El cliente no siempre tiene la razón

Un adagio lo suficientemente popular como para convertirse hoy en motivo de discusión dicta: “el cliente siempre tiene la razón” lo cual, si se le analiza desde una perspectiva más objetiva, puede llegar a ponerse en duda. Y es que, si bien es el cliente quien tiene el dinero (fin único de la mayoría de las empresas), no se justificará jamás el hecho de que tome determinadas actitudes y posiciones sobre las que hablaremos a continuación:

  • Entrar a un establecimiento sólo para mirar: Ese tipo de práctica (por cierto muy ligada a lo que es nuestra idiosincrasia) representa tanto para el vendedor como para el establecimiento una significativa pérdida de tiempo, pues usualmente ese tipo de cliente no se limita a la observación, al punto que, llega a ser tan abusivo como para medirse prendas, pedir un gran número de muestras del producto y demás, sin comprar siquiera lo más económico, huyendo del sitio con la frase que les identifica: “ Voy a dar una vueltica y ya vengo”.
  • el cliente no siempre tiene la razón

  • Agresividad para con el vendedor: Muchos clientes suelen desquitarse con quien busca prestar a ellos un buen servicio, tornándose sumamente groseros e intolerantes.
  • Despotismo: Se da producto de la convicción y el estatus de absoluto que se le da a el mencionado refrán, llevando a que el cliente se considere un rey y exija por parte de quien le atiende, la actitud de un esclavo.
  • Incumplimiento de acuerdos pactados: En ocasiones, los clientes separan productos para clientes que prometen volver enseguida, arguyendo alguna razón que les convierte en fortuita la salida del establecimiento, que a fin de cuentas no resulta siendo más que una excusa, una que compromete al cliente y le hace perder su tiempo.

Son muchas otras las razones que nos permiten inferir en que el cliente no siempre tiene la razón y que a pesar de que se debe en todo momento velar por su satisfacción, es menester el tomar cartas en el asunto frente a determinadas circunstancias, buscando ser lo más justo posible.

Importante también, que sabiendo esto, aún siendo vendedores, somos siempre consumidores, clientes y por ende debemos buscar con nuestra actitud a la hora de comprar, expresar aquel trato que nos gustaría recibir, cuando nos convertimos en quien busca prestar un buen servicio.


Artículo escrito por David Barrera

@Davidtiago2 en Twitter David Barrera En Facebook Davidtiago24@gmail.com

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

1 Comentario en este artículo
  1. Adam Reply

    El cliente siempre va a tener la razón excepto cuando deja de ser rentable para la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.