Herramientas estadísticas básicas para el mejoramiento de la calidad

Los métodos estadísticos son herramientas eficaces para mejorar el proceso de producción y reducir sus defectos. Sin embargo, se debe tener en cuenta que las herramientas estadísticas son precisamente herramientas: no servirían si se usan inadecuadamente.

Con frecuencia se intenta reducir los defectos de producción remontándose directamente a la causa del defecto. Ese es un enfoque directo y, a primera vista, parece que es eficiente. Pero, en la mayoría de los casos, las causas encontradas por medio de ese enfoque no son las verdaderas. Si se aplican soluciones a los defectos basándose en el conocimiento de esas causas falsas, el intento puede no tener resultados y el esfuerzo se perderá. El primer paso para encontrar la verdadera causa es una observación cuidadosa del fenómeno del defecto. Luego de esa observación cuidadosa, la verdadera causa será evidente. Las herramientas estadísticas dan objetividad y precisión a las observaciones.

Las premisas de la manera de pensar estadística son:

  1. Dé mayor importancia a los hechos que a los conceptos abstractos.
  2. No exprese los hechos en términos de sentimiento o de ideas. Utilice cifras derivadas de los resultados específicos de la observación.
  3. Los resultados de las observaciones, acompañados como están por el error y la variación, son parte de un todo oculto. Encontrar ese todo oculto es la finalidad última de la observación.
  4. Acepte como información confiable, la distribución normal que aparece cuando hay un gran número de observaciones.

En primer lugar, se debe reconocer la imperfección del reconocimiento humano. Después debe entenderse que el reconocimiento actual no es más que la base para nuevas hipótesis. Sabiendo esto, los métodos de pensamiento mencionados antes pueden ser útiles para profundizar nuestro entendimiento del proceso de producción y de las formas de mejorarlo.

Como recoger datos

Establezca objetivos claros.

La información es una guía para nuestras acciones. A partir de la información conocemos los hechos pertinentes y adoptamos acciones apropiadas basadas en esos hechos. Antes de recoger la información, es importante determinar qué se va a hacer con ella.

En una fábrica constructora de máquinas, se le hace un muestreo de inspección de calidad a cierto tipo de accesorio comprado a un proveedor. Se dio el caso de que un lote que debería haberse rechazado se aceptó como excepción especial, para poder cumplir el programa de producción. Sin embargo, no se hizo nada especial respecto al lote que había sido aceptado. Esto quiere decir que tanto los lotes que se ajustaban a las especificaciones como aquellos que no se ajustaban pasaron al proceso siguiente. En realidad, estos datos se estaban obteniendo para determinar la aceptabilidad de los lotes, pero no se usaron para nada.

En el control de calidad, los objetivos de la recolección de información son:

  1. El control y el monitoreo del proceso de producción.
  2. El análisis de lo que no se ajusta a las normas.
  3. La inspección.

Cualquier recolección de información ha de tener un propósito específico y ser seguida por acciones.

¿Cuál es su propósito?

Una vez que se define el objetivo de la recolección de información, también se determinan los tipos de comparación que se necesitan, y esto a su vez identifica el tipo de datos que se deben recoger. Por ejemplo, suponga que hay una pregunta respecto a la variación en una característica de calidad de un producto. Si solamente se recoge un dato cada día, será imposible determinar la variación ese día. O, si usted quiere saber por qué resultan productos defectuosos hechos por dos trabajadores diferentes, es necesario tomar las muestras separadamente para poder comparar el desempeño de cada uno de ellos. Si la comparación entre ellos muestra una clara diferencia, una medida remedial que elimine la diferencia entre los trabajadores reducirá también la variación en el proceso.

Esta división de un grupo en varios subgrupos con base en ciertos factores, se llama estratificación. La estratificación es muy importante, y es necesario que su aplicación se convierta en un hábito de pensamiento en todo tipo de situaciones.

Suponga que usted quiere saber la relación entre la calidad de un ingrediente y la dureza del producto. En un caso como éste, cuando usted quiere saber si hay una relación entre los valores de dos características, los datos tienen que estar por pares. Si los datos se recogen por pares, se pueden analizar usando un diagrama de dispersión.

¿Son confiables las mediciones?

Incluso si las muestras se han seleccionado adecuadamente, se hará un juicio erróneo si las mediciones no son confiables. Por ejemplo, las inspecciones hechas por cierto inspector mostraron que una fracción de productos defectuosos era muy diferente de las demás, y un examen cuidadoso mostró más tarde que un instrumento de medición se había descompuesto.

En el caso de mediciones sensoriales, tales como la inspección visual, las diferencias debidas a los inspectores individuales son comunes. Este hecho debe tenerse en cuenta cuando se recoge y se analizan datos.

Establezca formas apropiadas de recoger los datos

Una vez que se han recogido los datos, diferentes clases de métodos estadísticos pueden ser utilizados para analizarlos, de modo que se conviertan en fuente de información. Cuando se recogen datos, es importante organizarlos adecuadamente para facilitar su procesamiento posterior. En primer lugar, el origen de los datos debe registrarse claramente. Los datos cuyo origen no se conoce con claridad se convierten en información inútil. Con frecuencia, se obtiene poca información útil a pesar de haber gastado una semana reuniendo datos sobre alguna característica de calidad, debido a que las personas olvidaron en qué días de la semana se recogieron los datos, qué máquinas hicieron el proceso, quienes fueron los trabajadores, qué lotes de materiales se usaron, y así sucesivamente.

En segundo lugar, los datos deben registrarse de tal manera que puedan utilizarse fácilmente. Por el hecho de que con frecuencia los datos se utilizan posteriormente para cálculos estadísticos, tales como promedios y rangos, es mejor registrarlos de tal manera que estos cálculos se faciliten. Por ejemplo, los datos sobre 100 piezas, obtenidos haciendo mediciones cuatro veces al día (a las 9:00, 11:00, y 4:00) durante 25 días, normalmente se registran en una hoja de datos, como la que se muestra en la tabla 1.1, en la cual la hora se organiza horizontalmente y los días verticalmente. De esta manera, los cálculos diarios pueden hacerse marcando los números en cada renglón, y los cálculos para las horas pueden hacerse dentro de cada columna. Cuando se necesita registrar datos de manera continua se recomienda preparar formatos para su registro.

Fecha Hora
9 a.m. 11 a.m. 2 p.m. 4 p.m.
Febrero 1 12.3 11.5 13.2 14.2
Febrero 2 13.2 12.5 14.0 14.0
Febrero 3 ……………… …………….. ……………… ……………..

Tabla 1.1 Un ejemplo de una hoja de datos.

Nota: Para complementar la información de este articulo les recomiendo descargar el siguiente documento: click para descargar documento Herramientas Estadísticas Básicas


Artículo escrito por Javier Diaz

Soy un Joven emprendedor apasionado por la tecnología, la educación y los negocios. Blogger en Negocios y Emprendimiento, creador de Emprendices, Co-fundador de Net Masters y Docente de Emprendimiento.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.