5 Características que distinguen a los líderes positivos

Toda organización necesita uno o varios líderes para poder funcionar y no cualquier persona puede desempeñar esa tarea, ya que se requieren cualidades especiales que no se aprenden en ninguna universidad.

Si bien hay diferentes tipos de liderazgo que requieren habilidades específicas, siempre es necesario que un líder sea positivo. Un líder positivo debe mostrar características como las que hoy les mostramos y que ayudarán no solo a que desempeñe sus tareas con éxito sino que también al buen manejo de un grupo desde la perspectiva humana.

¿Cuáles son las características de los líderes positivos?

Líderes positivos

Visión de futuro

Un buen líder no solo sabe qué debe hacer en el momento sino que se prepara para lo que viene en el futuro, así no solo programa las tareas sino que va alistando al grupo para conseguir sus objetivos.

La visión de futuro no solo sirve para planificar, sino que también para ajustar lo que se hace en el momento con miras de lo que se requerirá más adelante y lo comparte con en el grupo, ya que por más capaz que sea las ideas del resto siempre servirán para alimentar la planificación.

Un líder positivo con visión de futuro nunca deja de capacitarse y hace lo mismo con su grupo, además de identificar a aquellas personas que podrían cumplir un rol de liderazgo preparándolas para ello.

Humildad

El tener la confianza del grupo que dirige es clave para ser un líder, pero un líder positivo no se la gana siendo estricto o mostrándose infalible, sino que deja saber al resto que es una persona con cualidades y defectos que también se equivoca.

El tener la humildad para reconocer sus falencias y errores, hace que el grupo confíe más en su líder ya que lo ven como una persona real y a la que pueden acudir en caso de tener un problema o requerir ayuda, sin el miedo a ser ridiculizados o juzgados negativamente.

Integridad

Toda organización tiene sus valores y un líder positivo debe dar ejemplo de ellos siendo la integridad uno de los más importantes y que no puede faltar en una persona que está en un rol clave.

El ser honesto tanto en la vida como el trabajo evitando mentir a las personas que confían en él, es necesaria para ser un líder positivo. Si quien dirige muestra integridad, el grupo hará lo mismo e interiorizará ese valor fundamental.

Enfoque positivo

Para trabajar en equipo de manera efectiva y mantener un buen clima en la organización es necesario que el líder tenga un enfoque positivo y eso no significa dejar de corregir los errores de sus compañeros o hablar cuando algo está mal, sino que hacerlo de forma constructiva.

Un líder positivo se expresa con palabras que no aluden a la negatividad, sino que ve en ese error o equivocación una valiosa oportunidad de aprendizaje para el grupo, sin ridiculizar ni hacer sentir mal al otro.

Convertir toda expresión negativa en una positiva, saber reconocer oportunidades en lo que otros considerarían fracasos y ser un ejemplo a seguir para el resto, esto es lo que consigue un líder con enfoque positivo.

Habilidades comunicacionales

El saber comunicarse parece una cualidad obvia en cualquier líder, pero el hacerlo bien no es tan sencillo. Un líder positivo posee habilidades comunicaciones que no solo sirven para hablarle al grupo sino que también para escuchar lo que el resto tiene que decir.

La comunicación en una organización es una vía de dos sentidos que debe fluir sin atascos, por eso un líder debe ser claro en lo que comunica, utilizar un lenguaje que todos comprendan y abrir canales para que quienes trabajan con él puedan hacer preguntas y entregar sugerencias tanto a nivel individual como grupal.

Reuniones grupales, vías de contacto abiertas, dinámicas para conocerse y unir al equipo, espacio para recreación, etc. Todo eso aporta a que la comunicación fluya y que un líder positivo debe ser capaz de generar.

Capacidad de delegar

Un buen líder debe poder confiar en el grupo que dirige y no creerse un superhéroe que está a cargo de cada tarea, por más pequeña que sea. Por eso el tener la capacidad de delegar en el resto es una característica clave.

Para poder delegar con confianza hay que conocer bien las falencias y aptitudes del equipo de trabajo, saber bien a quién asignarle una labor y demostrarles que cree en sus capacidades demostrando que todos son importantes para lograr ese objetivo común.

Si bien debe existir una jerarquía, el delegar no tiene porque ser un triangulo en el que unos están claramente por encima del otro, sino que un círculo en que los aportes de todo el equipo son importantes para conseguir con éxito esa misión, cada cual ayudando con lo que mejor sabe hacer.

Confianza en sí mismos

Puede parecer básico, pero no todo líder tiene una verdadera confianza en sí mismo, una cualidad que solemos confundir con el orgullo o sensación de superioridad las cuales se ven en líderes negativos.

Un líder positivo muestra confianza en sí mismo no solo en creer que puede hacer las cosas bien, sino que también al admitir sus errores y tener la humildad de reconocerlos y aprovecharlos para crecer e ir mejorando.

El no ser demasiado orgulloso permite que un líder positivo esté dispuesto a recibir feedback del resto, ya sea sus superiores o las personas que tiene a cargo, ya que una persona que confía en sí misma no tiene miedo a ser vista como un ser de carne y hueso con las falencias que ello conlleva.

Encontrar líderes positivos no es tan difícil como se cree, nadie nace sabiendo y si bien hay personas que muestran ser líderes natos igualmente requieren aprender y prepararse para ejercer su rol siendo un aporte al grupo que debe confiar en él.

Los líderes positivos ayudan a que una organización sea eficiente no solo en sus labores sino que también en la perspectiva humana, usando esas características claves de su persona para crecer y posibilitar que el resto también lo haga.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.