La Programación Neurolingüistica (PNL) para el Coaching Eficaz

RELACIÓN ENTRE LA PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜISTICA (PNL) Y EL COACHING

Por: Reyna Gabriela Martínez Bautista

El término inglés “coach” procede de la palabra inglesa medieval coche, que significaba vagón o carruaje; de hecho, la palabra sigue transmitiendo ese mismo significado en nuestros días. Un “coach” es literalmente un vehículo que lleva a una persona o a un grupo de personas de un origen a un destino deseado. En el ámbito educativo, la noción del coaching, formación o instrucción, proviene del concepto de instructor que “traslada” o “transporta” al alumno a través de sus exámenes.

La revolución del coaching. A partir de los años ochenta la noción del coaching ha ido adquiriendo un significado más generalizado y extenso. Debido a que el coaching es más centrado, contextualizado y personalizado la relación coste/eficacia del coaching para producir un cambio autentico suele ser más atractiva que las de los métodos tradicionales de formación.

Las cuestiones habituales a las que se enfrenta el coaching para ejecutivos implican las que sean necesarias para alcanzar los objetivos deseados en áreas clave del negocio o la empresa, como pueden ser:

  • Generar posibilidades.
  • Tomar opciones.
  • Marcar expectativas (propias o ajenas).
  • Comunicar con claridad.
  • Gestionar el tiempo.
  • Aprender de los errores pasados.
  • Resolver problemas.
  • Mejorar las relaciones en el trabajo.
  • Gestionar hacia arriba y hacia abajo.
  • Equilibrar vida privada con vida profesional.

La Programación Neurolingüistica (PNL) para el Coaching Eficaz

PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA (PNL) Y COACHING

Las técnicas y métodos proceden en gran medida del campo de la programación neurolingüística o (PNL). Las habilidades y herramientas de la PNL tienen una adecuación óptima para promover el coaching eficaz. Las habilidades, herramientas y técnicas comunes a la PNL, capaces de dar apoyo a un coaching eficaz, incluyen el establecimiento de resultados deseados y de objetivos bien definidos, la gestión de estados internos, el cambio entre posiciones perceptivas, la identificación de momentos de excelencia, la cartografía cruzada de recursos y el aporte de realimentación (intercambios, interacciones) altamente cualificados.

Por ejemplo, hay personas (particularmente las no anglófonas por origen) a las que los patrones de El poder de la palabra les parecen útiles y poderosos, aunque al mismo tiempo les resultan a veces complejos y algo confusos. Hay incluso practicantes” de PNL (algunos con muchos años de experiencia) que no siempre tienen claro cómo encajan estos patrones con otros conceptos de la PNL. La esencia de la Programación Neurolingüística estriba en que el funcionamiento de nuestro sistema nervioso («neuro») está íntimamente vinculado a la capacidad para el lenguaje («lingüística»). Las estrategias («programas») a través de las que nos organizamos y conducimos nuestro comportamiento están construidas sobre patrones neurológicos y verbales.

LA MAGIA DEL LENGUAJE

El lenguaje constituye uno de los componentes fundamentales a partir de los cuales construimos nuestros modelos mentales del mundo, y puede ejercer una tremenda influencia sobre el modo en que percibimos la realidad y respondemos ante ella. Trata del poder benéfico o perjudicial de las palabras y de las distinciones que determinan el tipo de impacto que esas palabras van a tener, así como de los patrones de lenguaje a través de los cuales podemos transformar afirmaciones perjudiciales en declaraciones positivas.

Las palabras habladas son los símbolos de la experiencia mental, mientras que las palabras escritas lo son de las palabras habladas. Del mismo modo que no todos los hombres tienen la misma escritura, tampoco tienen los mismos sonidos hablados. Sin embargo, las experiencias mentales que ambas expresiones directamente simbolizan son las mismas para todos, del mismo modo que lo son todas las cosas de las cuales nuestras experiencias son imágenes.

El sistema nervioso, responsable del sistema representacional del lenguaje, es el mismo sistema nervioso por medio del cual los humanos producimos todos y cada uno de los diferentes modelos del mundo (visual, kinestésico, etc.). En cada uno de ambos sistemas actúan los mismos principios estructurales.

Una de las creencias fundamentales en la PNL consiste en que, dada una misma realidad, si enriqueces o expandes tu mapa del mundo podrás percibir más opciones disponibles. Como resultado de ello, actuarás con más eficacia y mayor sabiduría, sea lo que sea lo que estés haciendo. Una de las misiones prioritarias de la PNL consiste en crear herramientas (como los patrones de El poder de la palabra) que ayuden a las personas a ampliar y enriquecer sus mapas internos de la realidad. Según la PNL, cuanto más extenso y rico sea tu mapa del mundo, más posibilidades tendrás para manejar los retos que la realidad te plantee.

El coaching ha surgido como una necesidad cada vez más demandada por los líderes y los demás miembros de la organización. El coaching representa un cambio fundamental en la manera de pensar, y conlleva un discurso que incluye conocimientos y saberes anteriores, por lo que tiene un carácter multidisciplinar, ya que se basa en aportaciones principalmente de la sociología, así como de otras ciencias sociales, se ha revelado como la herramienta adecuada demandada por los directivos para abordar situaciones de incertidumbre, miedo, falta de compromiso, riesgo, estrés, etc.

Los conocimientos y técnicas de aplicación en el proceso, son una base importante al suponer herramientas en las que se apoya el coach para liberar el potencial del coachee y llevarlo a su mejor nivel de resultados. Algunos modelos actuales relevantes en la práctica del coaching, cuyo objetivo es clarificar el proceso interventivo del coach a través de distintas metodologías y enfoques, con objeto de descubrir mejor su funcionamiento y efectividad.

Cuatro modelos

El modelo de consultoría de Saporito, y el formativo de Kirpatrick, están más enfocados al ejecutivo en cuanto a su desempeño, contexto interpersonal, organizacional, cultural, y a los objetivos de sus negocios en la organización. Es decir, el coach aborda los problemas conociendo primero el entorno en el que se mueve el ejecutivo, para así poder definir su plan de desarrollo.

Los modelos de Passmore y Kilburg, tienen un enfoque fundamentalmente psicológico, porque se centran en el individuo y en sus problemas, obviando la perspectiva empresarial. En este caso, estos modelos podrían llegar a convertirse en asesoramientos psicológicos para el desarrollo de competencias. Si los ocho componentes claves para desarrollar una buena intervención de coaching están presentes en suficientes cantidades, el coaching permitiría al cliente llevar a cabo parte o todas las metas establecidas en el acuerdo original. De lo contrario, pueden darse situaciones problemáticas que inhiban la adherencia al éxito del coaching ejecutivo.

VALORES Y CRITERIOS

Los modelos y procesos de PNL, como los que el poder de la palabra representa, fueron desarrollados con el objetivo de explorar y descubrir «cómo» simbolizamos, significamos o representamos los datos empíricos, cómo interpretamos esos datos y les damos un significado interno en nuestros mapas mentales del mundo, es decir, cómo construimos a partir de ellos un «sentido». Desde la perspectiva de la PNL, el significado es una función de la relación entre «mapa y territorio».

Uno de los principios fundamentales de la PNL consiste en que, para el receptor, el significado de toda comunicación consiste en la respuesta que suscita en él, sea cual fuere la intención del comunicador.

A modo de exploración de tus propios valores, considera por un momento cómo responderías a las siguientes preguntas:

En líneas generales, ¿qué es lo que te motiva?, ¿qué es lo más importante para ti?, ¿qué te mueve a la acción?, ¿qué te saca de la cama por la mañana?

Entre las respuestas posibles podrían contarse:

  • Éxito
  • Elogio
  • Reconocimiento
  • Responsabilidad
  • Placer
  • Amor y aceptación
  • Logro
  • Creatividad

VALORES Y MOTIVACIÓN

Según el diccionario Webster’s, los valores son (principios, cualidades o entidades que resultan intrínsecamente valiosos o deseables). En su origen, el término (valor) se refería a “la valía de algo”, sobre todo en términos del sentido económico de intercambio comercial. Bajo la influencia de filósofos como Friedrich Nietzsche, el uso del término se amplió en el siglo XIX hasta incluir una interpretación más filosófica. Estos filósofos acuñaron el término axiología del griego axios o (valioso) para referirse al estudio de los valores.

Los valores de la persona también moldearán el modo en el que (puntuará) o atribuirá significado a su propia percepción concreta. Así pues, los valores constituyen la base de la motivación y de la persuasión, actuando a modo de poderoso filtro de percepción. Cuando conseguimos conectar nuestros planes y objetivos futuros con nuestros valores y criterios fundamentales, esos objetivos se vuelven mucho más incitadores. Todos los patrones del poder de la palabra giran en torno a una utilización del lenguaje destinada a vincular diversos aspectos de nuestra experiencia y nuestros mapas del mundo con nuestros valores fundamentales.

Los principios y patrones de El poder de la palabra pueden ser utilizados de varios modos para ayudar a resolver cuestiones y problemas relacionados con los valores y los criterios:

  1. “Encadenando” criterios y valores por medio de su redefinición.
  2. Fragmentando hacia abajo para definir “equivalencias de criterio”.
  3. Fragmentando hacia arriba para identificar y utilizar “jerarquías” de valores y criterios.

HERRAMIENTAS PARA EL COACHING:

ESTABLECIMIENTO DE OBJETIVOS

Una de las habilidades más importantes del coaching consiste en ayudar a definir a los demás a definir y consolidar objetivos, más que hacia los problemas, las metodologías del coaching se enfocan hacia las soluciones y se orientan hacia los resultados, sin duda, en ausencia de un objetivo, no es posible establecer ningún sistema de recompensas o retroalimentación.

Los objetivos constituyen una característica básica de las técnicas, las estrategias y las intervenciones de la programación neurolingüística. Se ha dicho que “si no quieres nada, la PNL no es para ti”.

DEFINICIÓN DE OBJETIVOS:

Los objetivos suelen establecerse con relación a un estado o a un estado problemático actuales. Supongamos, por ejemplo, que una persona tiene un problema de “miedo a hablar en público”. La forma más sencilla (aunque a menudo la más difícil) de fijar el objetivo consiste en definirlo mediante la negación del estado problemático. Si este estado problemático incluye el “miedo a hablar en público”, el cliente puede inicialmente definir su objetivo como “quiero dejar de tener miedo a hablar ante un grupo de personas”. Si bien esta es sin duda una forma corriente de definir objetivos, y puede ser sin duda un buen punto de partida, el problema sigue siendo que esta estrategia no responde a la pregunta de ¿Qué es lo que quieres?, bien al contrario, constituye una declaración de lo que la persona no quiere y, por consiguiente, nunca puede ser un verdadero objetivo.

El segundo método corriente para fijar objetivos consiste en definirlos como la polaridad o lo opuesto al estado problemático. En el caso del “miedo a hablar en público”, el cliente podría decir: “Quiero sentir seguridad en mí mismo al hablar ante un grupo de personas”. Esta sigue siendo una estrategia lógica, que sin duda ayuda a la persona a enfocar su atención en un lugar distinto al problema situación, pero que también puede crear polaridades y conflictos internos.

Al comparar con el estado problemático, fija una referencia constante. Recordemos que en palabras de Albert Einstein “Nuestra forma de pensar crea problemas que la misma modalidad de pensamiento no puede resolver”. En un mismo nivel de pensamiento, toda polaridad se define como su opuesto.

El tercer tipo de proceso implica la utilización de una referencia externa, o un modelo de referencia, como medio para definir el estado deseado. En la planificación y el desarrollo de una organización, esta estrategia es conocida como “marcación de hitos”.

El caso del problema de hablar en público, la persona puede fijarse este hito, diciendo, por ejemplo, “Quiero hablar a un grupo como lo aria Martin Luther King”. Eso presenta algunas ventajas sobre la simple negociación y la polarización, en la medida en que proporciona una referencia concreta con la que poder comparar, y ayuda a dirigir la atención lejos del estado problemático.

Una de las dificultades que presenta es que fija objetivos que no están al alcance de la mano, por lo que puede resultar difícil identificarse con ellos. Por otro lado, está claro que puede conducir a falsas expectativas, o a crear la clase de incongruencia y falta de sinceridad que nace de la imitación, además de comparaciones negativas y sensación de fracaso.

La cuarta etapa para definir objetivos consiste en utilizar características clave que definan la estructura del estado deseado. Estas cualidades pueden encontrarse en uno mismo o en modelos clave de referencia. Con relación al tema de hablar en público, eso podría implicar algún razonamiento parecido a “Quiero personificar cualidades de maestría tales como flexibilidad, congruencia, integridad, etc., cuando este hablando ante un grupo de personas”. En este caso se trata de un enfoque esencialmente deductivo, que implica la manifestación de características y principios de un nivel superior, dentro de situaciones concretas.

Todas las investigaciones y teorías del coaching en las organizaciones dependen del tipo de cultura organizacional o entorno en que se desenvuelva el ejecutivo, es fundamental para una efectiva intervención que demuestre la eficacia del coaching en las organizaciones.

La mayoría de las investigaciones hacen referencia a la necesidad de tener amplios conocimientos y experiencia en la aplicación de intervenciones sobre el cambio de comportamiento de los ejecutivos, el coaching va relacionado al liderazgo, pues es fundamental para que el coachee fortalezca sus habilidades y lo lleven a un nivel más alto. De esta forma, se podrán obtener mejores resultados y evaluar con más fiabilidad la eficacia de los procesos de coaching con los ejecutivos. El coaching ayuda a los directivos a ir más lejos de lo que conocen. Es muy importante para ellos apoyarse de un buen profesional, porque les permite reflexionar y oírse mejor, chequear sus percepciones, alterar sus juicios de valor, cambiar sus hábitos negativos, y tener una mayor consideración sobre su trabajo como líderes de la organización.


Fuentes de información

  1. Arqueros Fernández, María Trinidad, EL Coaching en las Organizaciones, Departamento de Psicología Social, Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Universidad Complutense de Madrid.
  2. Cantera, J. (2004). Coaching: Mitos y Realidades, Pearson Education, Madrid,
  3. Dilts Robert, El Poder de la Palabra PNL Programación Neurolingüística, Ediciones Urano.
  4. Dilts, Robert. Coaching Herramientas para el Cambio, Ediciones Urano.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.