Saltar al contenido

11 Diferencias entre Amateurs y Profesionales

el 8 noviembre 2022

Muchas veces se olvida que las diferencias entre amateurs y profesionales trascienden el oficio que se practica. No importa si se trata de la persona que barre las calles o quién diseña trajes espaciales. Tampoco es una cuestión de aptitud, más bien de actitud.

Se puede ser una persona mediocre aun teniendo muchos conocimientos y experiencia, por otra parte, se puede destacar tremendamente incluso con poca formación de base. La diferencia es un asunto de mentalidad.

“Lo profesional” no es un estado, es una cualidad. Una forma de entender y actuar en el oficio que se tiene. El mejor heladero del mundo no es pobre simplemente porque imprime mucho valor a lo que hace. De esto se trata la profesionalidad.

Estas son las 11 diferencias esenciales entre las personas que trabajan para vivir y las que viven su trabajo:

Diferencias entre Amateurs y Profesionales

1.- Los amateurs se dejan llevar por los eventos del día, los profesionales tienen una rutina

Los mejores exponentes, de cualquier oficio, comparten un rasgo en común: tienen una rutina, y la siguen disciplinadamente.

En realidad, la mayor parte de lo que se llama grandeza es simplemente el resultado de pequeñas acciones bien hechas cada día, una y otra y otra vez.

Para que esto sea posible, los profesionales establecen rutinas. Así toman control de las dinámicas del día. Eliminan preguntas y sorpresas controlando los acontecimientos.

También se dan cuenta que una rutina es inútil si el entorno no es el adecuado para seguirla, por eso crean su entorno, no solo existen en él.

En resumen, establecen los términos.

2.-A los aficionados les encanta el premio, a los profesionales el proceso

Pocas veces se alcanza el objetivo si la vista en la cima es lo único que motiva el escalamiento.

Es absolutamente necesario que la carrera sea tan emocionante como el hecho efímero de cruzar la meta.

Puede sonar como un cliché, pero los profesionales realmente se enamoran del proceso.

3.-Los amateurs hacen que los procesos parezcan difíciles, los profesionales hacen que parezcan fáciles

Esta es la “paradoja del esfuerzo”: hay que esforzarse más para que algo parezca fácil.

Los profesionales reconocen que esos desempeños que se ven “elegantes” y sencillos, son solo el resultado de mucho esfuerzo y práctica.

Porque ésta es una verdad que el Universo no esconde nunca: las cosas pequeñas nutren la grandeza.

4.-Los aficionados culpan a los demás, los profesionales se hacen responsables de sus actos

Cuando se produce un fracaso o un error, hay dos tipos de interpretaciones:

  • El amateur mira hacia afuera y los atribuye a mala suerte, circunstancias injustas, alguien que hizo trampa, etc.
  • El profesional mira hacia adentro y reconoce falta de preparación, fallas en la rutina, irregularidades en la intensidad, etc.

Los individuos del primer grupo se estancan y marchitan, los segundos crecen.

Los amateurs atribuyen el éxito a la habilidad y el fracaso a la mala suerte. Los profesionales, por otra parte, también reconocen el papel de la habilidad y la suerte en cada resultado, por eso se enfocan en los factores controlables y crean un entorno en el que es más probable que la fortuna los encuentre.

La responsabilidad personal siempre genera progreso.

5.-Los amateurs son como una luz centelleante, los profesionales son un faro

Muchas personas son capaces de generar ráfagas de energía, sin embargo, pocas consiguen producir flujos constantes, día tras día.

Quienes «resplandecen» intermitentemente pueden llamar la atención, pero las personas que iluminan el entorno con sus actos, son siempre un referente.

A los profesionales les enorgullece “marcar el reloj”, estar allí todos los días. A eso conduce la constancia, sumada a una sólida disciplina y una gran resiliencia.

Como bien lo atestigua la historia de Charles Goodyear:

«Nunca apuestes contra alguien que simplemente sigue apareciendo, una y otra vez.»

6.-Los aficionados realizan cien movimientos mediocres, los profesionales ejecutan uno perfecto

«No temo al hombre que ha practicado 10.000 golpes una vez, más bien a quién ha practicado un golpe 10.000 veces.» (Bruce Lee)

Los profesionales saben que la ventaja principal se alcanza estableciendo las pautas y desenvolviéndose en el juego que dominan.

Por ello son:

  • Conscientes de sí mismos para determinar su ventaja principal.
  • Estratégicos para alinear las situaciones y los eventos a esa ventaja.
  • Despiadados para explotarla.

Se preocupan menos en trabajar sus debilidades y más en aprovechar sus fortalezas.

7.-Los amateurs temen al fracaso, los profesionales lo aceptan

Existe otra evidente paradoja, la del fracaso: en tanto más se falla, más aciertos se consiguen.

Los “tiros a puerta” son necesarios si se quiere marcar, porque de hecho ¡se pierde el 100% de los tiros que no se hacen!

Por esto es cierto que el crecimiento más significativo a menudo proviene de los mayores fracasos.

Los profesionales no aceptan la derrota como algo inevitable, pero tampoco la temen.

Por esto, es bueno recordar siempre que uno es falible y que eventualmente fallará. Luego, hay que abrazar el hecho y fracasar de forma inteligente y rápida.

8.-Los amateurs temen equivocarse, los profesionales lo disfrutan

Ante su propia incompetencia:

  • El amateur se agita para distraerse e ignorar sus falencias.
  • El profesional solicita apoyo para superar debilidades y reorganiza las cosas para evitar exposición.

Los profesionales entrenan sus mentes para aceptar información nueva que conduce a cambios de puntos de vista y mejoras estratégicas.

Ven cada «actualización de software» como una versión que mejora la anterior y no como una incomodidad.

Porque finalmente, son las mentalidades abiertas las que gobiernan el mundo.

9.-Los aficionados son impacientes, los profesionales pacientes

Los amateurs son pacientes con las acciones e impacientes con los resultados, en tanto los profesionales son impacientes con las acciones y pacientes con los resultados.

Los profesionales pueden retrasar las gratificaciones (su baja preferencia temporal les permite actuar a largo plazo de manera más efectiva), pero al mismo tiempo entienden que el futuro se construye a partir de pequeñas acciones diarias.

10.-Los amateurs esperan buenos desenlaces, los profesionales los crean

Los aficionados entran a la arena con los dedos cruzados, mientras que los profesionales lo hacen con un plan. Se dan cuenta que eso que se llama suerte es el resultado grande de miles de acciones pequeñas.

Los profesionales multiplican la suerte.

11.-Los aficionados presionan, los profesionales esperan

Cuando los niveles de tensión y estrés aumentan:

  • El aficionado se siente incómodo y presiona en un esfuerzo por avanzar rápidamente hasta el final.
  • El profesional está cómodo, observa situaciones y oponentes esperando el momento oportuno para actuar y golpear.

El aficionado se mueve constantemente, creyendo que avanzar hacia adelante constituye progreso.

El profesional, en cambio, se mueve lentamente, hace constantes pausas para pensar y actúa en consecuencia.

Esta es la paradoja de la velocidad: hay que reducir el ritmo para acelerar. La lentitud y la velocidad son estados que se trabajan con la misma suavidad.

Conclusión

El desempeño profesional es producto de una mentalidad bien definida de excelencia y distinción. No importa el oficio que se practique, en tanto se lo haga “mejor que nadie”.

Lo anterior responde ciertamente a conocimientos, habilidades y destrezas, pero es un asunto esencialmente relacionado a la ACTITUD. No hay ningún título o diploma que pueda clasificar a alguien como un profesional. Ésta es una distinción que se alcanza a partir de la forma en la que se hacen las cosas. La función define al sujeto, no aplica lo inverso.

«Toda persona que desee triunfar profesionalmente en la vida, debe aspirar a ser “el mejor del mundo en lo que hace”. No el mejor de la empresa, del barrio, de la ciudad o del país, sino el mejor de todos. Éste es un individuo al que el destino le tiende mesa para que se sirva lo que desee.»

DATOS DEL AUTOR.-

Carlos Eduardo Nava Condarco, natural de Bolivia, reside en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, es Administrador de Empresas y Empresario. Actualmente se desempeña como Gerente de su Empresa, Consultor de Estrategia de Negocios y Desarrollo Personal, escritor y Coach de Emprendedores.

Autor del libro: “Emprender es una forma de Vida. Desarrollo de la Conciencia Emprendedora”

WEB: www.elstrategos.com

Mail: carlosnava@elstrategos.com

Facebook: Carlos Nava Condarco – El Strategos

Twitter: @NavaCondarco

Contenido Relacionado:

Asesor y Escritor en Estrategia de Negocios, Apoyo a Emprendedores y Desarrollo Personal. www.elstrategos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *