La ambición

La ambición te impulsa a realizar una gran cantidad de acciones que te permiten cumplir diversos propósitos. Una ambición de progresar es tu derecho legítimo a una vida mejor.

¿Es buena o mala la ambición? En general es buena porque si no tienes ambición significa que tu autoestima está baja y que vivir bajo cualquier circunstancia te es indiferente, lo cual no sucede en la mayoría de las personas, necesitas la ambición para conseguir un empleo, graduarte como médico, aprender otro idioma, mejorar tus ingresos, etc. Si tienes una gran ambición necesitas mejorar varios aspectos de tu vida, por eso es positiva, a continuación se mencionan algunas ventajas:

  • Te ayuda a poner orden a tu vida para lograr un propósito:

Imagina que tienes el deseo de conseguir la libertad financiera, para ello deberás comprender los fundamentos de la riqueza, descubrir qué acciones te llevarán a conseguir más dinero y construir una mentalidad de prosperidad, todos estos principios puedes encontrarlos en el libro los principios maravillosos de La Riqueza, ahí tendrás muy claro los pasos que necesitas aplicar a fin de ordenar por completo tu vida para crear una nueva realidad, así que la ambición te impulsa a organizar tus acciones, sabes que lo que hiciste en el pasado tenía algunas fallas y estás dispuesto a corregirlas.

  • Basado en tus sueños deberás usar la creatividad:

Si estás satisfecho y no aspiras a nada más en tu vida, entonces tus días serán rutinarios, el área de la creatividad se volverá “nido de arañas”, todo lo contrario ocurre cuando tienes la ambición de un sueño, estarás pensando continuamente respecto a la forma de subir los escalones que te permitan estar en el punto más alto.

  • Mejorarás tus capacidades:

Si de verdad tienes la ambición de una meta, solo hay un camino para lograrlo, deberás mejorar tus capacidades, ya sean las profesionales, habilidades de comunicación, aprender a ejercer el Poder de Influencia, aprender a asumir riesgos, volverte un líder indispensable, etc. Esas capacidades no se mejoran por sí solas, sino que necesitas esforzarte mucho para conseguirlo, por eso, cuando tienes ambición nunca dejarás de aprender.

  • Aprendes a valorar las cosas:

Aquellos que no tienen ambición y no han logrado grandes propósitos tienden a no valorar el éxito y buscan de alguna manera quitarle méritos a los triunfos, mientras que cuando tú tienes ambición y te esfuerzas en cumplir tus propósitos, sabes que nada es gratis en la vida y te satisface obtener buenos resultados, porque estás consciente que lo mereces.

  • Necesitas objetivos:

Cualquier ambición que tengas necesita objetivos para cumplirse, quizás al inicio solo lo hagas de una manera informal, pero lo más seguro sientas la necesidad de organizar efectivamente tus acciones, por eso la ambición es muy favorable para tu crecimiento personal.

  • Te sientes motivado:

Si tienes una gran ambición, te motivas por cumplir ese sueño, existe una fuerza muy grande que te mantiene en el camino, sabes que de un momento a otro cumplirás tus propósitos.

Situaciones en las que la ambición se vuelve negativa: Cuando la ambición es desmedida, entonces la podemos llamar avaricia, donde estás dispuesto a violentar valores y principios con tan de satisfacer tus deseos, en ese caso sí es negativo, por ejemplo si usas medios ilícitos para cumplir tu ambición, eso es incorrecto, tal y como sucede con las personas que trafican drogas o quienes evaden impuestos, así como aquellos que caen en el soborno, etc. Ese tipo de conductas son inaceptables, porque existen rutas completamente limpias, legales y beneficiosas para todos donde tu ambición puede ser realidad.


Artículo escrito por josefinabenezda

Estudiosa apasionada de los misterios de la creación del universo.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. Reinaldo Aguilar Soto Reply

    excelente, todo lo que he leido siempre me ha parecido interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.