4 Claves para validar tu Idea de Negocio

¿Deseas convertirte en emprendedor y tienes una idea de negocio en mente, pero no estás seguro de que vaya a funcionar? ¿Ya llevas camino recorrido como emprendedor y deseas ampliar tu oferta de productos o servicios, pero no sabes bien cómo?

Es normal que te pase, pues todos necesitamos medir los riesgos lo más que podamos. Si bien no siempre es posible anticiparse a la respuesta del mercado, sí ayuda invertir en la validación de una idea de negocio.

Cuando se habla de validación, suele relacionarse con firmas de investigación de mercado que hacen encuestas de gran alcance y grupos focales con potenciales consumidores. Pero si tienes una empresa pequeña, o si estás por lanzar tu empresa, lo más probable es que tu presupuesto sea limitado y no te sea posible contratar a una agencia.

En ese caso, ¿qué podrías hacer para validar tu idea de negocio y minimizar el riesgo lo más que puedas?

Validar Idea de Negocios

1. Conoce a tu cliente ideal. Tienes una idea única en el mercado, o al menos no lo suficientemente explotada, y las posibilidades de crecimiento te emocionan. Piensas en todo lo que puedes lograr, y de cómo lo que ofreces puede suplir necesidades. Aunque esto está bien, con demasiada frecuencia se presta más atención a las características de un producto o servicio que a las características de tu cliente ideal. ¿Quién es? ¿Qué edad tiene? ¿Dónde se encuentra? ¿Qué le duele o le molesta en este momento? ¿Qué esta buscando?

2. Conoce a la competencia. ¿Qué soluciones hay actualmente en el mercado? ¿Quiénes las proveen? ¿Qué ofrecen? ¿Qué tanta aceptación tienen en el mercado? A todos nos gusta pensar que nuestros productos y servicios son únicos, pero la verdad es que, muy probablemente, a alguien más ya se le ocurrió lo que a ti. Sucede más frecuentemente de lo que se piensa. En ese caso, situa primero en qué lugar está la competencia, y luego pregúntate qué ofreces de diferente. Qué valor agregado obtendría tu cliente ideal de adquirir lo que ofreces sobre las otras opciones. Especialmente para las PYMES, la diferenciación es la clave de la supervivencia.

3. Tu cliente ideal no siempre sabe lo que necesita. Por ejemplo, si vas al médico, le dices qué te duele. Está en él hacerte las preguntas correctas para dar con el diagnóstico, y en base a lo que tienes, recetarte las medicinas que necesitas para curarte. Si tú supieras lo que necesitas, no irías al médico, ¿verdad? Pero a menos que hayas estudiado medicina y tengas la especialidad que aplica a tu padecimiento, es imposible para ti saber cómo curarte. Así pasa con nuestro cliente ideal: sabe qué le duele, qué le molesta, pero no siempre tiene clara la solución que necesita. Y ese será tu trabajo una vez lances tu oferta: decirle con claridad, a través de los canales adecuados, qué resuelves y por qué tienes lo que necesitan. Demasiadas veces la publicidad se enfoca en decir lo increíbles que son las compañías, pero olvidan decir de qué formas resuelven las necesidades de sus clientes. Que no te pase. Valida tu idea, pero también tu mensaje, para estar seguro de que hablas el idioma de tu cliente ideal y le estás hablando a las personas correctas.

4. Valida tu idea con tu cliente ideal. Con el auge de las “apps”, es común recibir encuestas online de amistades o conocidos para saber si usaríamos esa aplicación y cómo. Si tu negocio no es online, puedes sentirte tentado a hablar con tu familia y amigos sobre tu idea, para ver qué tanta aceptación tendría. Aunque estas personas te aprecian y pueden darte felicitaciones por tu idea, o pueden decirte “no funcionará”, ten cuidado. ¿Sabes si ellos serían tu cliente ideal? Por ejemplo, si vas a lanzar una aplicación para móviles, y tu mejor amigo lleva años resistiéndose a utilizar un smartphone porque cree que lo único que necesita es un teléfono para hacer y recibir llamadas. ¿Le pedirías retroalimentación sobre las funcionalidades de tu app? Aunque sea tu amigo y te aprecie, y sabes que te dice lo que piensa, no pertenece al grupo de tu cliente ideal, por lo tanto, su respuesta no te serviría para tu proceso de validación.

Así que si piensas lanzar tu emprendimiento o un nuevo producto o servicio, considera estas 4 claves para medir con mayor certeza qué tanta aceptación tendría tu idea en el mercado, y sobre todo tomando en cuenta la importancia de hablarle a la persona correcta, y esta te escuche. Sin eso, tu idea está encaminada al fracaso incluso antes de comenzar.


Artículo escrito por Isa Martínez

Especialista en comunicación y marketing, trabajo con profesionales independientes y empresarios que desean convertir a su página web en una máquina de atracción de prospectos y clientes, y tener una estrategia de marketing online que conecte con su mercado. Si quieres leer más artículos, únete a mi comunidad y recibe gratis mis artículos o visita mi sitio webwww.isamartinez.net.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.