Es necesario estar a gusto dentro del núcleo familiar

En los grupos familiares siempre puede surgir un problema por cualquier tipo de motivo o incluso por la cosa más insignificante que desemboca en disputas mayores, en ocasiones como depresión, estrés y dificultades en el trabajo y escuela. Cuando se producen este tipo de situaciones es muy importante solucionarlo de inmediato para una adecuada convivencia del núcleo familiar y para mantener la unión entre todos los miembros que lo integran.

La característica y requisito  principal para que se solucione cualquier tipo de problema es el respeto y el saber escuchar entre todos los integrantes de la familia. Para conseguir la normalidad en la convivencia familiar se debe encontrar el núcleo del problema y a partir de ahí,  cada uno de los integrantes expone su punto de vista de los hechos de forma educada, sin elevar la voz y sin emplear palabras malsonantes. Una vez que todos expresan su opinión y escuchan la del resto, se propone una solución al tema tratado. Es muy importante la empatía entre ellos y el saber ceder cuando la situación lo requiere para la satisfacción de toda la familia y para una resolución rápida del conflicto.

Hay ocasiones que esta forma de resolver conflictos familiares no produce buenos resultados y resulta necesario que un mediador externo a la familia se haga cargo de la situación. Este mediador está especializado en el ámbito de la psicología, pedagogía y psicoeducación para resolver de manera totalmente confidencial y objetivamente el problema a tratar. El tiempo necesario para su resolución es el necesario en cada caso, sin un tiempo concreto.

Los resultados es el disfrutar de un ambiente agradable, confortable y de confianza entre la familia, fortaleciendo  la unión de los lazos afectivos en el hogar.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.