El recurso ocioso: una oportunidad

Actualmente en esta dura etapa que nos ha tocado vivir, hay muchas empresas que se ven obligadas a cerrar sus puertas, aunque también hay muchas que se mantienen abiertas aunque bajo mínimos. Estas empresas disponen de recursos que no emplean ya que la demanda de trabajo no supera la oferta máxima que podrían ofrecer.

Estos recursos pueden ser materiales (existencias de producto acabado, maquinaria parada, personal desocupado).
Yo llamo a esta capacidad no utilizada de las empresas: su recurso ocioso.

El recurso ocioso de las empresas supone una oportunidad tanto para las empresas que lo tienen como para las empresas que son susceptibles de necesitarlo.

¿Qué precio tiene la utilización o contratación de estos recursos?, en la mayoría de los casos, el coste de mantenimiento, el gasto que provoca su inactividad, la amortización del bien. Con esto debería ser suficiente para no continuar perdiendo dinero cada día con los recursos desocupados.

Las empresas Low Cost en las cuales la subcontratación y las colaboraciones forman parte intrínseca de su modelo de negocio deben aprovechar esta oportunidad. No se trata de pagar precios ridículos por dichos servicios pero si que el acuerdo al que pueden llegar la empresa ofertante y la contratante puede ser muy beneficioso para ambas.

Por una parte, la empresa que dispone de recursos ociosos puede recuperar el coste que le supone tenerlos parados (además de tenerlos en funcionamiento, lo cual reduce el deterioro por no uso), e incluso obtener algo de beneficio. Por su parte, la empresa contratante obtiene un precio bajo por un producto o servicio de calidad que puede comercializar con facilidad a precios razonables.

Este sistema, a nivel global, aportaría su granito de arena a la reactivación de la economía ya que generaría valor de aquellos recursos ociosos que hoy por hoy se cuentan a montones.

Un buen ejemplo es la empresa de rotulación Rotulowcost  donde utilizan servicios, productos y hasta talento ocioso de empresas del sector industrial de la rotulación para ser capaces, junto con la aplicación de otros principios del modelo Low Cost, de ofrecer unos precios excepcionamente bajos por productos de alta calidad.

A los seguidores de este blog que estén de acuerdo con este planteamiento (y los que quieran criticarlo constructivamente) les agradecerían que le diesen difusión a través de sus cuentas en redes sociales. Gracias anticipadas. Quizás logremos que alguna empresa no cierre y sus recursos ociosos se conviertan en parados o en maquinaria desechada.


Artículo escrito por rotulowcost

Empresario desde los 18 años, emprendedor nato, actualmente haciendo crecer mi última empresa (la primera exclusivamente en internet), Rotulowcost.es, donde vendo rótulos completamente acabados y rotulados bajo la filosofía Low Cost.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.