¿Cuáles son las claves para el éxito de un proyecto e-learning?

La formación e-learning o formación a distancia se democratiza, impulsada por la aparición de numerosos proveedores e-learning que la hacen posible y accesible. Se trata de una combinación de pedagogía, multimedia e Internet. Para conseguir el éxito de un proyecto e-learning, debemos poner atención a los distintos elementos de esta mezcla y al ingrediente clave: el proceso de creación del itinerario formativo. No olvidemos jamás que, sea cual sea la modalidad que utilicemos, lo que estamos haciendo es formar, por lo que el enfoque pedagógico seguirá siendo la base del desarrollo del proyecto. Para los actuales o los futuros practicantes de la producción de contenidos e-learning, un recordatorio de las etapas vitales que no se deben pasar por alto en la etapa de planteamiento de un proyecto e-learning.

Módulo e-learning: ante todo, la pedagogía

Antes de lanzarse a la creación de un proyecto e-learning, es preciso preguntarse si es pertinente en ese caso concreto la utilización de la formación e-learning, teniendo en cuenta los objetivos pedagógicos que se pretendan conseguir. El e-learning no es siempre la mejor solución para una buena formación, sobre todo si hablamos de temáticas muy técnicas o de comportamientos.

Elaborar un módulo e-learning necesita siempre el paso por tres fases cruciales:
–    La guionización: escritura del desarrollo pedagógico del módulo e-learning. El guión pedagógico pasa por diferentes estadios de análisis, de concepción y de test.

–    El story-boarding: descripción de la trama del módulo e-learning con todo detalle.

–    La mediatización: puesta en escena del módulo e-learning con el soporte de medios más o menos complejos (vídeos, sonidos, mascotas, etc.)

Proyecto e-learning: importancia de la claridad y la concisión

El éxito de un proyecto e-learning depende del equilibrio de tres variantes: el contenido (el fondo), la interactividad y la estética (la forma). Un responsable de formación debe aprender a ser sintético, para limitar el contenido de su formación a e-learning a las informaciones que contribuyan a la consecución de los objetivos pedagógicos preestablecidos. Deberá también adaptarse a las restricciones de tiempo. Un módulo e-learning eficaz no debe durar más de 20 o 35 minutos, más allá de este margen de tiempo nos arriesgamos a que el alumno desconecte. Para mantener su interés, las voces en off tienen un papel decisivo en el transcurso en el desarrollo del módulo e-learning. Por ello, se aconseja encarecidamente cuidar todos los detalles relativos a las voces en off de forma especial. Finalmente, nos faltará dar forma al módulo formativo e integrar los recursos audiovisuales. De todos modos, se debe prestar atención a no dejarse seducir por los recursos que consumen excesivamente el ancho de banda.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.