La reforma de las pensiones en España

La reforma del sistema de pensiones en España es una asignatura pendiente que desde hace tiempo se viene reclamando desde algunos sectores de la sociedad, ya que nos enfrentamos a un sistema que encarece excesivamente los costes laborales. En España nos encontramos que en algunos sectores productivos las cotizaciones sociales de los trabajadores superan el 40% si sumamos las cotizaciones por Contingencias Comunes, Desempleo, F.O.G.A.S.A., Formación Profesional y Contingencias Profesionales. Esto quiere decir que por cada 1.000 €uros que un trabajador recibe, la Seguridad Social ingresa aproximadamente 400 €.

Tras la más reciente reforma, hoy en día se necesita cotizar un mínimo de 35 años para causar derecho a una pensión que suponga el 100% del salario del trabajador en activo, de manera que si hacemos abstracción de la inflación, podríamos decir que si un trabajador que tiene una vida laboral de 35 años cotiza 400 €uros al mes, a lo largo de su vida laboral habrá cotizado 168.000 €uros. Cuando ese trabajador se jubilara, a los 65 años, pasaría a cobrar el 100 % de su salario, esto es 1.000 €uros mensuales, siendo la esperanza de vida actual de 87 años para las mujeres y de 83 años para los varones, podríamos calcular que cobraría hasta los 85 años, esto es durante veinte años a razón de 1.000 €uros al mes, lo que nos arrojaría que cobraría un total de 240.000 €uros.  De este modo es muy sencillo ver que aunque todo lo que el trabajador haya cotizado a lo largo de su vida fuera para pagar su pensión de jubiliación existiría un déficit de 72.000 €uros por cada trabajador, que es lo que tendrán que pagar las generaciones futuras.

Pero esos 400 €uros que la Seguridad Social percibe mensualemente por ese trabajador no se destinan únicamente al pago de pensiones de jubilación, ya que de ahí también se pagan prestaciones por incapacidad temporal bien sea ésta causada por enfermedad o por accidente, embarazo, prestaciones por desempleo, prestaciones por invalidez permanente, y también se pagan parte de las acciones formativas que se imparten a los trabajadores, con lo cual el déficit que se está acumulando es muy superior a los 72.000 €uros por trabajador.

La reforma del sistema actual de pensiones es absolutamente necesaria por solidaridad hacia las generaciones futuras, pero esa reforma no se llegará a conseguir mientras la sociedad no se conciencie del problema que se le estamos dejando a nuestros hijos y nietos. Además, la reforma del sistema de pensiones abrirá la vía a nuevas profesiones con lo que se podrá reducir el paro y aumentar el número de personas que coticen, reduciendo los pagos que ahora tiene que afrontar el estado por desempleo y aumentando los ingresos por cotizaciones.


Artículo escrito por amatovelle

Después de finalizar mis estudios universitarios, he profundizado en el estudio de la cuestión social a través del conocimiento de la naturaleza humana y me satisface compartir conocimientos con personas que quieran mejorar sus vidas tanto en el aspecto financiero como en sus relaciones sociales.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.