Saltar al contenido

5 Formas en que una filtración de datos podría acabar con tu empresa

el 23 febrero 2022

Hoy en día resulta impensable que una empresa no utilice Internet para gestionar sus operaciones en su totalidad o en parte. Desde los pequeños negocios familiares hasta las grandes multinacionales, Internet pasa a ser una herramienta esencial para publicitarse, interactuar con los clientes, gestionar la contabilidad, hacer pedidos o controlar inventarios, entre muchos otros aspectos.

Pero todas las ventajas que ofrece Internet pueden convertirse en un peligroso punto de ruptura si no se adoptan las medidas necesarias para proteger nuestros dispositivos, sobre todo ahora que los hackeos son cada vez más habituales, ya que también son más rentables. El reciente hackeo contra el Dane es solo un ejemplo más de los numerosos ciberataques que están teniendo lugar en Colombia en los últimos años, y evidencia la necesidad de proteger todos los dispositivos que estén conectados a Internet.

Herramientas como una suite anti-malware, una VPN para Chrome y, por supuesto, una copia de seguridad en frío de nuestros datos, pueden ayudarnos a prevenir posibles ciberataques en el futuro o a mitigar sus efectos, algo esencial para las empresas que quieran garantizar su viabilidad. En caso de no hacerlo, las actividades de la empresa podrían quedar fácilmente comprometidas, y su futuro podría verse en serio riesgo.

Formas en que una filtración de datos podría acabar con tu empresa

Estas son algunas de las consecuencias que puede tener una filtración de datos para una empresa:

1. La empresa pierde acceso a todos sus sistemas

Un ataque de ransomware realizado a partir de la filtración de las credenciales de acceso de una empresa puede permitir a un hacker acceder a todos los datos críticos que se almacenen en sus dispositivos –incluyendo sus bases de datos de clientes, sus documentos contables o sus archivos de trabajo– y cifrarlos, de manera que resulten inaccesibles por parte de la compañía. Este tipo de ciberataque suele ser muy rentable para los hackers porque les permite pedir un rescate económico muy generoso a cambio de liberar los documentos.

Este tipo de ataques dejan a las empresas con solo dos opciones. O bien las empresas deben hacer frente a un pago desorbitado para recuperar sus archivos –sin tener la garantía de poder recuperarlos–, o bien simplemente deben aceptar la pérdida de los archivos y tratar de restablecer su funcionamiento sin ellos. En este aspecto, solo una copia de seguridad en frío podría salvar el futuro de la compañía.

2. La información crítica de la empresa cae en manos de sus rivales

Si un ciberatacante consigue acceder a información crítica de una empresa que esté relacionada con sus contratos o las tarifas que ofrece a sus clientes, puede ofrecer estos datos a compañías rivales que les darán una gran ventaja competitiva. Sabiendo lo que una empresa ofrece a sus clientes, una compañía rival podría ofrecer tarifas más competitivas y hacer que la empresa que sufre el ataque pierda grandes acuerdos muy rápidamente, lo que podría provocar una mengua en sus ingresos e incluso su eventual quiebra.

3. La empresa pierde el control de sus redes sociales

Si se filtran las credenciales de acceso de las redes sociales de una empresa en Twitter, Facebook o Instagram, un ciberatacante puede causar verdaderos estragos en la imagen de la compañía, o incluso forzarla a reconstruir sus redes desde cero. Los ciberdelincuentes pueden hacerse con las redes sociales y venderlas al mejor postor si tienen muchos usuarios, o simplemente pueden publicar mensajes ofensivos que destruyan la imagen pública de la empresa afectada. En ambos casos, el resultado para la empresa puede ser devastador.

4. La empresa no puede operar en absoluto

Un ciberatacante que consiga hacerse con el control de las credenciales de acceso de la intranet de una empresa puede bloquear por completo su funcionamiento para que la compañía no pueda operar. Desde desconectar equipos de empleados hasta bloquear terminales de venta, las acciones nocivas que podría hacer un hacker son prácticamente ilimitadas.

Invertir en ciberseguridad puede suponer un gran ahorro a largo plazo.

Considerando el precio reducido que tienen las principales herramientas de ciberseguridad, la inversión en este tipo de software realmente demuestra ser crucial para garantizar la seguridad de los fondos de una empresa a largo plazo, sobre todo si consideramos que las pérdidas de una compañía afectada por un ciberataque pueden ser catastróficas. Como suele decirse, más vale prevenir que curar.

Contenido Relacionado:

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.