Colombia, un ecosistema de emprendimiento en articulación

El emprendimiento se ha convertido en un tema de moda durante los últimos años, entre nuestras familias y amigos hay alguien emprendiendo. Sin embargo, podríamos decir que en Colombia hablamos de emprendimiento desde 1920 aproximadamente cuando emergen las primeras industrias. Es probable que no existiera tanta información a la mano como la tenemos hoy día gracias a la evolución de la tecnología y a la innovación.

Innovar es realmente la palabra que define al emprendimiento en la actualidad, por qué hablamos de empresas unicornio como Rappi, o qué ha hecho tan popular a Facebook y por qué se creó una comunidad de emprendedores como Silicon Valley. Pues bien, en Colombia hemos idealizado un ecosistema articulado y hasta ahora no se ha hecho realidad.

En una charla con Mauricio Toro, quien se desempeña actualmente como representante a la cámara por Bogotá y fue Gerente general y director de mentalidad y cultura de Innpulsa, que para la gran mayoría de emprendedores su trabajo ha sido crucial para el desarrollo del ecosistema, hablamos de esta desarticulación.

Colombia, un ecosistema de emprendimiento en articulación

“En Colombia no existe un ecosistema articulado. En Colombia lo que hay es una cantidad de iniciativas que se han empezado a crear a partir que se activa una conversación en el país” Acentúa Mauricio Toro. Debido a una falta de comunicación entre los diferentes entes gubernamentales, un problema estructural de falta de trabajo en equipo de estos mismos y los egos políticos por el que está impregnado el sector público del emprendimiento es la falencia de la articulación. Y sin menos reparos, el sector privado tampoco está articulado, pues finalmente buscan también los recursos del estado, por lo que tampoco generan una iniciativa fácil para trabajar articuladamente.

Tenemos un ecosistema en Colombia, hay espacios co-working, Hubs, comunidades de emprendedores e incluso algunos medios de comunicación hablan del tema y todas las academias tienen un semillero de emprendedores. Sin embargo, aún existe esta gran falla de desarticulación. Teniendo en cuenta su percepción, no únicamente como alguien que ha estado trabajando para y por el emprendimiento, sino porque también es emprendedor, un ecosistema óptimo sería: “Una real articulación del ecosistema con un sector privado que invierta y crea en los emprendimientos y una legislación acorde a las realidades sin sobrerregulación.”

El ecosistema requiere de muchos actores aportantes, entre ellos la banca y una cultura de inversión que, a este punto en Colombia, aún es muy pobre y temeroso. “El que quiere emprender, emprende y la excusa no es la plata. Un emprendedor real es quien se rebusca para iniciar su negocio. No puedes pedirle a un inversionista que crea en ti si tu aún no crees en ti.” Afirma Mauricio.

Si bien el dinero es muy necesario y sabemos lo difícil más no imposible de conseguir capital semilla y que en la gran mayoría de los casos el primer inversionista es alguien de la familia, Mauricio propone que se generen incentivos para emprender tales como extensiones tributarias, descuentos significativos para el registro de la empresa, del INVIMA, entre otros. Se requieren inversiones robustas para emprendimientos con escalabilidad demostrable y que la banca y las entidades de financiación le apuesten estos emprendimientos.

Y así como él mismo lo dice “Yo soy un ciudadano haciendo política y estoy convencido que si no somos nosotros los que hacemos el cambio, nadie nos va a entender” hoy lidera la BANCADA POR EL EMPRENDIMIENTO, que es una iniciativa para invitar a otros legisladores a que se unan para apoyar el emprendimiento en Colombia, que permita articular la rama ejecutiva, el sector privado, la rama legislativa y los emprendedores como ciudadanos alrededor de una propuesta que es fomentar el emprendimiento, eliminando barreras, garantizando el tránsito de los proyectos de ley ya que cuenta con la participación de diecinueve representantes, dos de cada partido.

Esta bancada funciona también como una mesa técnica para todas las industrias y que las diferentes regiones del país estén representadas con legislaciones acordes a sus necesidades y realidades, cuenta con el apoyo del sector privado, entidades de cooperación internacional y universidades.

Un emprendedor visualiza y lo hace posible, Mauricio Toro es un claro ejemplo. No estamos lejos de tener un ecosistema ideal como él lo plantea, vamos en camino. En mi opinión, necesitamos más valientes que como él sigan apostándole a eliminar los paradigmas y las barreras existentes, que no lo hagan por su propia necesidad sino por el de un ecosistema articulado que nos permita una evolución en la economía.


Artículo escrito por Maria Acero Vega

Productora ejecutiva para cine y tv. Emprendedora de vocación y escritora por pasión.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.