No denigres de tu mundo, ¡Impáctalo!

Algunos seres humanos, son maravillosos artefactos de dolor: intentan cambiar el rumbo de la cosas cuando éstas son absolutamente bienaventuradas, corrompen los sentimientos de las personas que les aman con sinceridad, buscan un o una enemiga en cada ser que se les acerca, se quejan de no tener el auto, la ropa de moda o la casa que siempre han deseado, se quejan de no tener todo lo que les han dicho sería su “felicidad” y sin darse cuenta van matando lentamente lo más bello que tienen, todo ello a causa del irrespeto, la desconfianza y el desamor.

Otros tantos, llamados “bast@s intelectuales” suelen burlarse de las personas que toman las riendas de su camino y cuidan de su espíritu, y ello es natural en ell@s, ya que les enseñaron toda su vida que lo único que podía existir era lo que se podía palpar y estaba en un mundo “objetivo” –¿cómo podrán objetivizar los sentimientos?- Me pregunto.

criticas, dolor, cambio
Todos los extremos son destructivos, el medio es ideal 😉

Lamentablemente, y aunque ell@s no lo reconozcan o no se percaten de ello, han caído en una religión peor a las que tanto ridiculizan, quedando sin diferencia alguna de l@s “fanátic@s religiosos”. Otro buen grupo, decide que este mundo no es sino basura y que nada vale la pena, excepto los bienes materiales que puedan conseguir sin importar las cabezas que haya que pisotear o los medios que haya que utilizar.

Pero lo cierto es que no importa el mundo que nosotr@s decidamos crear, lo que importa es el mundo que no podemos ver y que está dentro de nuestro propio pecho. Lo que importa no es si el mundo es bueno o malo, sino que nosotr@s podamos impactarlo con nuestra vida y cada una de las acciones que desarrollemos por nuestro diario trasegar.

criticas, dolor, cambio
Nuestras acciones son reflejo de nuestros pensamientos.

Si ves violencia, tú no tienes que ser violencia; si ves frialdad, tú no tienes porque convertirte en un tempano de hielo; si ves dolor, no tienes por qué ser un o una mártir; si ves agonías, tú no tienes por qué morir… Es como si decidieras que tu espíritu se va a comportar de acuerdo al clima, entonces en todo el verano sonreirás, pero si te encuentras en invierno sólo te la pasaras sufriendo y ni que pensar de si sucede una nevada.

Así pasa en nuestro corazón: si permitimos que las miserias del mundo ingresen en él, sólo seremos oscuridad, pero si mantenemos nuestro corazón intacto, lleno de amor y esperanza, seremos inmensas luces que iluminarán las calles oscuras de las tristezas humanas.

Muchas personas hablan y hablan de las bondades que supuestamente hay en su corazón y nosotr@s podemos darles el beneficio de la duda. Pero quien realmente es amor, no necesita andar ufanándose de ello, ya que todas sus acciones lo demostrarán y no será necesario decir lo que es evidente, o como se diría popularmente: “quien ES no tiene necesidad de aparentar”.

Ya dejemos de andar quejándonos y poniéndole mil y un candados a nuestra felicidad, porque la verdadera grandeza del espíritu no está en colocar barreras para quienes no piensan como nosotr@s o en ser famos@s y multi millonari@s, sino en poner el amor por encima de las diferencias y sembrar con esperanza lo que much@s han dejado perder por intransigencia.
Con todo mi amor…
© Lluvia


Artículo escrito por Lluvia

¡Visita www.amanecerbajolalluvia.tk para más contenidos!

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.