5 Decisiones importantes que debes tomar al iniciar un nuevo negocio

Cuando nos lanzamos a iniciar un nuevo negocio, solemos creer que todo lo que se necesita para tener éxito es contar con un buen producto o un buen servicio, pero no es así.

Son muchos los factores que influyen en el éxito o fracaso de un negocio, por lo que es importante que el emprendedor analice de manera integra su modelo de negocios y procure articular los diferentes elementos clave que son necesarios para que el negocio pueda prosperar.

A continuación, te compartimos 5 decisiones importantes que debes tomar al iniciar tu negocio. Cada una de estas decisiones influye directamente en el potencial del negocio que estás creando.

Iniciar un nuevo negocio

1. ¿A qué segmento de clientes te vas a dirigir?

Desde el punto de vista estratégico, es un error pretender venderle a todo el mundo. Si bien es cierto que cualquier persona puede llegar a comprar tu producto, lo ideal es que definas con precisión cuáles son las características clave de las personas que mayor valor encuentran en lo que estás ofreciendo.

De las características del perfil de tu cliente ideal dependen muchas otras decisiones relacionadas con tu propuesta de valor, precios, estrategia de distribución, estrategia de comunicación, etc.

Cuanto más específico seas para perfilar a tu cliente, mucho más efectivas serán tus estrategias y mayor valor vas a poder aportar al mercado.

2. ¿Cuál es la forma legal que más te conviene?

Cada país establece diferentes tipos de sociedades comerciales o formas legales para iniciar una empresa. Cada uno de estos tipos de sociedades comerciales cuenta con características determinadas que pueden generar beneficios o complicaciones según cada caso, por esto es importante que te informes y te asesores para elegir la forma legal que más te conviene.

A nivel general, desde el punto de vista legal puedes elegir entre emprender como autónomo o como sociedad comercial. Los autónomos reciben ciertos beneficios tributarios, pero su nivel personal de responsabilidad es mayor. Por otra parte, las sociedades comerciales permiten proteger el patrimonio personal, pero tienen una mayor carga tributaria.

3. ¿En qué lugar va a estar ubicado tu negocio?

Elegir una ubicación estratégica es fundamental, pues de ella va a depender el tipo y la cantidad de clientes van a ir a tu negocio.

En mi caso personal, hace algunos años inicié un restaurante junto a mis hermanos y encontramos un local muy económico, pero en el que el flujo de personas era muy bajo. Pensábamos que solo era cuestión de repartir volantes y publicar en redes sociales para que las personas llegaran, pero no fue así. Allí aprendimos que sólo porque algo sea barato, no significa que valga la pena su precio.

Analiza el contexto del lugar en el que vas a ubicar tu negocio y determina si es el idóneo para el tipo de producto que ofreces y para el perfil de cliente que quieres atraer.

4. ¿Qué medios y formas de pago vas a aceptar?

Cuantas más opciones de pago ofrezcas a tus clientes, mayor es la probabilidad de ventas, pero cada medio de pago que implementes tiene sus propios costos asociados.

Debes decidir si vas a aceptar pagos con tarjeta y si vas a vender a crédito. Si bien es cierto que son formas de pago muy atractivas y que abren muchas posibilidades, debes considerar los costos de comisiones para la entidad con la que vas a gestionar los pagos y tener en cuenta los costos asociados al cobro a los clientes.

También, puedes recibir pagos a través de consignaciones bancarias, por lo que necesitas crear una cuenta de negocio en el banco de tu conveniencia. En este caso, podemos apoyarnos en herramientas como Bank4pro, cuyo propósito es ayudar a los empresarios y líderes de negocios a elegir el banco ideal para su actividad profesional.

Finalmente, debes decidir si vas a aceptar pagos online, lo cual se hace imprescindible para el contexto actual.

5. ¿Cuáles son las políticas de satisfacción de clientes?

Algo que muy pocos emprendedores consideran antes de iniciar sus actividades comerciales, son las políticas de satisfacción de clientes.

Ten por seguro que, desde el primer día, algún cliente se va a quejar por alguna razón, por lo que debes establecer políticas claras para tratar los casos más comunes de problemas con clientes.

Define, por ejemplo, en qué casos se hará la devolución total del dinero del cliente, qué problemas deben escalar a la gerencia, cuál es el proceso de gestión de quejas y reclamos, etc.

Todo esto defínelo siempre teniendo en mente brindar la mejor experiencia posible a tus clientes.

¿Cuál otra decisión consideras importante tener en cuenta a la hora de iniciar un nuevo negocio? Déjanos tus comentarios y aportes acerca del tema.


Artículo escrito por Javier Diaz

Soy un Joven emprendedor apasionado por la tecnología, la educación y los negocios. Blogger en Negocios y Emprendimiento, creador de Emprendices, Co-fundador de Net Masters y Docente de Emprendimiento.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.