¿Tu negocio en la nube?

El Cloud Computing es uno de los conceptos más de moda en el último año. Trabajar con todos nuestros datos almacenados en un proveedor dedicado puede resultar un sistema innovador ya que hoy en día no se habla de otra cosa pero, ¿Sabías que este servicio de la Nube ya se ofrecía desde hace años? Exacto, servicios como hostings, alojamiento de cuentas de correo, etc se pueden relacionar directamente con este término aparentemente tan novedoso.

¿Y qué lo hace que ahora esté tan de moda? Hoy en día los hábitos del consumidor han variado, hace unos años Internet no se concebía como la herramienta que es actualmente y los negocios en la red jugaban en una división inferior, pero ahora todo eso ha cambiado y la situación se ha invertido completamente, esto ha obligado a las empresas a tomar medidas y ajustarse a esta nueva tendencia online, en la que ya cualquier servicio que necesitemos lo podemos contratar directamente desde Internet, desde contratos de seguros y apuestas deportivas hasta poder realizar la compra en el supermercado online.

El Cloud Computing ofrece una serie de ventajas para las empresas bastante interesantes, cuenta con innumerables mejoras en cuanto a accesibilidad y manejo que antaño y sus posibilidades se han visto quintuplicadas. Todo ello gracias al continuo avance tecnológico en el que nos encontramos.

Una de estas ventajas es el ahorro en mantenimiento ya que los costes que conlleva mantener un buen funcionamiento de la Nube son completamente abonados por el proveedor que tengamos contratado. Además, nos permite realizar una contratación exacta del espacio que la empresa requiere, algo que nos permitirá ajustar el gasto lo máximo posible.

Como antes mencionábamos, los gastos de mantenimiento venían incluidos en el contrato con nuestro proveedor y debemos añadir que en caso de avería tampoco tendríamos que preocuparnos por nuestros datos almacenados e información de nuestros clientes, ya que gracias a la potente tecnología que se emplea en este tipo de servicios y al personal cualificado con el que cuentan, los servidores virtuales seguirían en funcionamiento aun habiendo problemas en los físicos.

Sin embargo, a pesar de resultar una ventaja para mejorar nuestros servicios con el cliente, tendremos que informarnos completamente de qué proveedor de servicios estamos contratando ya que aún existe cierto nivel de desconfianza en almacenar datos en el Cloud, por lo que tendremos que establecer entre el proveedor y nosotros un contrato de nivel de servicio (SLA) en el que quede todo completamente detallado y establecido para evitar males mayores.


Artículo escrito por Javier Diaz

Soy un Joven emprendedor apasionado por la tecnología, la educación y los negocios. Blogger en Negocios y Emprendimiento, creador de Emprendices, Co-fundador de Net Masters y Docente de Emprendimiento.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.