Una historia de creatividad – Reflexión

Carlitos llegó a la escuela, ese día la profesora recibió a todos los niños y les dijo: Hoy vamos a pintar. Carlitos se puso muy contento, pensó para sus adentros, “me parece genial, me encanta pintar”, a continuación sacó las crayolas y rápidamente se puso a hacer monigotes, a pintar carritos que era lo que más le gustaba hacer. La profesora le dijo: un momento, empiecen a pintar sólo cuando yo lo ordene, Carlitos esperó la orden.

Acto seguido la profesora dijo: Ahora pueden empezar, pero hoy vamos a pintar flores. Carlitos se dijo para sí: ¡huyyy, genial!, también me encanta pintar flores y pintó una margarita. Pero la profesora le dijo: No, no, hoy vamos a pintar rosas, no vamos a pintar margaritas. Carlitos inmediatamente hizo una rosa con tallo negro y pétalos amarillos, ¡lindísima! Pero la profesora inmediatamente dijo: No, vamos a pintar rosas de tallo verde y pétalos rojos. Carlitos la hizo, le quedó muy linda y le gustó como le quedó su rosa.

Al día siguiente la profesora dijo a los niños: Hoy vamos a jugar con barro. Carlitos saltó de alegría e inmediatamente empezó a hacer muñecos hasta tanto la profesora dijo: No, no, empiecen sólo cuando yo lo ordene. Carlitos esperó. A continuación la profesora dijo: hoy vamos a hacer platos. Inmediatamente Carlitos empezó a hacer platos pequeños, platos grandes, y la profesora dijo: No, no, vamos a hacer platos hondos como éste que estoy dibujando aquí. A continuación Carlitos hizo el plato hondo, le quedó muy bien y él quedó muy contento con lo que había hecho.

Unos meses más tarde el papá de Carlitos fue trasladado a otra ciudad. Cuando Carlitos llegó al nuevo colegio la profesora le dijo el primer día: Niños, hoy vamos a pintar. Carlitos se dijo internamente: ¡Maravilloso! Y esperó. Al buen rato y dándose cuenta de que sus compañeros estaban dibujando dijo: ¡Hey! Profesora, usted no ha dado la orden de empezar. La profesora respondió: No, yo no tengo que dar ninguna orden. Fíjate que los otros niños ya están dibujando. Carlitos le preguntó a la profesora: sí señorita pero, ¿qué pinto? La profesora respondió: Tú tomas la decisión y pintas lo que quieras. A lo cual replicó nuevamente Carlitos: No, pero si usted no me dice, entonces yo no sé qué hacer. Es tu decisión, dijo nuevamente su profesora.

Carlitos estuvo pensando unos minutos, finalmente sacó las crayolas y con mucha tristeza dibujó una rosa con tallo verde y pétalos rojos.

Reflexión:

Esta historia de creatividad es la invitación a que seas el conductor de tu propia vida, a explorar y vivir la aventura de crear una empresa desde tu barrio, tu ciudad para el mundo. Te invita a realizar y construir tu propio proyecto de vida desde tu realidad actual. Para ello te invitamos a que observes y descubras tus potencialidades y las oportunidades que el medio te brinda. ¡Ah! Y no olvides que: no basta una idea creativa, es indispensable la acción creativa que transforma esa idea en algo útil para la sociedad y que existan procesos permanentes de creatividad!

http://marlonfernandez.blogspot.com/2010/02/una-historia-de-creatividad.html


Artículo escrito por Marlon Fernandez

Soy persistente y no me rindo fácilmente, me gustan los retos, pienso en grande y pienso en el éxito, ayudo a quienes me rodean y me adelanto a los hechos. Creo en las oportunidades y en la preparación los cuales conjugados nos llevan a alcanzar la victoria personal enriqueciendo la vida, alimentando las esperanzas, ampliando los horizontes y cambiando el curso del destino.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.