Comprar seguidores falsos en redes sociales, una práctica en auge

Hacer crecer nuestra presencia en redes sociales requiere tiempo y esfuerzo. Por eso, a algunas personas con poca paciencia les puede resultar tentadora la posibilidad de comprar seguidores o followers falsos en Twitter, Facebook u otras redes sociales. Se trata de la venta de “bots”: usuarios automatizados, creados en forma masiva por programadores con conocimientos de hacking.

Lamentablemente la travesura de comprar y vender seguidores falsos ha devenido tendencia, con sitios web como “Comprar Followers” que sin tapujos ofrecen servicios para ocho redes sociales diferentes. Por U$S 15 promete 1.500 seguidores en Twitter u otra red social. Estos servicios parecen mágicos; en sólo unas horas nuestra cuenta obtendrá miles de seguidores por un precio módico. Sin embargo, incurrir en esta práctica tiene más riesgos que beneficios:

  • Como no son usuarios reales, los seguidores añadidos no interactúan con nuestra cuenta.
  • Al recurrir a estos servicios, estamos violando las políticas de uso de las plataformas web.
  • Existe la probabilidad de que los seguidores sean eliminados por los controles de las redes sociales, que mejoran continuamente para eliminar cuentas inactivas y bots. En ese caso, perderemos los seguidores y nuestro dinero.
  • En muchas ocasiones es evidente para cualquier usuario que las cuentas añadidas son falsas, porque los datos de los followers suelen no concordar con la zona geográfica o el idioma de la cuenta a la que siguen. Además, en general no tienen tweets.
  • Si un usuario descubre que hemos comprado seguidores falsos, estamos expuestos a una crisis de imagen en redes sociales.

Otra manera de comprar seguidores

Hay por supuesto quienes ven en la compra de seguidores un beneficio, porque contribuye a mejorar nuestra presencia personal y/o corporativa en redes sociales, brindando una imagen de éxito, liderazgo y popularidad. Pero el mismo resultado puede obtenerse por medios más políticamente correctos y menos riesgosos.

En el caso de Facebook, podemos utilizar su servicio publicitario Facebook Ads para obtener fans reales y segmentados de acuerdo a ubicación geográfica, edad, sexo y otros datos, tanto cuantitativos y cualitativos. Para, podemos recurrir a Twitter Ads. Si bien en ambos casos los costos serán más altos, el resultado será de mejor calidad y la audiencia que obtendremos será real.


Artículo escrito por Juan Quaglia

Periodista Tecnológico para lanacion.com. Blogger en Infobae. Creador de Marketingaholic.com.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

3 Comentarios en este artículo
  1. Mark de Zabaleta Reply

    Ciertamente una práctica poco recomendable…

    Mark de Zabaleta

  2. Daniel Jiménez Cornejo Reply

    Excelente artículo y reflexión Juan, sin duda verídica y llena de sentido común. Desafortunadamente prácticas en el mismo orden de ideas han sido el auge de muchos y el negocio de otros tantos. La ética en los negocios pese a que existe desde hace décadas la filosofía denominada “Responsabilidad Social Corporativa” (temática en la que por cierto escribo) no parece dar signos de obtener un auge real.
    Invito a los interesados en el tema de Responsabilidad Social Empresarial, leer algunos de los artículos que he redactando con la sana esperanza de contribuir y atenuar la fatídica ola de corrupción que invade a todos los países en vías de desarrollo.
    http://www.gestion.org/rsc/43660/profesionales-socialmente-responsables-psr-propuesta-de-un-nuevo-enfoque-de-la-rsc/

    Saludos cordiales,

  3. Miguel de tumarcaO Reply

    Un mal que está en auge. Quizás sea buena idea (en cierta manera lo hago) educar a las personas para que no se dejen llenar los ojos de números abultados de seguidores.

    Para los que como yo nos dedicamos a los negocios, un número de seguidores abultados sin ingresos no sirve de mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.