Liderazgo Empresarial a través de Principios y Hábitos

Por: Monserrat Asunción López Jiménez

El liderazgo es la capacidad que tienes para influir en otros; es decir, tu equipo, tus clientes, tu familia, etc. El liderazgo no es un fin en sí mismo, sino una habilidad para lograrlo, por ejemplo: Vender tus ideas, productos o servicios con éxito, Desarrollar equipos de alto desempeño, Conseguir un ascenso, Abundancia financiera, Hacer crecer tu negocio, Transformar la vida de otros o Desarrollar relaciones sanas.

Para lograr todo esto, los hábitos son factores poderosos en nuestras vidas, dado que, son pautas consistentes, a menudo inconscientes, de modo constante y cotidiano expresan nuestro carácter y generan nuestra efectividad o inefectividad.

Liderazgo Empresarial

Stephen R. Covey en su libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva menciona lo siguiente:

Sea proactivo

Da la oportunidad para poder escoger nuestra respuesta a los estímulos del medio ambiente. Nos capacita para responder de acuerdo con nuestros principios y valores. El hábito de la proactividad es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino. Las personas proactivas asumen responsabilidad. Son personas de acción. Su lenguaje es: examinemos nuestras alternativas, busquemos un enfoque distinto, controlo mis sentimientos, elegiré la respuesta adecuada.

Empiece con un fin en mente

Hace posible que nuestra vida tenga razón de ser, pues la creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo en nuestras vidas. La misión personal es un documento escrito donde expresas tu misión en esta vida. La misión personal normalmente no se crea sino se descubre basado en tu pasión, tus talentos y el profundo deseo de dejar una huella positiva en este mundo para ayudar a otros.

Establezca primero lo primero

Es la segunda creación física. Es la realización, la actualización, la aparición natural. Es el ejercicio de la voluntad independiente que pasa a ser centrado en principio. Nos permite liberarnos del abuso de lo urgente para dedicar tiempo a las actividades que en verdad dan sentido a nuestras vidas. Es la disciplina de llevar a cabo lo importante.

Pensar en ganar-ganar

Es una estructura de la mente y el corazón que constantemente procura el beneficio mutuo en todas las interacciones humanas. Significa que los acuerdos o soluciones son mutuamente benéficos, mutuamente satisfactorios. Con una solución de ganar-ganar todas las partes se sienten bien por la decisión que se tome, y se comprometen con el plan de acción.

Busca primero comprender, y después ser comprendido

La mayor parte de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar. Este hábito es la esencia del respeto a los demás, la necesidad que tenemos de ser entendidos es uno de los sentimientos más intensos de todos los seres humanos. Aplicar una comunicación empática.

La sinergia

Es la actividad superior de la vida, la verdadera puesta a prueba y manifestación de todos los otros hábitos anteriores. Es la esencia del liderazgo transformador. Es el resultado de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la diversidad. El logro del trabajo en equipo y la innovación son el resultado de este hábito. Los dos pilares de la sinergia son la comunicación y la cooperación. Para resumir: Escucha, reflexiona, responde y coopera. Lograr desarrollar estos tres hábitos en tu vida te llevarán a la “Victoria Pública.”

Afile la sierra

Significa preservar y realzar el mayor bien que usted mismo posee. Significa renovar las cuatro dimensiones de su naturaleza: la física, la espiritual, la mental y la social/emocional. Es lo que nos permite establecer un equilibrio entre todas las dimensiones de nuestro ser, a fin de ser efectivos en los diferentes roles que desempeñamos en nuestras vidas.

Los 7 hábitos no son un conjunto de partes independientes o fórmulas fragmentadas. Nos mueven gradualmente sobre una continua madurez, desde la dependencia hacia la independencia y hasta la interdependencia.

Daniel Goleman en su libro Inteligencia emocional sostiene que:

Nuestra visión de la inteligencia humana es estrecha, pues soslaya un amplio abanico de capacidades esenciales para la vida. Soslaya lo que él llama inteligencia emocional. También hace mención que toda emoción constituye un impulso que nos moviliza a la acción. Goleman explica por qué personas con un elevado coeficiente intelectual fracasan en sus empresas vitales, mientras que otras con un Coeficiente de Inteligencia más modesto triunfan clamorosamente. La inteligencia emocional es una forma de interacción con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc. Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social.

La inteligencia más allá del intelecto

Frecuentemente se nos presentan en el mundo sujetos que traen a la memoria la caricatura estereotípica del intelectual con una asombrosa capacidad de razonamiento, pero completamente inepto en el plano personal. Quienes, en cambio, gobiernan adecuadamente sus sentimientos, y saben interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, gozan de una situación ventajosa en todos los dominios de la vida.

Las habilidades emocionales no sólo nos hacen más humanos, sino que en muchas ocasiones constituyen una condición de base para el despliegue de otras habilidades que suelen asociarse al intelecto, como la toma de decisiones racionales. El propio Gardner ha dicho que “en la vida cotidiana no existe nada más importante que la inteligencia intrapersonal, ya que a falta de ella, no acertaremos en la elección de la pareja con quien vamos a contraer matrimonio, en la elección del puesto de trabajo, etcétera”.

Habilidad 1: Autocontrol, el dominio de uno mismo: La preocupación, pues, por gobernarse a sí mismo y controlar impulsos y pasiones parece ir aparejada al desarrollo de la vida en comunidad, pues una emoción excesivamente intensa o que se prolongue más allá de lo prudente, pone en riesgo la propia estabilidad y puede traer consecuencias nefastas. Si de una parte somos esclavos de nuestra propia naturaleza, y en ese sentido es muy escaso el control que podemos ejercer sobre la forma en que nuestro cerebro responde a los estímulos y sobre su manera de activar determinadas respuestas emocionales.

Habilidad 2: El entusiasmo, la aptitud maestra para la vida: Por su poderosa influencia sobre todos los aspectos de la vida de una persona, las emociones se encuentran en el centro de la existencia; la habilidad del individuo para manejarlas actúa como un poderoso predictor de su éxito en el futuro. La capacidad de pensar, de planificar, concentrarse, solventar problemas, tomar decisiones y muchas otras actividades cognitivas indispensables en la vida pueden verse entorpecidas o favorecidas por nuestras emociones. Así pues, el equipaje emocional de una persona, junto a su habilidad para controlar y manejar esas tendencias innatas, provee los límites de sus capacidades mentales y determinan los logros que podrá alcanzar en la vida. Habilidades emocionales como el entusiasmo, el gusto por lo que se hace o el optimismo representan unos estímulos ideales para el éxito

Habilidad 3: La empatía, ponerse en la piel de los demás: Algunas personas tienen más facilidad que otras para expresar con palabras sus propios sentimientos; existe otro tipo de individuos cuya incapacidad absoluta para hacerlo los lleva incluso a considerar que carecen de sentimientos. La capacidad fundamental para identificar, comprender y expresar sus emociones.

John C. Maxwell en su libro Las 21 leyes irrefutables del liderazgo

La experiencia de Maxwell empezó como pastor de una iglesia cristiana en su natal Michigan, dado a esto el utiliza historias del liderazgo dentro de los “comités” de la iglesia para ejemplificar muchas de sus leyes y recomendaciones.

La Ley del Límite: La capacidad de liderazgo determina el límite del crecimiento de una persona. Tu límite de crecimiento como persona, en tu trabajo o negocio está determinado por tu nivel de liderazgo. Mayor liderazgo es igual a mayor eficacia. La dedicación al éxito es importante. También lo es el talento y la inteligencia, pero sin la habilidad de liderazgo, nunca llegarás lejos. Por eso es sumamente importante si deseas tener éxito en la vida, te enfoques en desarrollarte como líder.

La Ley de la Influencia: La verdadera medida de tu liderazgo es la influencia. Nada más y nada menos. El verdadero liderazgo no puede ser transmitido, necesita ser ganado. La idea que buenos gerentes son buenos líderes es un error común. Los líderes influyen en las personas mientras que los gerentes manejan operaciones con excelencia. Inclusive empresarios no son necesariamente líderes. Otro error común es que ser siempre primero, obtener una posición de liderazgo o tener un gran conocimiento de un área específica te hacen un líder. Sólo trabajo duro y dedicación desarrollarán tu liderazgo.

“Usted habrá logrado la excelencia como líder cuando las personas lo sigan a todas partes, aunque sólo sea por curiosidad” Colin Powell.

La Ley del Proceso: El liderazgo se desarrolla día a día, no de un sólo golpe. El liderazgo es complicado. Tiene muchas facetas: respeto, experiencia, fortaleza emocional, habilidad para el trato con las personas, disciplina, visión, inercia, oportunidad, etc. Muchos de los valores que participan en el liderazgo son intangibles. Es por ello que los líderes requieren tanta maduración para ser eficaces. En algún momento de la vida se nos coloca en una posición de liderazgo sólo para ver a nuestro alrededor y darnos cuenta que nadie nos sigue. Allí nos damos cuenta que necesitamos aprender a ser líderes… y allí es cuando inicia el proceso.

La Ley de la Navegación: Cualquier persona puede dirigir un barco, pero es necesario un líder para determinar el rumbo. El liderazgo requiere planificación y una capacidad para ejecutar lo planeado. Mientras más grande es la organización, es preciso que el líder mire hacia adelante con más claridad. Los líderes están conscientes de que personas los siguen, por ello no pueden darse el lujo de no pensar bien el futuro. La capacidad de hacer una correcta planeación unida con una visión clara transmite seguridad y confianza a los miembros del equipo.

La Ley de la adición: Cuando el verdadero líder habla, todos escuchan. La persona con el título o la que maneja la reunión, puede que no sea el verdadero líder. El verdadero liderazgo depende de la influencia. El hombre o mujer que es escuchado es el verdadero líder. Los verdaderos líderes tienen fortaleza en su carácter, construyen buenas relaciones y saben sobre su trabajo. Tienen una fuerte intuición y talento. El líder tiene y sabe manejar la información. Por sí solo, el conocimiento no hace al líder; pero sin él, nunca podrá serlo. Recuerda que las personas no necesariamente escuchan debido a la verdad que  se comunica en el mensaje, sino por el respeto que tienen hacia el orador.

La Ley del Terreno Firme: La confianza es la base del liderazgo. La confianza de tus seguidores es tu activo más valioso. Las personas quieren creer en tu carácter. Si cometes errores y no los admites, comenzarás a socavar la confianza. No se desarrolla confianza hablando de ella. Se le desarrolla alcanzando resultados, siempre con integridad y de una forma que explique una verdadera preocupación por el equipo.

¿Cómo puedes desarrollar respeto? Tomando decisiones sólidas, admitiendo tus errores y colocando a tus seguidores por encima de tus intereses personales.

La Ley del Respeto: Las personas siguen naturalmente a líderes más fuertes que ellos mismos. Las personas con fortaleza buscan líderes aún más fuertes, siempre basándose en el respeto y la profundidad de su carácter.

La Ley de la Intuición: Los líderes evalúan todo con un sesgo hacia el liderazgo. La intuición es una cualidad difícil de definir. La intuición se desarrolla con el tiempo y a través de la experiencia… pero debes estar dispuesto a seguir tu intuición y actuar de ser necesario. Algunas personas nacen con una gran intuición al liderazgo. Otras necesitan trabajar en desarrollarla. Al final necesitas controlar, comprender y trabajar con los factores intangibles para alcanzar las metas del liderazgo.

La Ley del Magnetismo: Tú eres lo que atraes. Generalmente tú vas a atraer a personas que tienen cualidades similares a las tuyas. Normalmente ellos compartirán tus valores, tu actitud, tus habilidades e inclusive tus experiencias. Si no estás atrayendo a las personas que deseas, examina tu liderazgo y encuentra las áreas que necesitan mejora en ti.

La Ley de la Conexión: Los líderes tocan el corazón antes de pedir ayuda. Para poder comunicar efectivamente tu mensaje, es imperativo conectar con las personas a un nivel emocional. Siempre recordemos que si tenemos una organización grande o cientos de seguidores (en Twitter o Facebook por ejemplo) cada uno de ellos es una persona, no un número. Cuando un líder ha hecho el trabajo de conectar con su equipo, se nota en la organización. Entre los miembros existe lealtad y ética de trabajo. La visión del líder se convierte en la aspiración de las personas. El impacto es increíble. Nunca subestimes la importancia de construir Puentes. Para dirigirse a sí mismo, use la cabeza; para dirigir a los demás, use el corazón.

La Ley del Círculo Interno: Las personas cercanas al líder determinan el potencial de este. Cómo dicen “dime con quién andas y te diré quién eres.” En otras palabras, “dime con quién andas y te diré hasta donde puedes llegar.” Para hacer una organización más efectiva necesitas buscar líderes fuertes y colocarlos en tu círculo interno. No inviertas todo tu esfuerzo en convencer o inspirar a personas negativas. Invierte tu energía en las personas que comparten tu visión. Llena tu círculo interno con personas que eleven la moral y te ayuden con la carga de la organización.

La Ley de la Entrega del Poder: Sólo los líderes seguros de sí mismos dan poder a los demás. El mejor líder es aquel que tiene suficiente sentido común para escoger buenos hombres y mujeres para que hagan lo deseado, y suficiente dominio de sí mismo para no entrometerse mientras lo hacen. Tan extraño como pueda sonar, los grandes líderes obtienen autoridad al entregarla.

La Ley de la Reproducción: Se requiere ser un líder para desarrollar a otro líder. La gran mayoría de los líderes tienen como mentor a otro líder. Los mejores mentores son líderes con experiencia. Tú sólo puedes dar a otros lo que posees. Muchos líderes no ven el valor en generar otros líderes, y muchos inclusive empujan a otros hacia abajo para mantenerse arriba. Esas personas terminan destruyendo su liderazgo. Construir nuevos líderes es esencial para el desarrollo de la organización. Mientras más líderes hay en la compañía, más potencial tiene. Todo comienza en la cima, porque es necesario un líder para desarrollar a otro.

La Ley del Convencimiento: Las personas se convencen del líder y luego de la visión. Muchas personas creen que la visión viene primero, pero no es así. Cuando los seguidores están perdidos, siempre buscan al líder primero. Construye tu credibilidad como líder primero y luego las personas seguirán tu visión. Como líder, no obtienes beneficios por fracasar en una causa noble. Tampoco tienes crédito por “tener la razón”. Tú éxito se mide por la capacidad de llevar a las personas a donde necesitan ir… pero sólo puedes hacer eso si las personas te aceptan primero como líder.

La Ley de la Victoria: Los Líderes encuentran la forma de que el equipo gane. Creo que los verdaderos líderes comparten una incapacidad para aceptar la derrota. Cualquier cosa que no sea ganar les parece del todo inaceptable, de modo que determinan qué deben hacer para lograr la victoria, y luego la buscan con todo lo que está a su disposición. Los líderes encuentran la forma de que su equipo tenga éxito. Se aseguran que su equipo desarrolle los siguientes tres componentes: unidad de visión, diversidad de habilidades en el equipo y un líder dedicado a la victoria que eleve a los miembros del equipo a su máximo potencial.

La Ley del Momento de Inercia: El momento de inercia es el mejor amigo de un líder. Para llegar a cualquier parte, necesitas estar en movimiento. Lograr que un equipo pase de un estado de reposo a movimiento es un trabajo difícil, pero al comenzar a moverse es difícil detenerlo. Esto es el principio de inercia, el mejor amigo de un líder. Cuando no existe la inercia, incluso las tareas más fáciles pueden parecer problemas insuperables, pero cuando se tiene inercia de tu lado, el futuro luce brillante, los obstáculos parecen pequeños y los problemas se ven como algo pasajero. Con suficiente inercia, se puede lograr casi cualquier cambio.

La Ley de las Prioridades: Los líderes entienden que actividad no necesariamente significa logro. Las personas pueden estar ocupadas todo el día y dedicar toda su energía, talento y tiempo a actividades que no te llevarán a dónde quieres ir. Un líder es capaz de definir cuáles son las actividades que realmente te acercan a la meta y se aseguran en hacerlas primero que las demás.

La Ley del Sacrificio: Un líder debe sacrificarse para progresar. Muchas veces el líder necesita estar dispuesto a perder algo para luego ganar algo mejor. Dar a veces un paso atrás para luego poder dar dos para adelante. Muchas veces implica reducciones de salario y más trabajo sin compensación. El sacrificio es constante en el liderazgo. Es un proceso continuo, no un pago único. Los líderes muchas veces ceden para poder ascender.

La Ley de la Oportunidad: Cuando conducir es tan importante como  qué hacer y adónde ir. Muchas veces estar en el lugar correcto en el momento correcto es la clave para ganar una batalla. Los líderes entienden que deben actuar en el momento correcto. Intuitivamente utilizan la siguiente matriz de pensamiento:

Una acción equivocada en el momento incorrecto es igual al desastre.

Una acción correcta en el momento incorrecto es igual a la resistencia.

Una acción equivocada en el momento correcto es un error.

Una acción correcta en el momento correcto es igual al éxito.

La Ley del Crecimiento Explosivo: Para sumar al crecimiento, hay que conducir a seguidores. Para multiplicarlo, hay que conducir líderes. Los líderes que desarrollan seguidores hacen crecer su organización una persona a la vez. Los líderes que desarrollan líderes multiplican el crecimiento, porque por cada líder que desarrollan, reciben también a todos los seguidores de éste. El desarrollo del liderazgo no es un proceso rápido. Requiere tiempo, energía y recursos. La única manera de experimentar un crecimiento explosivo es por medio de las matemáticas: Las del líder.

La Ley del Legado: El Valor perdurable de un líder se mide por su sucesión. Se crea un legado sólo cuando una persona pone a la organización en la posición de hacer grandes cosas sin él. Usted no será juzgado por lo que logró personalmente, o por lo que hizo cuando usted estaba al mando. Usted será juzgado por lo bien que se desempeñe la organización y su personal una vez que usted se vaya. Usted será medido por la Ley del Legado. Todo crece o cae por el liderazgo. Siempre recuerda esto:

El personal determina el potencial de la organización.

Las relaciones determinan la moral de la organización.

La visión determina la dirección de la organización.

El liderazgo determina el éxito de la organización.

Anthony Robbins en su libro Despertando al Gigante Interior menciona lo siguiente:

SUEÑOS DEL DESTINO

Es la decisión que uno debe tener para empezar a  tomar acciones de lo que se quiere cambiar, o mejorar. La gente le pone mucho interés a cosas menores, y no al saber el porqué de las acciones y reacciones. El poder del cambio básicamente se basa en que sean duraderos y consistentes y aquí el autor nos da unos pasos que podemos seguir para obtener el resultado efectivamente.

Primer paso “ELEVE SUS CRITERIOS”: Todo cambio comienza desde uno mismo; en este primer paso uno debe saber darse cuenta, conocerse uno mismo y pensar que la acción tomada a largo plazo será beneficiosa.

Segundo paso “CAMBIE SUS CREENCIAS LIMITADORAS”: Las creencias que nosotros tenemos sobre cada cosa, como dice el autor configuran nuestras acciones; por ello depende de cada uno de nosotros poder identificar y luego cambiar las que nos estén estancando y evitando cumplir nuestros objetivos.

Tercer paso “CAMBIE SU ESTRATEGIA”: Sería conveniente establecerse un criterio más elevado y poder creer en él, luego utilizar alguna estrategia para alcanzarlo.

DECISIONES, EL CAMINO HACIA EL PODER

La mayoría de las personas creemos que hacemos bien las cosas por nuestras vidas, pero en realidad nos estamos dejando llevar por la rutina de vida; hasta que llega un punto en que estás a punto de caer y recién nos damos cuenta de que se debe cambiar, pero a veces ya es demasiado tarde. También cuando dice que en el río hay piedras y que es normal que choquemos contra ellas, pero está en nosotros aprender de eso y seguir avanzando. Muchas veces las personas ya confundimos el “voy a cambiar”, con el “me gustaría”, porque preferimos  obtener las cosas fáciles sin esfuerzo para obtener lo que queremos.

La decisión es como un musculo que tenemos que ejercitarlo, para ir practicando, podemos comenzar tomando decisiones simples hasta poder ya alcanzar fácilmente nuestros objetivos. Hay tres decisiones que nos ayudarán en la vida y debemos de controlarlos.

Sus decisiones acerca de en qué enfocar la atención.

Sus decisiones acerca de lo que significan para usted.

Sus decisiones acerca de qué hacer para llegar a los resultados que desea alcanzar.

LA FUERZA QUE CONFIGURA SU VIDA

Debemos darnos cuenta que para poder dejar de hacer una acción que no nos agrada solo debemos vincular sentimientos de mucho dolor en ello y por el contrario, cuando se disponga de una meta lo más importante es llenarlo de sentimientos de placer y satisfacción al cumplirlo.

SISTEMAS DE CREENCIAS, EL PODER DE CREAR Y DESTRUIR

¿Qué es una creencia?: La creencia es un sentimiento de certidumbre, que muchas veces sean buenas o malas controlan nuestras acciones. La historia de la milla en cuatro minutos, nos da a entender que basta con  que una persona pueda romper el esquema de que es imposible y las demás querrán intentarlo.

¿PUEDE PRODUCIRSE EL CAMBIO EN UN INSTANTE?

Cuando alguien muere la sociedad dicta que debemos sentirnos tristes por un tiempo, puesto que sí al día siguiente no te sientes afligido por la pérdida todos comenzarían a pensar que no quiso a la persona y hasta se puede llegar al punto de cuestionarse uno mismo sobre sus sentimientos. Todo cambio en nuestra vida depende de uno depende de nosotros, el ya no sentir tristeza por un ser querido que se ha ido y aunque veas a un especialista,  al pasar el tiempo no logras olvidarlo, eso  quiere decir que el especialista no hizo bien su trabajo, sino que tú no pusiste empeño.

Tenemos que creer: “Algo tiene que cambiar”. No solo tenemos que creer que las cosas tienen que cambiar, sino que tenemos que creer: “Tengo que cambiarlo”  Tenemos que creer: “Puedo cambiarlo”.

CÓMO CAMBIARLO TODO EN SU VIDA

Se basa en poner ideas consistentes y poder asociarlos con el dolor y placer según sea el caso. El autor mencionaba la historia  del hombre que era adicto al chocolate, lo difícil  que es cuando alguien realmente no quiere cambiar porque su problema le causa placer; la forma en que lo solucionó fue sorprendente, porque fue fuera de lo habitual, decirle que solo coma chocolate hasta que llegara a un punto en que esa persona no lo soportara, fue el método perfecto para abrir paso al cambio posterior.

CÓMO CONSEGUIR LO QUE DESEA REALMENTE

Ante todo debemos empezar a entender por qué deseamos las cosas, la respuesta siempre está dentro de uno mismo y es necesario tenerlo claro. Otro punto importante es el enfoque que le damos a las cosas. Debemos darle un enfoque positivo a lo que pensamos, si queremos estar triste, pensamos en cosas tristes, en vez de pensar cosas buenas para estar feliz.

LAS PREGUNTAS SON LA RESPUESTA

Cambian inmediatamente aquello sobre lo que enfocamos la atención y en consecuencia cómo nos sentimos; Las preguntas cambian aquello que suprimimos; Las preguntas cambian los recursos de que disponemos; El autor también proporcionó una serie de preguntas que uno puede realizar en las mañanas, para sentirse estimulado y enfocarnos en lo bueno que tenemos en la vida.

EL VOCABULARIO PARA EL ÉXITO DEFINITIVO

Las palabras son suficientes para generar un gran cambio, con solo cambiar una palabra se puede hacer cargo de su estado de ánimo y transformar su realidad. Solo una palabra ara el cambio, pero también estas pueden hacer mucho daño, por ello debemos pensar bien en lo que diremos, para no herir a las personas.

EL PODER DE LAS METÁFORAS

Las metáforas es la explicación de algún concepto siendo comparado con algo más y tienen mayor significado e intensidad que las palabras. Debemos  tener cuidado con las metáforas porque algunas te envuelven en un sentimiento de incertidumbre y desesperación, la cuales podrían ser reemplazadas. Las metáforas también son simbólicas, el solo hecho de ver un objeto nos da un significado.

LAS DIEZ EMOCIONES DE PODER

Muchas de las veces nos dejamos llevar mucho por nuestras emociones, por eso debemos aprender a controlarlos; muchas veces deseamos evitar sentir ciertas cosas y para lograrlo hacemos cosas que no nos ayudan, si no que salimos perjudicados. La clave del éxito en esta parte es poder afrontar nuestras emociones, aprender de ellas, buscar una solución y luchar hasta lograrlo.

LA MAGNÍFICA OBSESIÓN, CREAR UN FUTURO CONVINCENTE

Muchas veces las personas creamos ideales para nuestras vidas, que deberíamos cumplir  pero algunas veces los olvidamos. Debemos visualizar un futuro para nosotros mismos.  Se puede comenzar escribiendo nuestros objetivos, para tenerlos presentes como una meta, el segundo gran paso es idealizar un plan para llegar a nuestro objetivo.

EL DESAFIÓ MENTAL DE DIEZ DÍAS

La única palabra clave “CONSISTENCIA”, todos nuestros cambios pueden ser duraderos.

Robert Greene en su libro Maestría: el poder oculto

Dice que el cerebro es el arma más poderosa que poseemos para nuestro desarrollo como seres humanos. Aunque todos tenemos la misma capacidad instalada, en cuanto a masa cerebral y su configuración, solo aquellos que se encuentran, se esfuerzan, sacrifican y luchan contra todo por desarrollar la actividad con la que se identifican y disfrutan, logran el uso pleno de esa capacidad Aparentemente desarrollar una maestría, en la actividad requiere sacrificio, disciplina, tesón, dejar la comodidad, remar contra corriente.

Descubre tu llamado: tu tarea en la vida.

De acuerdo con el autor del libro la fuerza interior que todo individuo posee por su naturaleza humana lo inclina hacia ciertas áreas del conocimiento o actividad. Al crecer y adquirir experiencias, así como la influencia del ambiente que lo rodea, los padres en la mayoría de los casos, lo desvían dejando oculta esa fuerza interior, que sin embargo, permanece siempre latente a través su vida.

Ríndete a la realidad: el aprendizaje ideal.

Plantea que el aprendizaje ideal es aquel que acerca al individuo a la realidad, iniciando por la observación profunda del entorno, sus relaciones, en la que se desarrollan las capacidades de entenderla y comprenderla. Son de importancia fundamental la persistencia, la disciplina, el esfuerzo más allá de las limitaciones físicas y emocionales para perseguir los objetivos planteados.

Asimila el poder del maestro: La dinámica del mentor.

Aceptar el dolor y sacrificio, así como la crítica, la retroalimentación estricta que le ayude a mejorar y progresar, para finalmente interactuar y exponer sus propias ideas junto con el mentor que enriquezcan el aprendizaje de ambos. El tiempo de vida del ser humano es limitado, por tanto el proceso debe acortarse mediante la guía y ayuda de un mentor.

Ve a la gente como es: Inteligencia social.

El autor señala que existe una tendencia del ser humano a ser ingenuo en las relaciones humanas, dejarse guiar por los sentimientos idealizando a las personas basados en su propia necesidad y emociones.

Descubre la mente dimensional: La fase creativa-activa.

El logro de la mente dimensional es fundamental para obtener la maestría y la manera de lograrla es primeramente dominando el conocimiento del campo de estudio y que este sea el que genera en el individuo mayor placer.

Funde lo intuitivo con lo racional: la maestría.

Todos los individuos tienen acceso a desarrollar la inteligencia y sensibilidad que les permita prevenir, anticipar el comportamiento de los elementos de un fenómeno de estudio, mediante la práctica repetida y permanente de la actividad.


BIBLIOGRAFÍA

  1. COVEY, STEPHEN R. (1989). Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, Editorial: Paidós. México D.F., 377 pp.
  2. GOLEMAN, DANIEL (1996). Inteligencia Emocional, Editorial: kairos. Barcelona, 514 pp.
  3. GREENE, R. (2013). Maestría: El Poder Oculto, Editorial Océano. México D.F., 278 pp.
  4. MAXWELL, JOHN C. (2007). Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo. Edición del 10° Aniversario, Editorial: Grupo Nelson. Estados Unidos de América, 337 pp.
  5. ROBBINS, ANTHONY J. (2007). Despertando al Gigante Interior, Editorial: Grijalbo Mondadori. Estados Unidos de América, 393 pp.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

1 Comentario en este artículo
  1. Rodrigo Reply

    Estoy agradecido por la información citada, excelente. Felicitaciones. Recomendado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.