hay riesgos que te tomas, miedos que atraviesas y sales de la zona cómoda y logras aprender y si te mantienes constante te quedas fuera de esa zona cómoda. (Aunque mi creencia es que una vez que salgo de la zona cómoda y entro a la de aprendizaje, llega un momento en que esta se vuelve cómoda nuevamente y es aquí donde la evolución, el rediseño, el crecimiento no paran en un ser humano).

Enfoquémonos en las cosas que permanecen en la zona cómoda. ¿Qué te hace permanecer ahí? ¿Qué hay afuera que prefieres seguir ahí? ¿A qué deberías comprometerte si estuvieras afuera? ¿Qué te gusta de seguir ahí?

Por ejemplo: imagina que no te llevas bien con tu hermano, toda la familia lo sabe, es más hasta son cómplices para que en reuniones no coincidan, no sabes de él ni él de ti. Eso al paso del tiempo se vuelve cómodo. Es una situación que ya todos saben manejar, qué hacer, qué no hacer, qué decir, qué no decir, etc. ¿Me explico? Te hace permanecer ahí, ya todo tiene un sistema de funcionamiento, todos los involucrados juegan un rol dentro de esta situación.  Te apoyo con unas preguntas simples y básicas para que lo veas.

¿Qué sería incómodo? Llevarse bien con tu hermano.

¿Qué hay afuera que prefieres seguir ahí? ¿A qué deberías comprometerte si estuvieras afuera?

Atreverte a perdonar, a pedir perdón, a que te rechacen, a no saber cómo crear una relación después de eso, a no saber si confiar, a involucrarte, a hacerlo importante, a convivir, etc.

¿Qué te gusta de seguir ahí, en la zona cómoda?

Que ya sabes la rutina de cómo ser y qué hacer con esa situación.

Llevémoslo a otro ejemplo que no sea relaciones personales: No tener el dinero que quieres. Esa es tu zona cómoda. ¿Quéeeeeeee? Sí, no tener dinero también es cómodo. Ya te acostumbraste a vivir así, a sacar de allá para pagar acá, a producir lo necesario y cubrir, a ir pasándola, a saber que estas apretado pero no te quedas sin comer, etc. Todo eso que ya vives es cómodo. Es rutinario. Ya te acostumbraste.

¿Qué sería incómodo? Tener más dinero del que quieres.

¿Qué hay afuera que prefieres seguir ahí? ¿A qué deberías comprometerte si estuvieras afuera?

Más compromisos, más obligaciones, pagar impuestos, entenderle al pago de impuestos o tener un contador, estar al pendiente de la administración, liderear a más gente, organizar mis gastos, invertir más tiempo, permanecer, sostener, crecer, etc

¿Qué te gusta de seguir ahí, en la zona cómoda?

Que ya sabes la rutina de cómo ser y qué hacer con esa situación.

Haz una lista de las cosas que siguen estando en tu zona cómoda, por lo menos 5, y atrévete a preguntarte ¿Por qué prefieres seguir ahí? ¿A qué no te quieres comprometer aun? Dale un vistazo de como ya tienes tu propio sistema para que funcione perfecto y sigas ahí en la zona cómoda.

¿Para qué te va a servir? Para que siga en la zona cómoda porque tú lo eliges o de plano te atrevas a salir de ahí. Pero que tu tengas la consciencia de que así, como lo elijas, así lo quieres vivir. Y para que decidas si así te lo llevas a tu siguiente ciclo o lo vas a rediseñar.

Aprovecha la energía de entusiasmo que trae consigo el cierre de ciclo y el comienzo de algo nuevo para revisar qué dejas atrás y qué quieres que te acompañe. Lo puedes aplicar a una nueva relación, a un nuevo proyecto, a un nuevo trabajo, a un nuevo año… a lo que desees.

Yo aprendí en este año: a vivir el duelo de la pérdida sin temor al dolor que se siente, a dejar de tenerle miedo al dolor por no saber cuánto va a durar, a honrar las decisiones de mis padres durante mi niñez, a saber que soy valiosa por quien soy.

Yo saco de mi zona cómoda y me atrevo a arriesgarme en: vivir la incertidumbre y su aprendizaje, vivir orgullosa de mi ingenuidad, dejar de aminorar mi poder de crear y producir.

Y tú ¿qué aprendiste de este cierre de año en tu vida? ¿qué vas a sacar de esa zona cómoda?


Artículo escrito por IDALIA SALAZAR

Mi nombre es Idalia Salazar me dedico al coaching ontológico. Imparto talleres para apoyar a las empresa a potencializar su capacidad al invertir en el ser humano. Apoyo a directivos y gerencias a alcanzar más rápido sus metas. Apoyo a las áreas de RH a implementar ideas creativas y evolutivas en beneficio de toda la organización. Creo que somos tan libres conforme mejor nos conocemos.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. Camila Reply

    los cambios son el inicio de todo, hay q abrirnos a nuevas oportunidades asi haya q arriesgar un poco, no importa porq si no jamas sabras si era algo conveniente para ti, exelente articulo gracias

    • IDALIA SALAZAR Reply

      Camila. Soy de la idea que sería tan sencillo si no nos resistieramos y solo fluyeramos. Aunque creo que en esa resistencia tambiien encontramos aprendizaje. Total. De eso se trata de estar acá en la Tierra. De vivir, de trascender, de aprender, de crecer. Ahora sí que, sería mejor aplicarle a la vida la frase : flojito y cooperando. Un abrazo, Feliz cierre de ciclo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.