Aprendamos a trabajar sabiamente

Tenemos grandes habilidades que potenciamos a diario en la realización de diversas tareas, pero solemos tener un enorme vicio: el de trabajar de manera poco efectiva, puesto que nos convertimos en una especie de “miquit@s” que se van por las ramas y se alejan cada vez más y más de sus metas.

Trabajar mal o trabajar bien pero en dirección equivocada, resultan ser sinónimos: podemos ser muy buen@s atletas, pero si en la maratón hacemos otro recorrido, habremos perdido todo nuestro esfuerzo y dedicación, regresando al mismo punto “cero” de donde empezamos. De igual forma, no sirve que ordenemos todos los libros y al final de la jornada recordemos que debíamos hacerlo por orden alfabético… Hemos perdido esfuerzo y energía de forma infructuosa y terminaremos por preguntarnos: “¿por qué no hice esto desde el comienzo? Me hubiese ahorrado tantas cosas…”

trabajo, inteligencia, sabiduria
Debemos aprender a planificar nuestro trabajo.

Pero ya basta de andar recriminándonos por lo que hubiésemos podido hacer mejor o por no tener tiempo para nada. Desde ahora podremos ser más efectiv@s en nuestras labores y podremos optimizar nuestro tiempo y no vivir absort@s por el trabajo, para así, poder recuperar aquellos rincones en los que compartíamos con nuestr@s amig@s y familiares, en los que salíamos de paseo, escuchábamos música, leíamos un buen libro o simplemente nos lanzábamos a la cama a hacer “pereza”.

trabajo, inteligencia, sabiduria
¡Sólo hace falta decidirnos a cumplir nuestras metas!

Debemos recuperar nuestro tiempo para mejorar nuestra calidad de vida, ¿cómo? Pues podemos seguir tres pasos muy simples:

1. Planteémonos un objetivo. Cada vez que a mí me hablaban de un objetivo me provocaba “salir corriendo” y siempre decía: “¿pero, qué cosa tan aburrida es esta?” Pero lo cierto es que con el tiempo me di cuenta de que los objetivos eran inocentes de toda culpa y que el error suele estar en la forma en cómo nos los planteamos.

En primer lugar, debemos saber que un objetivo no debe salirse de nuestras manos: no es lo mismo decir “voy a hacer que el clima cambie” a “voy a prepararme para el cambio de clima”, el primer enunciado no está en nuestras manos pero el segundo sí . En segundo lugar, debemos pensar en un objetivo chiquito que podamos alcanzar fácilmente y que luego podamos convertir en uno más grande y, por último, debemos hacer que nuestros objetivos sean NUESTROS: con nuestras palabras, nuestros gustos, nuestras emociones…

2. Después de tener nuestros objetivos claros, el siguiente paso es idear un plan de acción, es decir, los parámetros y etapas bajo los cuales vamos a trabajar.

3. ¡Manos a la obra! Debemos ponernos en marcha para lograr lo que nos propusimos anteriormente.
No hagas de todo esto un proceso difícil. Has de cuenta que es como preparar una cena: primero te preguntas qué es lo que deseas cenar (objetivos); luego, empiezas a mirar qué ingredientes necesitas para la cena y cómo los vas a preparar (plan de acción); por último, cocinas y cenas, ¡objetivo alcanzado!

Si no tienes una “gran memoria” no hay problema, puedes usar un organizador o colocar frases alusivas a tus objetivos por toda tu casa y todo será más alcanzable, ¡No hagas de lo simple algo complicado! ¡Tú puedes cumplir todas tus metas!

Con todo mi amor…
© Lluvia


Artículo escrito por Lluvia

¡Visita www.amanecerbajolalluvia.tk para más contenidos!

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.