5 Rutinas para que tus días sean más productivos

¿Qué es un día productivo? ¿En qué nos beneficia tener un día productivo? ¿No sería bueno tener siempre días productivos? No hay duda de que estos son los días que nos impulsan y nos acercan cada vez más a nuestras metas propuestas en cualquier emprendimiento.

Sin embargo, con tantas distracciones que nos rodean el tener un día realmente productivo se vuelve una tarea cada vez más difícil, o, mejor dicho, algo casi imposible. Es obvio que esto representa un problema muy grande para cualquier emprendedor que cada día se ve envuelto en un tomar de decisiones originadas de las múltiples tareas que debemos realizar, y lo que es peor es que la resolución de este problema no solo se debe centrar en tener un día productivo porque ciertamente no hacemos mucho con esto, la solución es entonces conseguir un día productivo y que ese día se repita tantas veces como sea posible.

Está claro que cada uno de los días de nuestra vida es diferente y que por consecuencia sería una locura establecer una formula con lo que “debemos hacer” para afrontar los retos que nos impone nuestro día a dia, sin embargo podemos desarrollar algunas conductas basadas en los patrones que se dan en nuestros días más productivos para mejorar nuestras posibilidades de obtener un día productivo.

Cuando se logra convertir estas conductas en rutinas se está dando un avance enorme no solo hacia la consecución de sus metas sino hacia la construcción de una persona más efectiva y no porque produce mucho trabajando más, sino que produce lo que importa trabajando de forma eficiente.

Con este propósito, te comparto estas 5 rutinas que, al ponerlas en practica en nuestro día a día, lograremos sacar el máximo de nuestro recurso mas preciado: El Tiempo

5 rutinas que te ayudarán a ser más productivo

Rutinas para que tus días sean más productivos

  1. Trabaje en intervalos de 90 minutos: En la década de 1950 fueron descubiertos los ritmos circadianos. Lo que no se conocía en ese momento era que estos ciclos de 90 minutos por lo general se producen no sólo mientras dormimos, sino también en nuestras horas de vigilia. El cuerpo humano normalmente puede concentrarse en una tarea durante aproximadamente una hora y media sin necesitar un descanso. El exigir a su organismo más allá de este punto de los 90 minutos sin tomar un descanso dará lugar a rendimientos cada vez más reducidos, después de estos 90 minutos puede hacer lo que se conoce como pausa activa (más información en el link) de modo que pueda reactivar su cuerpo y descansar su cerebro.
  2. Ejercítese: Hacer ejercicio a cualquier hora del día puede ser beneficioso y dar como resultado una mayor productividad, esto se fundamenta en el hecho de que cuando hacemos ejercicios mejoramos nuestro estado de ánimo, relajamos nuestro cuerpo y aumenta la capacidad de nuestro cuerpo permitiéndonos realizar las actividades con mayor energía. Muchas personas indican que es mejor ejercitarse en horas de la mañana pero realmente lo más importante es incluir el ejercicio en su rutina diaria.
  3. Decida sobre las tareas más importantes: Si usted se centra en digamos…. las tres tareas más importantes que necesita completar antes de finalizar el día, esto le permitirá mantenerse enfocado y utilizar el tiempo en lo que realmente es importante y no en andar de un lado a otro empleando buena parte de su tiempo en tareas sin importancia. Es muy fácil distraerse con las tareas urgentes pero no importantes y perder el foco de las tareas más importantes.
  4. Trabaje en las tareas más difíciles por la mañana: El momento más productivo es por lo general en la mañana, sin embargo determine primero cual es tu momento más productivo ya que esto puede variar de persona a persona, o mejor dicho, de las circunstancias que rodeen a cada persona. Una vez que determines el momento del día más productivo, programe las tareas más difíciles para que coincidan con este momento.
  5. Planifique las tareas menos exigentes para la noche: Procesar el correo, pagar cuentas, leer y responder al correo electrónico, son tareas que por lo general no requieren una gran cantidad de pensamiento. Lo mejor es programar estas actividades para el momento del día en que tengamos menos energía. En lo personal, las noches son un momento en que estoy menos alerta por lo que para mí este es un buen momento para hacer las tareas que son menos exigentes, así me permito ahorrar tiempo para las tareas más importantes.

Si realmente está interesado en incrementar su productividad trate de añadir más rutinas a su vida, puede incluir cualquiera o todas las rutinas que te acabo de sugerir. Al implementar estas rutinas podrá comprobar que se hará lo que realmente desea hacer, se moverá en su zona más rápidamente, y podrá producir más de lo que había pensado en un día.


Artículo escrito por Eudis Rivas

Blogger sobre desarrollo personal, motivación y productividad... Viviendo de mi pasión y con el reto constante de superarme cada día

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.