La Inteligencia Artificial no se olvida del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer, al ser una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales, pasa por diferentes etapas de evolución, que van minando la capacidad de autosuficiencia, locomoción y psicológica del enfermo hasta anularlas casi por completo. Es por ello, que mientras sea posible, es vital que el enfermo disponga de su propia autosuficiencia, dejándole participar en todas las actividades posibles así como pasear solo con independencia de movimiento.

Dado que la evolución de la enfermedad es algo propio a cada persona afectada, es imposible delimitar con exactitud, cómo de avanzada está. Este hecho se enfrenta directamente con el de dotar de autonomía a los enfermos ya que en cualquier momento, pueden sufrir desorientación y/o pérdida de memoria suficiente como para no reconocer el lugar donde se encuentran o no recordar el camino de vuelta, dejándolos desamparados y en una situación peligrosa.

Las últimas aportaciones tecnológicas para el Alzheimer están basadas en la inteligencia artificial. Una de ellas es un proyecto de una empresa andaluza que mediante mapas cerebrales digitalizados e inteligencia artificial para interpretarlos, pretende conseguir un método de diagnóstico precoz que ayudaría en gran medida a su tratamiento. Para ello, el sistema denominado “e-BA”(‘Electronic Brain Knowledge Access’) utiliza la inteligencia artificial que a su vez se nutre de una gran base de datos con artículos y estudios previos así como esquemas cerebrales tanto de cerebros sanos como afectados por la enfermedad.

Si se comienza a tratar la enfermedad con un diagnóstico precoz de la misma, el efecto del tratamiento será el máximo, lo que ayudaría en gran medida a ralentizar sus efectos y por tanto, alargar la autonomía del paciente. Así mismo, la información recogida tanto para el desarrollo de esta herramienta, como el que sea aportado en su utilización, servirá como base formativa e informativa para médicos, personal sanitario, cuidadores y familiares de enfermos.

A esta aplicación, se le unen otras relacionadas como el algoritmo de interpretación de imágenes cerebrales desarrollado por investigadores de la Universidad de Granada que cuenta con un 95% de precisión. Con este sistema inteligente, se ha conseguido unificar el criterio de diagnósticointerpretando datos de imágenes cerebrales tomadas mediante técnicas de tomografía computerizada, tras la administración de un radiofármaco al paciente por vía intravenosa.  Otra metodología muy eficaz para la detección y diagnóstico precoz de la enfermedad.

Otra aplicación de las nuevas tecnologías mediante inteligencia artificial, es el Sistema de Monitorización de Alertas Personales (SIMAP), un brazalete con GPS integrado y una aplicación deinteligencia artificial, que mantiene localizado al enfermo constantemente, detectando si éste sale del perímetro configurado para su zona de paseo, alertando en tal caso con una llamada telefónica a la central telefónica especializada para que contacte con la familia o con el cuerpo sanitario necesario si la integridad física del enfermo se encuentra en peligro o si éste se ha alejado demasiado de su domicilio.

El brazalete tiene un sistema de localización por satélite (GPS), que posiciona al enfermo en todo momento, un emisor-receptor de datos GSM-GPRS con transmisión de voz y datos y un programa informático inteligente de detección y alerta. A su vez, consta de un teléfono móvil para contactar con el enfermo mediante el dispositivo manos libres de su pulsera.

En caso de emergencia, sin necesidad de la interactuación del enfermo, se envían los datos personales, de localización, historial médico y constantes en ese momento del enfermo para la evaluación del personal sanitario, que decidirá ponerse en contacto con él o enviarle una ambulancia según la emergencia ocurrida.

Una posible evolución del sistema comentado, podría ser la integración de planes de emergencia para ayuda a la toma de decisiones en caso de emergencia, de modo que mientras se efectúa el aviso correspondiente enviando todos los datos necesarios del enfermo, a su vez, se analicen, estudien y procesen estos mismos datos por parte del sistema, para ofrecer a su vez al personal cualificado, un posible plan de gestión de la emergencia que ayudaría a la rapidez de reacción ante cualquier alerta. Esta tecnología se denomina Smart Process Management y daría un valor añadido al sistema existente.

Referencias:

Javier Muñoz García – Ligero Consultor de IActive


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.