Cómo tener éxito al contratar una agencia (publicidad, medios, o digital)

Mucho se habla sobre el valor que una agencia de calidad podría tener para una empresa. Para aquellas empresas que no tienen una agencia o área in-house para publicidad, medios, o digital, o no cuentan con integrantes con conocimiento amplio del tema, trabajar con una agencia externa es casi obligatorio.

Pero también mucho se habla de todos los problemas, dificultades, y frustraciones que esto puede llegar a tener. Dentro de las agencias de publicidad siempre existen las anécdotas e historias de terror sobre clientes pesadilla que les dificulta el trabajo, y comprometen el éxito del mismo. Naturalmente, existe el dicho de “el cliente siempre tiene la última palabra”, el cual es justo, ya que el cliente es quien está haciendo la inversión de capital, pero hay ocasiones en las que éste olvida una regla de oro:

Dejar que la agencia haga su trabajo

Si bien el cliente debe tener la última palabra y debe terminar completamente satisfecho con el producto final de la campaña (o lo que sea por lo que se está pagando), el camino para lograrlo corre a responsabilidad de la agencia, y es la razón por la que se contrató. Si el cliente interviene demasiado en el proceso de la agencia, entonces en caso de un fracaso, la agencia estaría entendiblemente libre de responsabilidad.

Contratar una agencia

Con esto en mente, te ofrecemos algunos tips para optimizar el trabajo de la empresa con la agencia:

  1. Olvídate de la urgencia. Para ambos agencia y cliente, esto es una regla de oro: a menos que haya vidas en peligro, la urgencia no existe. La línea de tiempo para entregas y revisiones debe estar determinada al comienzo de un proyecto, y deberá ser respetada. Las cosas “urgentes” solamente pueden ser cambios inesperados que interrumpirán el trabajo, y pueden tener consecuencias. Lo ideal es planear todo el proyecto al comienzo, y respetar el plan.
  2. No metas mano. Si decidiste contratar a una agencia, e invertir dinero en ella para llevar a cabo un proyecto, es porque la consideraste la mejor opción. Si lo hiciste, debes dejar que la agencia haga su trabajo al respetarlo. La agencia debe saber lo que está haciendo, y cualquier cambio que el cliente sugiera a pesar de la recomendación de la agencia, le quita responsabilidad a la misma.
     
    Una importante excepción es cuando una agencia está haciendo mal uso de la marca o la imagen. Si la agencia está trabajando algo que no pertenece a la marca, entonces se debe hacer saber, y se debe exigir un cambio para proteger la identidad de la marca. Recuerda que la imagen y personalidad de una marca es algo previamente determinado y que no depende del gusto personal de nadie; será importante diferenciar estas dos aspectos para saber cuándo hay que meter mano y cuándo no. Cosas como “no me gusta ese color/fuente”, o “no sé lo que quiero pero sé que eso no” deben salir del vocabulario.
  3. No pierdas el tiempo. Nada es más frustrante que cuando tu trabajo no permite hacer tu trabajo. A menos que la agencia se haya atrasado en entregas planeadas, o exista una importante falta de comunicación, hay que evitar a manera de lo posible invitar juntas y llamadas que perderán el tiempo de todos los involucrados. Si cabe en un correo, debe ser un correo.
  4. Haz preguntas. Aunque debes respetar el trabajo y el tiempo de la agencia, evita marearte. Si hay términos, técnicas, métodos, o estrategias que no comprendes, es válido al principio pedir explicaciones para educarse. Mientras mejor se entienda lo que la agencia está haciendo, mejor podrás medir si ésta está cumpliendo con lo que se prometió a la hora de iniciar el proyecto. ¡Aunque hayas pagado por ese trabajo, se vale aprender!
  5. Pide proyecciones. En casos de pautas, por ejemplo, es válido exigir que antes de comenzar la agencia entregue una proyección de resultados que el cliente debe aprobar. Así, podrás saber si la agencia está entregando, caso por caso, lo que promete. Esto ayudará a determinar el trabajo de la agencia, y que el cliente sepa si sí vale la pena continuar trabajando con ellos, o si debe buscarse una alternativa.

No siempre es fácil trabajar con agencias externas, especialmente si uno no tiene experiencia o suficiente educación sobre el trabajo que estas hacen, pero estos tips sin duda ayudarán a que el trabajo entre un cliente y su agencia de medios, publicidad, o marketing digital, rinda mejores resultados.

Pamela Botello Saucedo
Acerca del Autor: Este articulo fue escrito por Pamela Botello Saucedo, Content manager con experiencia en creación de materiales y contenidos de e-learning, con un gusto por el diseño, la fotografía y el aprendizaje; profesionista y emprendedora.


Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.