La formación bonificada: una clave para el emprendimiento

Cada vez son más las empresas que deciden ayudar a sus empleados a formarse, bien sea a través de cursos que se imparten en la propia empresa, destinando a éstos una pequeña parte de la jornada laboral y otra parte del tiempo libre del trabajador en cuestión, por ejemplo, comenzando antes su jornada laboral o finalizándola más tarde, o bien, a través de cursos online que estos pueden realizar cómodamente desde casa cuando les resulte más conveniente.

Todas las empresas que cumplan un mínimo de requisitos (los detallaremos a continuación) pueden beneficiarse de la formación bonificada. El hecho de que los trabajadores estén bien formados en su trabajo va ha aumentar la productividad y probablemente la motivación del trabajador en la empresa.

Requisitos de las empresas para solicitar ésta formación:

  • Tienen derecho a acogerse todas las empresas que tengan centros de trabajo en el territorio del Estado español, cualquiera que sea su tamaño o ubicación.
  • Que desarrollen formación para sus trabajadores.
  • Que coticen por la contingencia de Formación Profesional a la Seguridad Social.
  • Estar al corriente en los pagos a la Seguridad Social y Hacienda.
  • Haber efectuado el pago del curso según la tarifa que recoge el catálogo de cursos y forma de pago y siempre antes de realizar la bonificación.
  • Seguir las instrucciones necesarias que le haremos llegar a la finalización del curso, para presentar los Seguros Sociales aplicando la bonificación y la forma correcta de contabilizar el gasto por formación continua.

Toda empresa con trabajadores por cuenta ajena a su cargo dispone como mínimo de un crédito formativo de 420€ anuales.

Pero no solo las empresas pueden beneficiarse de la formación bonificada, también pueden hacerlo las asociaciones, fundaciones y ONG´s también tienen derecho a percibir ayudas económicas para la formación de los trabajadores que tengan contratados.

Requisitos del trabajador para solicitar ésta formación:

– Estar dado de alta en el Régimen General de la Seguridad Social (trabajadores por cuenta ajena).

En cuanto a los trabajadores autónomos, éstos no pueden beneficiarse de este tipo de formación bonificada, pero si que pueden  beneficiarse sus trabajadores.

Es importante que las empresas traten de motivar a sus trabajadores, un buen ambiente de trabajo favorece la productividad y las relaciones interpersonales de los miembros de la empresa, y esto a la larga también va a favorecer a la empresa.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.