La trampa del ego en el liderazgo de hoy

Todo sabemos que tener seguridad personal es indispensable cuando hablamos de liderazgo. Sin embargo, hay una línea muy estrecha entre la autoconfianza y el ego. Pero, seamos honestos, no hay nada más insoportable que un líder con ego alto.

El ego, así como la autoimagen se deriva de cómo nos vemos a nosotros mismos, sin embargo existe una sutil pero vital diferencia entre uno y otro. El ego mide tus capacidades en relación a los otros, mientras que la autoimagen es simplemente el reflejo de tu espejo interno.

Cuando hablamos de liderazgo sabemos que el verdadero líder no se impone, no tiene que  hacerse respetar, ni tiene que mostrar superioridad para que su equipo lo siga. El verdadero líder no tiene ego, solo tiene una excelente autoimagen que refleja hacia el exterior su seguridad personal y sus habilidades para influir en su equipo y lograr que éste trabaje efectivamente en el logro de los objetivos planteados.

Ser líder no significa ser el mejor los miembros del equipo, al contrario, significa tener la humildad de reconocer que sin equipo no hay resultados.

Liderazgo

Una persona que lidera desde su ego no puede ser efectiva ya que, su sentido de superioridad, lejos de llevarlo a ganar verdaderos seguidores, lo llevará a tener empleados que simplemente sigan órdenes de un jefe al que ni siquiera admiran en realidad lo que inevitablemente generará que el equipo, en vez de proactivo se vuelva reactivo, lo cual tendrá una incidencia negativa en la productividad y por ende en los resultados.

Como líderes también tenemos dos opciones, la primera es ser creativos y proactivos actuando y cambiando nuestra perspectiva y nuestras capacidades y habilidades para superar e incluso anticipar los retos que se nos presenten. La segunda es ser reactivos, lo cual implica simplemente reaccionar, es decir, tener a mano el extintor para apagar los incendios que se vayan presentando.

Liderar desde tu ego solo te permite la segunda opción: Ser un líder reactivo, es por eso que cada vez es más común que la empresas le brinden a sus empleados herramientas como el coaching personal, coaching ejecutivo y de liderazgo, porque saben que una persona que tenga desarrollada su inteligencia emocional, su autoestima y su autoconfianza es una persona consciente de sus talentos y habilidades, capaz de mantener a su equipo motivado e impulsado hacia sus metas.

Si sospechas que estás liderando desde tu ego pon en práctica estos 7 PASOS PARA LIBERARTE DE LA TRAMPA DEL EGO y CONVERTIRTE EN un verdadero lÍder

♦1 Mira a tu espejo interno

Mira hacia adentro de ti y conócete sin juicios, es decir, no te aproximes a ti mismo buscando tus virtudes y tus defectos, solo busca tus características personales y conócete tan profundamente que seas capaz de encontrar dentro de ti todo eso que tienes para darle y enseñarle a tu equipo, pero también descubre todo lo que tienes por aprender de él.

♦2 Acepta tus limitaciones

El líder no tiene que saberlo todo, ni mucho menos debe perder tiempo en aprenderlo, el secreto del éxito radica en rodearte de personas que sean excelentes en cada uno de los sectores involucrados en crear los resultados deseados. Como decimos en mi país “zapatero a su zapato”.

♦3 Identifica tus creencias y tus valores

Concientiza cuáles son esos pensamientos que das por ciertos y que son inamovibles para ti, recuerda que tus creencias determinan tu forma de ver el mundo…y de interactuar con él.

♦4 Alinea tus creencias y tus valores con tus resultados

Una vez que logres identificar cuáles de tus creencias y valores te están limitando debes sustituirlos por unos que vayan acorde a los resultados que deseas. Por ejemplo si unos de tus valores como líder es el respeto y crees que la manera de ganarlo es imponiéndolo pero tu deseo es llevar un ambiente de armonía entre tú y tu equipo, obviamente tu creencia y tus valores no están alineados con lo que deseas lograr. En este punto resulta muy positivo recibir la ayuda de un coach personal.

♦5 Practica la empatía y la asertividad

Cuando te dirijas a tu equipo asegúrate de ser empático. Un equipo que se siente comprendido es un equipo motivado, empoderado e impulsado hacia el logro de resultados. Recuerda que para ser asertivos es importante que entregues el mensaje con claridad, qué es exactamente lo que esperas de él o ellos, y si hay algo que corregir sé firme y  específico pero no seas crítico; y siempre, absolutamente siempre cierra la conversación mencionando lo positivo de la(s) persona(s) con quien estás conversando.

Los tiempos en los que los líderes eran impositivos y tiranos quedaron atrás, ahora estamos en la era del liderazgo creativo, ese que no permite imposiciones sino, que se basa en la premisa de que “se atraen más moscas con una gota de miel que con una tonelada de hiel”.

¿Te gustó este artículo? Suscríbete gratis AQUÍ a mi boletín digital “Cambia la vida que tienes por la vida que quieres” y recibe mis tips, estrategias y consejos prácticos para ayudarte a lograr los resultados que deseas en tu vida.

Y no olvides dejarme tu comentario!

Hasta la próxima!

Patricia Werner

Patricia Werner, life coach certificada, facilitadora de éxito personal, especialista en coaching de autoestima, auto-confianza y auto-concienciaMe dedico a ayudar a las personas a darle sentido a su vida, a que crean en sí mismas y en los recursos que poseen para que puedan romper sus límites y cambiar la vida que tienen por la vida que quieren.

Si quieres aumentar tu autoestima, potenciar tu confianza y ganar dirección para que puedas cumplir tus metas, descubre cómo puedo ayudarte en este enlace Coaching para que tengas la vida que sueñas”.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.