Saca contactos de debajo de las piedras para tu proyecto, porque lo necesitas

Un estudio reciente ha dado en el clavo de lo que parece ser la alquimia del éxito en los emprendimientos: las redes afectivas.

El estudio se ha llevado a cabo por el MIT (Massachusetts Institute of Technology Office of Graduate Education), y ha sido liderado por un candidato al doctorado llamado Hyejun Kim.

El objeto del estudio se centraba en analizar los datos de más de 400.000 aficionados a un hobby de tejer, y entrevistar al 99% de ellos para saber si eran capaces de desarrollar un negocio de éxito al respecto.

Kim centró su análisis en candidatos que, en igualdad de condiciones y de destreza en el arte de tejer, conseguían resultados totalmente distintos en su afán por montar el negocio.

Algunas personas eran capaces de convertir esa pasión en un negocio exitoso, y otros no hacían más que invertir en materiales para colocar sus creaciones en la propia estantería de su comedor.

Tras un largo estudio de datos, entrevistas y resultados, el departamento del MIT y el candidato al doctorado han llegado a una conclusión que ha dejado boquiabiertos a la mayoría de analistas sobre el comportamiento de los emprendedores.

Saca contactos de debajo de las piedras para tu proyecto

¿Cuál es la clave para el éxito en el emprendimiento?

Al contrario de lo que podría parecer, no se trata de la formación del emprendedor, de una idea innovadora, de la perseverancia, de la fortuna… tan siquiera se trata del dinero o tiempo que puedas invertir en el negocio.

Entonces, ¿Qué es lo que mueve al universo para llevarte a la cima?

Por lo visto, tener éxito en un proyecto depende en gran medida de la red afectiva de la que dispongas.

Es decir:

  • Tener amigos o familiares en Facebook dispuestos a darle un like a los contenidos que publiques, aunque sea una “bazofia”.
  • Tener a seres queridos dándote ánimos cada vez que quieres, y a no solamente tirar la toalla, sino estamparla contra la pared.
  • Conseguir que tus contactos de Linkedin, recomienden tus publicaciones, a expensas de que no les importen para nada… pues solo se trate de amigos de la infancia que se dediquen a sectores totalmente distintos al tuyo.
  • Hacer que tus padres, tu perro, tu pareja, tu bebé o tu abuela lleven una camiseta rotulada con el logotipo de tu proyecto.

Y un largo etcétera de artimañas dignas del mejor de los Influencers.

En definitiva, usar todo tipo de recursos para que tu red sea fuerte y sólida. Con individuos que, por encima de todo, compartan tu información sólo por un motivo:

Porque sienten amor, cierto afecto o simpatía por ti.

Tan simple, tan llano, pero tan difícil de comprar.

Parece un territorio difícil de explorar en los negocios. Estamos acostumbrados a toma y daca.

Tanto me puedes ofrecer, tanto me interesas… y si nuestro éxito, cuando no nos conoce nadie, proviene del afecto que hayamos podido cultivar a lo largo de nuestra vida:

Para muchos, cualquier cosa que decidan emprender será un éxito arrollador, para otros, estarán destinados al auténtico fracaso aunque inventen la máquina del tiempo en versión App y de descarga gratuita.

¿Qué efecto tiene la red afectiva en la trayectoria del proyecto?

Por lo visto, no es más que una cuestión de aportar confianza al emprendedor.

La grandeza de la red afectiva reside en que el emprendedor se siente respaldado en cada paso que da.

Como si se tratara de un miembro de la tribu que empieza a ir de caza y recibe un ritual de celebración a cada logro que consigue.

Fomentar la confianza es la clave para que uno no desista en el largo camino del emprendimiento, puesto que la final, ya no se trata de una idea magnífica… se trata de sentir, respirar y vivir esa idea llevándola al máximo de la excelencia. A lo mejor de ti mismo que puedas ofrecer.

Sin esa receta, difícilmente llegarás a la cima, y tu proyecto quedará en la carpeta de “Proyectos_Old” de tu escritorio en un plis-plas.

A sabiendas de esto, ¿cómo conseguir esos contactos que sientan un cierto afecto por ti?

Puede ocurrir que estés en un momento de tu vida en el que hayas hecho borrón y cuenta nueva de tu agenda, algo terapéutico 100%.

Tal vez sientas que tus familiares puedan estar atareados en otros lares, sacando sus vidas adelante… y no te parezca apropiado mandarles un WhatsApp cada vez que hayas publicado algo en Facebook, para que lo compartan.

Podría ser que no tengas familiares, ni amigos, ni perro, ni bebé… y entonces, ¿qué significaría que según el Doctor Hyejun Kim? ¿deberías estar abocado al fracaso en todo emprendimiento que intentaras en tu vida?

Bajo mi humilde opinión, rotundamente No.

Hay muchas maneras de conseguir contactos que sean capaces de responder a lo que publicas, de valorar tu trabajo, y de dar referencias tuyas.

Te dejo una reflexión de las opciones que a mi entender serían válidas, y más que aceptables para contar con esos cimientos y conseguir una confianza 100% en tu trabajo.

1.- Hacer simplemente de forma excelente aquello que hagas.

Es decir realizar un trabajo de diez, que tu producto sea de diez, y tu servicio, válgase la redundancia, sea de diez. Tarde o temprano experimentarás como tus clientes serán tus principales prospectores… que, al fin y al cabo, es lo que te interesa.

2.- Pensar en tus posibles clientes y en qué les gustaría ver

Todo lo que publiques en tus redes ha de ser pensado para que a tus posibles compradores les llegue. Algunos de tus contenidos no los querrá ver nadie, ni los leerá nadie, y probablemente queden en el olvido en pocos minutos, pero mejor… así sabrás qué no tienes que repetir en un futuro.

3.- Crear una red de contactos que realmente estén interesados en lo que haces

De qué te servirá hacer algo y publicarlo en todas partes si se queda en el círculo de tus amistades. ¿Cómo ganarás clientes con eso? Tal vez los primeros contactos te vengan por algún conocido, pero después tendrás que demostrar lo que vales… ¡Entrénate!

4.- Busca alternativas para crear redes de contactos de forma creativa

Piensa en posibles sinergias. Premia a tus clientes con menciones sobre su propio proyecto en tus plataformas. Sé generoso con otras personas que como tú intentan ganarse un hueco, y de forma indiscriminada… comparte el trabajo de anónimos a diario… aunque no te lleves nada.

El universo o el karma se encargarán de hacer el resto.

En conclusión

Imagínate a un niño pequeño al que nunca riñen, al que haga lo que haga, lo halagan, le dicen que está bien, le dan besos… aunque se equivoque, aunque pegue, aunque rompa objetos o tire la tortuga por el váter…

¿Qué va a ser de ese crío cuando sea mayor?

No tendrá conciencia, ni respeto por nada, ni habilidades sociales, ni tan siquiera habrá desarrollado todo su potencial intelectual, social, afectivo.

No habrá aprendido de los errores, ni tendrá resiliencia para salir del bucle de las depresiones, no sabrá hacer absolutamente nada sin que los demás le pongan la medalla.

¿Te parecería bien? No, ¿verdad?

Entonces, gana confianza en ti mismo por ti mismo, que no sea por los “Likes” de tu compañera del parvulario, ni de tu pareja, ni de tu tía-abuela.

Que sea porque crees en lo que haces, porque te lo has ganado, porque tus clientes te valoran, y porque sabes hacer las cosas bien.

Esta, para mí, es la mejor receta del ÉXITO para EMPRENDER.

Fuente: INK

Acerca del autor: Este articulo es un aporte de Munts.
www.limoncomunicacion.com


Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.