¿Qué es el síndrome de burnout o síndrome de quemarse por el trabajo?

Se considera que el Estrés laboral es una de las principales fuentes de riesgo a nivel psicológico y social en las organizaciones en general y en las de servicio en particular, siendo el Síndrome de Quemarse por el Trabajo o Síndrome de Burnout una de las maneras más habituales y peligrosas de materializar este riesgo.

El Burnout no es sinónimo de estrés psicológico, sino más bien una respuesta a fuentes de estrés crónico (estresores) que se originan la relación profesional-cliente, y en la relación profesional-organización. Prácticamente todos los estudios le consideran una respuesta al estrés laboral crónico “para el psiquiatra Herbert freudenberg burnout es un conjunto de síntomas médico-biológicos y psicosociales inespecíficos, que desarrollan en la actividad laboral, como resultado de una demanda excesiva de energía” (BOSQUED, 2008).

Lo que Bosqued quiere decir que el burnout no desaparece simplemente eliminando los estresores que le originaron, sino que, una vez incorporado, se deberán utilizar una serie de acciones combinadas para facilitar la recuperación de la persona afectada.

El burnout se ha entendido como una respuesta al estrés laboral crónico fue estudiado inicialmente en el sector sanitario, pero más tarde se comprendió que el fenómeno también alcanza a todas aquellas profesiones que llevan a cabo el contacto directo con las personas, en su papel de usuario, clientes, pacientes, etc. El síndrome de Burnout es un problema psicosocial relevante porque el trabajador pierde su capacidad de motivación por el trabajo, su rendimiento laboral es bajo y se deteriora su salud física.

Qué es el síndrome de burnout o síndrome de quemarse por el trabajo

Burnout (Agotamiento emocional)

Aunque confunden demasiado la definición del burnout con el estrés laboral, ¡escúchalo!, date la vuelta y vete!!! ¡El burnout es agotamiento emocional!

Hoy en Día el agotamiento emocional ya es un fenómeno real y común. Combinando el trabajar extraordinariamente demasiado, agregando el estilo de vida, la alimentación que llevamos. subestimamos el estrés y la mayoría de los emprendedores no lo soportan y dejan la idea de seguir adelante.

Lo peor de todo es que el agotamiento emocional no sucede de la noche a la mañana, como emprendedores, la mayoría de nosotros somos optimistas en este ecosistema racional; confiamos en nuestros productos o servicios, confiamos en nuestros clientes, equipo de trabajo y, a pesar de este ritmo de vida (subida y bajada), nuestras crisis de confianza, tenemos diferentes salidas, para llevar a nuestro emprendimiento al éxito. Entonces, ¿cómo puedes saber si lo padeces y como hacerle para contrarrestarlo?

Comienza la lucha VS el burnout (reconocer y tratar)

1. REALIZACIÓN PERSONAL:

¿Estás emocionado en ir a tu trabajo-negocio?

Muchos no están emocionados en ir a trabajar todos los días, en mi experiencia hasta los que tienen buenos trabajos no se emocionan en ir todos los días, ponen muchas excusas, la mayoría tiene sentimientos de incompetencia, la percepción de que las posibilidades de logro en el trabajo han desaparecido, junto con vivencias de fracaso y sentimiento de baja autoestima. En esta etapa hay pérdida de ideales y fundamentalmente un creciente alejamiento de actividades familiares, sociales y recreativas, así surge el “antisocial” (por llamarlo coloquialmente).

En cambio, el emprendedor, el que va empezando o el que ya es dueño de algún negocio o servicio, está encantado de desvelarse, hasta está emocionado de levantarse de la cama y seguir construyendo sus sueños e ideales.

Sin embargo, si se siente débil, cansancio mental, si no tiene entusiasmo por ir al trabajo, tiene problemas para levantarse por la mañana o teme la idea de ir a la oficina, eso es una señal de que se va a agotar. Trate de encontrar nuevas razones, nuevos retos, nuevos clientes, nuevas formas de hacer el negocio diferente para sentirse entusiasmado con el trabajo, o haga un cambio ayudado de la programación neurolingüística, para liberarse de las cualidades más negativas del lugar de trabajo.

2. DESPERSONALIZACIÓN – FRUSTRACIÓN:

Representa la dimensión del contexto interpersonal, lo que se refiere a una respuesta negativa, insensible o excesivamente separado a los diversos aspectos del trabajo. La refieren como el desarrollo de actitudes negativas y de insensibilidad hacia los usuarios de servicios. Casi todos los emprendedores pasan por los mismos problemas al inicio de su proyecto, pero no lo saben, y tienden a pensar que sólo les ocurre a ellos. Esta percepción les puede llevar a pensar que los obstáculos son producto de su incapacidad para dirigir el negocio, lo que llevará a un estado de frustración.

Así como también hacia los colegas, que conduce con mucha frecuencia a la idea de que son la verdadera fuente de los problemas. Se asocia con una actitud impersonal, con aislamiento de los demás, con etiquetamiento despectivo para calificar a los otros y con intentos de culpabilizarlos de la frustración y el fracaso propio en el cumplimiento de los compromisos laborales. Es un modo de responder a los sentimientos de impotencia, indefensión y desesperanza personal; en lugar de, expresar estos sentimientos y resolver los motivos que los originan, las personas que padecen el Síndrome de Burnout.

Tómate un tiempo fuera del trabajo, del negocio para cuidarte; ve a terapia, Come sano, haz más ejercicio y duerme lo suficiente cada noche. El trabajo puede ser delegado, o puede esperar. ¡Calma!

3. ESTÁS AGOTADO FÍSICA Y MENTALMENTE:

Los emprendedores, por definición, trabajamos con personas. Empleados, inversores, socio. Nuestro ecosistema es social y está basado en las relaciones y en ese ámbito el lenguaje más importante es el de las emociones.

Este es un signo clásico de agotamiento, así que no lo ignores. Muchos emprendedores se empujarán regularmente al borde del agotamiento debido a su capacidad en inteligencia emocional, Por ello, no debemos reprimir las emociones, sino conocerlas, entenderlas y canalizarlas, pero si te sientes que has presionado demasiado y de manera constante, vas por el camino equivocado. Incluso puede comenzar a experimentar síntomas físicos como dolores de cabeza, dolores de espalda u otras dolencias.

Pero, si utilizamos la inteligencia emocional y escarbamos un poco, tal vez encontraremos que ese enfado está provocado en realidad por el miedo que nos da que nuestro proyecto fracase.

Pero… ¿qué es el agotamiento emocional?

El agotamiento emocional se refiere a la sensación de haberse sobrepasado emocionalmente y haber agotado los recursos emocionales. La despersonalización implica una respuesta negativa, insensible o excesivamente despegada a las personas que suelen ser los receptores del servicio o la asistencia. La menor realización personal se refiere a una menor sensación de competencia y logros en el trabajo. Este modelo multidimensional del burnout tiene implicaciones teóricas y prácticas importantes. Permite comprender mucho mejor esta forma de estrés laboral, ubicándolo en su contexto social e identificando las distintas reacciones psicológicas experimentadas por los diferentes trabajadores. Estas respuestas diferenciales pueden no ser una simple función de los factores individuales (como la personalidad), sino un reflejo del diferente impacto de los factores en las tres dimensiones del burnout.

Acerca del autor: Este artículo fue escrito por Antonio Ledezma.


42Shares

Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.