Hablar no es lo mismo que dialogar

¿Te has puesto a pensar en la enorme diferencia que hay entre hablar y dialogar? ¿O piensas que estas dos palabras son sinónimas? Hablar solo implica una expresión verbal de lo que queremos expresar a otras personas, pero en ningún caso implica un entendimiento. Es decir, tu perfectamente puedes hablar con un canadiense en español, así el canadiense no entienda nada de español. ¿No sería mejor que el canadiense pudiese entenderte?

El diálogo, por su parte implica un entendimiento del otr@, un reconocimiento de su diferencia y por tanto, un respeto hacia sus singularidades desde lo material (su aspecto físico) hasta lo inmaterial (sus creencias, cultura, ideología). ¿Y cómo se logra dialogar? Mediante las conversaciones que, en primer lugar nos permiten crear un mundo de posibilidades que antes de ésa conversación era inexistente y, en segundo lugar, estableciendo una danza entre el decir y el escuchar, ambas partes fundamentales de un proceso de comunicación efectivo.

hablar, dialogar
Hablar no es lo mismo que dialogar

Con el diálogo no sólo entendemos lo que nos quieren decir, sino también ponemos en marcha nuestras estructuras mentales de manera que podamos solucionar los conflictos que se nos presentan en el camino. Aquí es importante realizar una distinción de lo qué es el conflicto: el conflicto es una situación que desestabiliza un orden ya concebido, es un encuentro de dos posturas diferentes con respecto a algo. Así por ejemplo, cuando debíamos elegir nuestra profesión, llegamos a la pubertad o elegimos pareja, se dice que entramos en conflicto. El conflicto no es malo, puesto que muchas veces termina en una retroalimentación cultural que engrosa nuestro entendimiento. Ello, sin desconocer que cuando el conflicto no se ve de una manera adecuada, puede terminar con una adjetivización nociva como la que encontramos en “conflicto armado”.

A lo que quiero llegar es que, muchas veces para solucionar un conflicto, hablamos y no dialogamos. Queremos que nos escuchen y nos entiendan, pero no queremos escuchar ni entender. Queremos que l@s otr@s cedan, pero no queremos ceder, puesto que consideramos ello como una derrota y obviamente no queremos perder, queremos ganar, por eso nos aferramos a nuestra posición privándonos de un dialogo sincero, libre y responsable. Por ello, tampoco somos capaces de sacar un aprendizaje de una postura opuesta a la mía: entonces, si yo me cierro en que sólo la primavera es bella, no tendré espacio para disfrutar del calor del verano.

Es mejor escuchar en lugar de “tapar” el entendimiento

¿Quién dice que lo que yo afirmo es lo verdadero y lo del o la otra es lo errado? ¿La racionalidad? ¿El grupo de personas que creen lo mismo que yo? Las verdades absolutas no existen, y a pesar de su inexistencia han causado miles de guerras, muertes y sufrimientos. No seamos parte del problema, DIALOGUEMOS y aceptemos que, aunque l@s demás no compartan mis creencias eso no los hace menos que nosotr@s. Queremos la paz, pero se nos olvida que la paz empieza por la cotidianidad, por no excluir a causa de las diferencias: ¿Cuántas veces has hecho bromas sobre el aspecto físico de alguien? ¿Cuántas veces te has creído con el derecho de juzgar las creencias de otr@s? ¿Cuántas veces has hablado de algo que ni siquiera conoces? ¿Cuántas veces has hecho comentarios pesados sobre personas con diferente identidad sexual?

Dialogar es entender lo divergente, ello no significa que nos dejemos embuir por los pensamientos de l@s demás, ello significa que no tendré sentimientos de superioridad ante lo que se sale de la norma y no sigue el camino que much@s han trazado como correcto. No estamos en la época de la inquisición, estamos en la época en que podemos poner fin a las disquisiciones entre seres humanos, estamos en la época en que podemos ser personas conscientes, fuertes, autónomas, independientes, libres y responsables. ¿Vas a seguir hablando? ¿O prefieres Dialogar?

Con amor…

© Lluvia

Foto Créditos: Foto 1


Artículo escrito por Lluvia

¡Visita www.amanecerbajolalluvia.tk para más contenidos!

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. Joshe! Reply

    Buenas tardes:
    Sin duda es necesario el dialogo en las personas para cada una de sus actividades sea negocios, relaciones humanas, parejas, etc. Sin embargo lo que significa si bien es cierto es llegar a un entendimiento no ceder por medio de la ideología que todo es relativo… El relativismo esta de moda y sinceramente creo que no existe aunque aparenta serlo, y algo es bien absoluto que estas leyendo mi comentario, eso si que es absoluto. El dialogo es importante para llegar a una conclusión correcta en base a los criterios concretos y objetivos pero hay gente en el mundo que son realmente necias que no entienden o disciernen entre lo bueno y lo malo por que no han llegado a un estado de madurez y sabiduria… que vamos hacer que dejarlos en su ignorancia y necedad.

  2. Lluvia Reply

    Buenas noches Joshe!

    Primero que nada, es mi deseo agradecerte por participar en este tema el día de hoy. No se trata de relativizar todo, los seres humanos necesitamos crear acuerdos para poder convivir; reconocer las diferencias de l@s otr@s no es relativizar, es entender que así como yo tengo el derecho de ser únic@ y elegir, l@s demás también lo tienen.

    El relativismo existe para quien lo vive mi amigo. El relativismo plantea que lo que se considera como “verdad” (por decirlo de alguna manera) está supeditado a un contexto, a un sujeto. Y mira que no son las mismas formas de pensar y ver el mundo de un latinoamericano y un europeo, de un religioso y un ateo, de una persona letrada y de alguien que a duras penas ha aprendido a leer. Por tanto, el relativismo no se refiere a que “todo es válido”, se refiere más bien a que algo es considerado como “verdad” si un grupo de personas le comparten, creen y defienden (convenciones).

    Ahora, lo que plantea el objetivismo es que la “verdad” es ajena al sujeto, entonces me gustaría preguntarte, ¿cómo hablar de este tipo de “verdades” si quienes las producen son sujetos? ¿No sería entonces esto una contrareidad?

    Es absoluto que leí tu mensaje amigo, pero el relativismo tiene un espectro más amplio que te invito a conocer. De igual manera, no podemos llamarle relativismo a reconocer las diferencias de l@s demás, ello simplemente es un acto de tolerancia y aceptación.

    Y bueno, si existen personas necias e inmaduras, nosotr@s debemos aprender de ello y reconocer su situación, en esos casos es en donde somos l@s llamad@s a entablar dialogo, reconociendo estas limitaciones y siendo asertivos con nuestras acciones.

    Que una lluvia de éxito caiga sobre tu vida.
    Lluvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.