Claves para elaborar un buen CV

El curriculum vitae (del latín, ‘historia de vida’) es un documento que refleja en pocas páginas la historia laboral de una persona, su nivel de estudios y perfil profesional. Un buen curriculum, bien presentado y diferenciado, será su carta de presentación para postular a cualquier puesto de trabajo.

Cómo organizar la información

La información de un curriculum vitae está organizada en secciones. La primera es “Datos personales”, en la que se detalla el nombre, el apellido y los datos de contacto, como domicilio, teléfono fijo y móvil, y dirección electrónica.

La siguiente sección, “Experiencia profesional”, es una lista de todos los trabajos realizados, sean estos retribuidos o ad honórem. Lo más conveniente es ordenarlos por fecha del último puesto al primero. De esta manera, lo primero que se lee es lo más reciente.

En la sección “Estudios académicos”, se da cuenta de toda la formación académica (primaria, secundaria, universitaria, de posgrado y cursos). Incluye fechas de inicio y finalización, institución educativa y título, certificado o nivel obtenido.

En “Idiomas” se detalla toda información relativa al dominio de lenguas extranjeras. Para cada idioma, se aclara el nivel (regular, bueno, muy bueno) y, de haber realizado estudios formales, dónde y cuándo se cursó y qué nivel se obtuvo.

Existen otras secciones, como Publicaciones, Proyectos de investigación e Informática, que podrá agregar según sea el caso.
Brevedad y concisión

El curriculum vitae se caracteriza por ser sucinto. Los especialistas en Recursos Humanos recomiendan que su extensión sea de una página para quienes se insertan por primera vez en el mercado laboral, de dos páginas para graduados con algo de experiencia y de tres para quienes tengan una trayectoria importante.

Sin errores, por favor

Errores de ortografía, de tipografía, como espacios mal colocados, por ejemplo, son descuidos que, en manos de un empleador, se convierten en razones para rechazar a un postulante.

No obstante, debemos ser cuidadosos con nuestros contactos. Ellos no son ni mucho menos un simple medio para encontrar un trabajo sino una fuente de información y colaboración que se debe cuidar y sobre todo respetar cuidando mucho nuestra comunicación con ellos.

La imagen que la persona transmite y sus habilidades comunicativas son dos puntos importantes que cualquier persona debe cuidar. La imagen no sólo se transmite a través de las relaciones cara a cara sino también vía curriculum, en este caso, cuando la persona está buscando un empleo.

En un CV cada vez son más importantes las características personales, habilidades y actitudes que los trabajadores han desarrollado en sus puestos de trabajo, por encima de los conocimientos adquiridos durante la carrera. Sin embargo, no todo el mundo sabe como comunicar de manera adecuada esa simbiosis.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.