Historia de un CEO

Me encontré con un CEO famoso, nos sentamos a conversar de su éxito y de cómo logro construir su organización.

Para empezar éste CEO nació en una pocilga, rodeado de animales, su primera cuna fue el pesebre, las primeras personas que lo visitaron fueron pastores, cuando tenía dos años y en la casa de sus padres fui visto por unos científicos del Oriente ellos le llevaron algunos presentes como “oro, incienso y mirra”.

A la edad de 12 años se quedó conversando en el templo y, los maestros de la ley se quedaron admirados por la sabiduría que tenía a temprana edad. A los treinta años empieza a formar su grupo al principio tenía 70 seguidores luego, de esos 70 elige a 12 a quienes llamo apóstoles los demás no dejaron de seguirle.

La primera pregunta que le hice fue ¿Por qué lo hizo? y me contesto por amor.

Veo que la gente necesita ser amada por eso empecé a enseñar y a capacitar, necesitaba dejar mi legado, cuando trabaje con los doce (aunque uno me fallo) lo primero que les enseñe era que deben amar a Dios, a la gente, a su enemigo, a su prójimo y a sí mismos; con el amor parte todo, sin amor no puedes hacer las cosas, no puedes conseguir lo que te propongas, sin amor la gente no te sigue pues ellos se dan cuenta cuando eres falso; el amor te hace ser directo, te hace poner límites.

Historia de un CEO

Es una premisa interesante lo que acabas de decir. Cuando te retaban ¿Cómo reaccionabas?

Bueno lo primero que hacía era ver quien lo decía, por lo general casi siempre eran los tradicionalistas o aquellos que no hacían lo que decían. Cierto día me llevaron a una mujer que había sido sorprendida en adulterio lo primero que me pregunte fue ¿Por qué no me trajeron también al hombre? pues en nuestras leyes a ambos se les debe de condenar por haber sido sorprendidos en el adulterio, pero me trajeron solo a la mujer, yo me ríe, me agache, escribí algunas cosas en la tierra y les dije que si ellos eran libre de pecado que le apedreen y aquellos hombres se fueron. La mujer converso conmigo y le dije que se vaya y no peque más.

Por ahí me contaron que los niños te seguían, debes tener amor hacia ellos.

Sabes que sí, debemos ser como ellos, amar como ellos lo hacen, vivir como ellos. Cuando crecemos la mayoría se complica cuando se trata de relacionarse con otro ser humano o cuando se trata de perdonar o de divertirse o de descansar o del disfrute del hoy o de confiar. En nuestro proceso de crecimiento hemos sido heridos por algunas personas, esto hace que desconfiemos de los que realmente quieren nuestro bien, los niños no, ellos en el proceso del juego se lastiman, lloran y siguen jugando, los padres son los que pierden la amistad. Vivimos con muchas culpas y los niños no lo hacen.

¿Cómo fue trabajar con los 12?

Fue un reto muy lindo, los 12 eran diferentes en todo, los 12 solo tenían educación primaria y la gente no daba medio centavo por ellos pues unos eran pescadores y cobradores de impuestos (y en ese tiempo un pescador y un cobrado de impuesto tenía su ingreso económico bueno pero era considerado lo peor de la sociedad). Al final del día fueron reconocidos como los que estuvieron y compartieron conmigo, pues se admiraban de lo que enseñaban y de cómo vivían. Yo conviví con ellos durante tres años, en ese tiempo pude conocer sus debilidades y fortalezas pero como buen líder me enfoque más en sus fortalezas y trabaje en eso y hacemos un gran mal cuando nos enfocamos más en las debilidades que en las fortalezas pues todo el mundo tiene algo bueno para aportar.

Bueno es parte de la charla que tuve con ÉL, otro día les comparto el resto de la conversación.

Escrito por Oscar Quezada Vargas

Saludos Cordiales
Oscar Quezada
Coach y Consultor
InnCom


Artículo escrito por Admin

El objetivo de esta comunidad es permitir a emprendedores compartir sus ideas y experiencias para juntos aprender y emprender.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.