Un sueño nace para no morir

En la noche del 20 de julio de 1999 en la ciudad de Bogotá D.C. nació en el hospital Galán un niño con el nombre Daniel Joseph Sierra Mateus. Nacido en un hogar de clase baja, de familia campesina y trabajadora.

Gracias al esfuerzo de sus padres, a él y a su hermanito menor nunca les faltó nada, podían gozar de techo y alimento cada día.

Cuando tenía 14 años, trabajó por primera vez en una empresa de confección llamada Zogo S.A.S. esta compañía es fábrica de uniformes y dotación para otras empresas. Daniel empezó desde lo básico, barrer, ordenar, hacer mandados, doblar prendas y hacer control de calidad de cada una, para después poder atender clientes y hacer diligencias más complejas. Siempre estuvo bajo la supervisión de la dueña del negocio, una mujer madura llamada Zoraida, quién fundó esta compañía gracias a su esfuerzo y dedicación. Estuvo muy pendiente de cómo trabajaba y pensaba Daniel, pues estaba convencida de que podría ser una oportunidad para educar a un joven diferente de sus hijos. Empezó a corregir en él varias cosas, desde la manera de caminar hasta cómo responder a sus superiores. Pudo construir una mentalidad ganadora en el muchacho implantando sueños y ambición en su cabeza y su corazón.

Daniel, como muchos jóvenes, vendía golosinas a escondidas en el colegio, a veces organizaba rifas o ahorraba para tener recursos suficientes para algunas cosas que deseaba. Entonces entendió el valor del trabajo duro y la importancia del dinero.

Un sueño nace para no morir

Al finalizar el bachillerato, no estaba seguro de que estudiar, pues no tenía recursos para pagar universidades y experimentar ese mundo, pero se dio una gran oportunidad de entrar al SENA de la mano con Ecopetrol S.A. gracias al rendimiento que tuvo en el colegio. Estudiando en el SENA empezó a ver un mundo diferente, de mayores oportunidades y aprendizajes, así que decidió emprender por primera vez.

Con 17 años, fundó “Under Spin” (bajo giro en español), una empresa que vendía juguetes de moda, en esa época los llamados “Spinners”. Con redes sociales y mercancía lista, junto con un socio, fueron a venderlos en distintas partes de la ciudad, no les fue muy bien, faltó mejor planeación y estudios del mercado. Tiempo después, invirtió en una plataforma llamada “FMA System”, era una página web donde uno podía ganar el 30% de la inversión que realizara después de un mes, entonces, el mecanismo era prestar dinero para después de un mes recuperarlo más una comisión. Todo marchaba bien hasta que un día la página se cayó, simplemente desapareció y quienes tenían dinero dentro lo perdieron. Daniel antes ya había retirado ganancias, pero como las depositó de nuevo, se confió y el dinero se perdió.

Gracias a estas experiencias, hoy, en compañía de su novia Camila, a quien conoció en el colegio y ama mucho, fundó “Mix Box”, una empresa de cajas por suscripción, donde los clientes reciben una vez al mes una caja con artículos de películas, series y videojuegos al gusto, también juntos se educan para invertir en Forex y esta gran aventura apenas comienza. Comparten la idea de “no buscar trabajo, mejor generarlo”.

Gracias,

Daniel Joseph Sierra Mateus


Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.