Calderas de Biomasa: Una Oportunidad Ecológica de Emprender

Cuando se aproximan los meses fríos, surge la necesidad de invertir una cantidad de dinero para proveer los depósitos de la calefacción de la casa o de la comunidad. Está claro que todos queremos pasar estos meses del año en un ambiente cálido. No obstante, el uso abusivo de los calefactores genera un gasto importante, al igual que se potencia la emisión de gases nocivos a la atmósfera.

En la carrera por buscar energías alternativas, que no perjudiquen el medio ambiente, aparece una creación muy innovadora: Las calderas biomasa.

Se trata de una energía limpia que descarta los combustibles fósiles, como el gasoil y el gas natural, para producir calor. Pero ¿de qué se alimenta este tipo de calderas? La respuesta es obvia, de biomasa, es decir, de materia extraída del medio natural, pero de origen biológico: huesos de aceituna, pellets de madera, cáscaras y otros residuos del bosque o del campo, etc

Calderas de Biomasa

Las ventajas son cada vez más conocidas por la población, que opta a realizar el cambio en sus calderas domésticas. Pese a que este procedimiento de sustitución genera un desembolso económico, nunca este será superior al ahorro en el coste del combustible.

La biomasa es mucho más económica que el gasoil, no obstante, se necesita más cantidad en proporción con los litros de gasoil, para generar calor. Pese a que se duplique e incluso triplique la proporción, el coste en euros seguirá siendo mucho inferior. Así pues, al comprar biomasa, estará usted ahorrando.

¿Cuáles son las opciones? ¿Qué tipo de calderas de biomasa hay en el mercado?

En estos momentos, las más popularizadas para el uso domésticos, son las conocidas como calderas de pellets. Como indicábamos, estas se alimentan de virutas de maderas o huesos de aceituna. Precisan de la instalación de un alimentador en la parte superior. La caldera va succionando la biomasa a medida que la va necesitando en su proceso de ignición.

¿Qué coste tiene la biomasa?

Se trata de una energía económica, ya que su coste no depende de la oscilación de los valores y la subida y bajada del precio del petróleo. Por tanto, no se trata de un mercado internacional. La producción de estos productos es nacional y sus precios no sufren elevadas subidas sino que se mantienen constantes o con leves fluctuaciones, que no afectan a las ventajas económicas que supone este tipo de energía.

En definitiva, el ahorro es uno de los factores clave, que anima cada día a más familias a cambiar su vieja caldera de gasoil por una de biomasa, o a instalarla directamente en nuevas edificaciones. Usted ha de saber, que solo con el ahorro su inversión la recuperará en menos de 3 años, y a partir de ahí el ahorro será constante.

Benefíciese de las ventajas de instalar una caldera de biomasa y colabore con la sostenibilidad del medio ambiente. Pequeños gestos como este son importantes para todos: Por el planeta y por su bienestar.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.