Desarrollo sustentable: el camino hacia el futuro

Alcances sobre el desarrollo sustentable y las posibilidades que existen para ponerlo en práctica

Un término que viene sonando mucho y que parece haberse puesto de moda últimamente es “desarrollo sustentable”. Lo primero que viene a la mente al pensar en desarrollo sustentable es el medio ambiente, la protección de nuestro ecosistema, la conservación ambiental y protección de los recursos naturales. Sin embargo, el desarrollo sustentable trasciende lo solamente ambiental y llega a alcanzar terrenos más complejos y cercanos al poder.

Básicamente el desarrollo sustentable es un modelo de político y económico (o de rumbo de la economía) que se basa en un crecimiento que asegure al mediano y largo plazo el bienestar social y la conservación del medioambiente. Consta del equilibrio entre tres elementos: el crecimiento de la economía, el bienestar social y la conservación del medio ambiente.

El desarrollo sustentable está bastante relacionado a modelos económicos que se orientan a la inclusión social y las políticas ambientales, como es la economía social de mercado y la economía nacional de mercado, así como sus correspondientes políticos: socialdemocracia, federalismo, república popular, etc.

Aunque no necesariamente unos se correspondan con otros, en la actualidad es muy frecuente observar que los países con tendencias alternativas al liberalismo económico, es decir, aquellos que se permiten tener cierta injerencia en el mercado, suelen tener buenas prácticas de desarrollo sustentable. La fórmula parece ser la siguiente:

Desarrollo sustentable

  1. Usar las herramientas constitucionales para darle un mayor protagonismo al Estado: En esta primera etapa el Estado que aún no tiene los recursos ni la gestión suficiente como para afrontar un nuevo enrumbamiento de la economía del país, se trata de disponer todo lo constitucionalmente aceptado para fortalecer al Estado. Esto es, cobrar impuestos justos, tratar de recuperar industrias importantes (agricultura, energéticas, etc.), trabajar por una industria nacional competitiva, etc.
  2. Hacer que el estado participe en el mercado y se fortalezca: Un estado con recursos debe participar en el mercado, invertir, tal como lo hacen las empresas privadas, para obtener beneficios y capacidad de inversión, promocionando al mismo tiempo la sana competencia.
  3. Establecer políticas de desarrollo sustentable a largo plazo: Adquirido el poder económico y habiéndose fortalecido el Estado toca invertir en políticas de desarrollo sustentable a largo plazo. En el plano social, las principales son: salud, educación y alimentación. Pero también condiciones laborales, promoción del empleo, consultas populares, etc.
  4. Tener iniciativas estatales de desarrollo sustentable abiertas a la inversión privada: Finalmente, es conveniente estrechar las relaciones entre el sector privado y el sector estatal, promoviendo la inversión privada, proyectos de inversión mixta y todo aquello que permita que ambos sectores trabajen juntos por el país.

Acerca de esto último es importante recalcar algo: el Estado debe tener presencia en el mercado, sí, pero también debe favorecerlo. Debe promover la dinamización del mercado, buscar nuevos mercados para las exportaciones, brindar oportunidades a los inversionistas extranjeros… En suma, tratar de ser un actor que a la larga beneficie a todos los actores del mercado, para que este sea atractivo a las inversiones extranjeras y así continuar el crecimiento en un mercado globalizado.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.