Saltar al contenido

5 Hábitos que están acabando con tus finanzas personales

el 7 noviembre 2016

Tener un trabajo estable, con horario y salario fijo es una opción reconfortante que te puede ayudar a mantener una estabilidad económica si todavía no te decides a emprender tu propio negocio.

Sin embargo, ¿Qué sucede cuando no podemos llegar a esa estabilidad porque nuestras finanzas personales son un desastre?

En la vida laboral actual, es muy común que el dinero no rinda como queremos. El primer día de depósito solemos sentirnos las personas más ricas del planeta, pero los últimos días de quincena son una catástrofe para muchos, y algo que nos pone a pesar es, ¿Cómo nuestros padres podían mantener a una familia completa con el mismo sueldo y ahorrar al mismo tiempo?

Claro, las épocas son distintas, los precios han aumentado y la generación también ha cambiado. No obstante, tenemos hábitos de consumo muy bien definidos que realmente nos están perjudicando económicamente y que, si seguimos fomentándolos, pueden traer consecuencias más graves.

Hábitos que están acabando con tus finanzas personales

1. Compras a pagos fijos

Las compras a meses sin intereses nunca son una buena opción. En un principio puede ser cómodo dar pequeños pagos cada determinado tiempo y sin pagar intereses, pero cuando éstos incrementan por la compra de más productos, toda tu quincena se puede ir en cubrir la cantidad mínima. Además, entre más meses incluyas para concluir el pago, más te puedes tardar en salir de la deuda. Y cuidado si no los realizas a tiempo, porque ahí si se generarían intereses que encarecerían el valor del producto. Finalmente, ten en cuenta que algunos comercios que manejan el pago a meses sin intereses pueden aumentar el costo del producto según el método de pago, por lo que sería más conveniente hacer el pago de contado.

Si de verdad buscas cómo ahorrar tu dinero, evita realizar este tipo de compras. Considera cuánta sería la cantidad de dinero que tendrías disponible quincenalmente si no tuvieras que realizar estos pagos y en qué podrías invertirlo para mejorar tus finanzas personales.

2. Abuso de la tarjeta de crédito

Muchas personas piensan en la tarjeta de crédito como una extensión de su salario y prácticamente gastan todo lo que reciben en la quincena en liquidar sus deudas. Si comprar a mensualidades sin intereses es una mala idea, tener que pagar todo lo que consumiste en un mes en el próximo corte es aún peor, y si esto no parece riesgoso, hay personas que manejan más de una tarjeta a la vez.

Las tarjetas de crédito son un excelente recurso para salir de una emergencia o para obtener beneficios con tus compras si es que las utilizas de forma inteligente, pero nunca las ocupes como si fueran parte de tu efectivo. Prueba reduciendo su uso por un mes y verás que es una de las mejores ideas para ahorrar dinero.

3. Servicios de transporte privado

La tecnología nos ha proporcionado muy buenas ideas de negocio que actualmente se están convirtiendo parte de nuestro entorno habitual, como el servicio de transporte privado, el cual es una opción conveniente cuando las situaciones lo ameriten, además de ser un servicio de calidad óptima: accesibilidad, comodidad, seguridad y pagos pertinentes.

El problema se presenta cuando su uso ha sobrepasado lo ocasional y pasa a ser la primera opción para transportarse, pues los costos sobrepasan los del servicio público tradicional y es un cargo más que debes cubrir mensualmente en tu tarjeta de crédito.

Si realmente quieres que tu dinero te rinda más allá del final de quincena, opta por servicios que sean más baratos para transportarte a todos lados.

4. Salidas recurrentes entre semana

Considera que, si una salida al cine consume más de lo que tienes asignado para tu presupuesto diario y lo haces en más de una ocasión por semana, no estás llevando un buen control de gastos personales.

Estamos conscientes de que las jornadas laborales pueden ser pesadas para muchos, a tal grado que llegan a producir estrés y ansiedad. Pero existen muchas actividades que no requieren de ingresos para reducir este padecimiento.

5. Compras por impulso

Posiblemente al inicio lo consideres como un producto indispensable para tu vida, pero después de adquirirlo el remordimiento por gastar el dinero que no estaba destinado para eso, aparecerá. Las compras por impulso, dañan gravemente las finanzas personales, porque son gastos que no están contemplados dentro de tu presupuesto e incrementan significativamente las deudas que debes pagar a final de mes.

Compra únicamente las cosas que cubran tus necesidades básicas y espera hasta que existan promociones y descuentos para adquirir aquellos productos secundarios, siempre y cuando tengas la capacidad económica para solventarlos.

«¿Qué sentido tiene trabajar si no puedo darme mis gustos?»

Probablemente te estés preguntando: Si no puedo disfrutar de mi dinero, ¿Entonces para qué trabajo? Claramente puedes darte tus gustos, pero siempre debes tener plena conciencia de cómo esos gastos están afectando tu economía. Se trata de vivir para progresar, no para aparentar. Si eres organizado y disciplinado, seguramente llegarás a ese nivel de vida que quieres darte; mientras tanto, no puedes esperar a ser rico gastando como si ya lo fueras.

Te recomendamos leer ➔ 6 Pasos para Organizar y Mejorar tus Finanzas Personales

Acerca del Autor:
Marco Velasquez

Este articulo fue escrito por Marco Velasquez, SEO en Altura Interactive. Lleva tres años trabajando como SEO y escribiendo sobre Optimización Web, marketing digital, TI y ha participado en diferentes blogs como experto en temas relacionados con tecnología y comercio electrónico. Le gusta la música y el arte.

Puedes seguirlo en Twitter: @markobe88

Contenido Relacionado:

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.