¿Qué son las slow y fast web?

Tú decides. ¿Ser el dueño de tu vida o vivir atado a la tecnología? Te explicamos el slow movement.

El movimiento del  slow web movement se empieza a conocer a partir del artículo de Jack Cheng. En los años 90 se popularizó la filosofía de slow movement consistente en disfrutar de las cosas que hacemos cuando las estamos haciendo y ser conscientes de ello: vivir, comer, amar, disfrutar de los amigos etc. En definitiva, no dejar que otros marquen tu reloj vital y ser el dueño de tu tiempo.

El artículo de Jack Cheng  llama la atención y obliga a reflexionar sobre la comunicación y el marketing digital. Define las fast web, cómo “aquellas cuyo principal interés es provocar acciones como: click me, like me, share me o estarás perdido. La fast web exige que hagas acciones y que las hagas ya”.

Las slow web se caracterizan porque respetan los tiempos del usuario, el ritmo de sus  acciones en la web  y la moderación de sus interacciones con los usuarios. Por último, las slow web se preocupan por aportar valor a los usuarios no sólo información. Y como dice Jack Cheng, ” Timely not real-time. Rhythm not random. Moderation not excess. Knowledge not information:  timeliness, rhythm, and moderation are all essential for memory and learning”.

slow web

Tecnología como forma de vida

¿Cuánto tiempo hace que has consultado tu correo o tu móvil para ver si tenías mensajes?  Seguro que has estado pendiente de si tu móvil vibraba mientras estabas en una reunión o hablando con algún amigo. Todos estos gadgets diseñados por y para atraer, mantener y fijar tu atención se consideran fast web.

Es cierto que no podríamos vivir sin muchos de estos elementos tecnológicos. Pero, también lo es, que cada vez son más y más  intrusivos y sin hacernos más felices. El slow web movement es una tendencia crítica con este hiper deseo de atraer nuestra atención que tienen muchas páginas web. Nos agobian y tratan de marcar los tiempos del usuario. Nos obligan a tomar decisiones “en tiempo real” que no están siempre justificadas. ¿Por qué tengo que rellenar un formulario o completar no sé qué campo  cuando el portal quiere y hacerlo con la premura a que me obliga y no cuando yo lo desee? ¿Por qué tengo que ver un  anuncio que tapa el contenido que estoy leyendo y que lo que hace es dispersarme y perder la atención?

Muchas de estas intrusiones en mi tiempo se justifican porque parece como si la tecnología impusiera “hacer las cosas en tiempo real”, es decir ahora, no cuando yo quiera, sino ahora mismo. Estas fast web tratan de que interactuemos con ellas en tiempo real, es decir, al instante. Esta idea es falsa “el tiempo real no existe”, es un invento del mundo online, que nos quiere obligar a que nuestro tempus coincida con el interés del medio online. Eso no significa que no tenga que haber interacciones de comunicaciones en tiempo real, y que suceden con independencia de nuestra voluntad por ejemplo  la comunicación de un nuevo mensaje.

El manifiesto del slow web movement lo que señala es que se deben priorizar y eliminar aquellas interacciones que nos obligan a interactuar en tiempo real sin que exista necesidad alguna. Deberíamos ser nosotros los usuarios los que decidiéramos cuándo y en qué momento queremos  hacer algo en el mundo virtual. El problema es que muchas web nos presionan para hacer las cosas cuando ellos quieren y no cuando yo lo deseo.

Ejemplos fast & slow web

fast web

Editafácil plataforma de edición online, se plantea esta teoría, concretamente al pedir al usuario que se registre. La mayoría de los softwares en la nube “exigen” a los usuarios que se registren en la página de inicio antes de hacer nada. En esta plataforma de edición no se contempla esta opción, ya que cuando al usuario le interesa un software lo que quiere es conocerlo y probar, ver su grado de complejidad y saber para qué le puede servir. La exigencia de registro debe estar al final de este proceso y no al principio. Siguiendo este principio, en www.editafacil.es el usuario se registra cuando ha editado su publicación y la quiere guardar, porque en caso contrario perdería su trabajo. Por medio de este proceso de registro se ha logrado un impresionante número de registros sin presionar al usuario y adaptando “ el tiempo de la empresa” al del usuario y no al revés.

Otro indicador de la fast web son las cadenas de enlaces inútiles para realizar alguna acción (abuso de landing pages) o que nos llevan a páginas de información con contenidos sin utilidad alguna, confundiendo lo que es información con lo que es conocimiento. En muchos casos estas cadenas de páginas se hacen con un objetivo de SEO o de estrategias de marketing, no de información de valor para el usuario.

Los vídeos de cocina que nos enseñan cómo preparar una deliciosa receta son un buen ejemplo de la diferencia entre informar y ofrecer conocimiento. Por desgracia, la red está infestada de información inútil y cada vez resulta más difícil encontrar contenidos de valor. Al igual que sucede con el slow food, el slow web está relacionado no con la producción sino con la forma de consumo y la experiencia final del usuario.

En un futuro no muy lejano, los diseñadores y creadores de tecnología online deberán tener en cuenta estas ideas porque empezamos a estar cansados de tener que hacer las cosas “en tiempo real” y de las fast web.

Esperamos que este artículo te ayude a tomar las mejores decisiones para iniciar tu proyecto de negocio. Comenta tu opinión y comparte tus conocimientos con nosotros.


Artículo escrito por Editafacil

Somos una plataforma de autoedición de publicaciones digitales e impresas, donde podrás crear tus revistas, catálogos, memorias... ¡Y mucho más!

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.