Los Costos de un Emprendimiento

Para los dudosos

Emprender o no es una decisión que puede cambiar varias vidas, por lo cual, debe poder visualizar un piso mínimo tanto económico  como temporal, para poder tomar una decisión un poco más realista sobre un futuro negocio o emprendimiento.

Por ello, hablaremos hoy de la piedra fundacional de cualquier negocio: El punto de equilibrio.

Esta se obtiene de los costos, por un lado y de las ventas por el otro, restando del segundo, los primeros, es decir, de las ventas totales por un periodo determinado menos los costos. Cuando, el punto sea cero (0), se habla de punto de equilibrio.

Ahora, los costos de clasifican de muchas formas, según su finalidad, uso, naturaleza, capacidad de control, etc. Sin embargo, para efectos meramente pedagógicos, vamos a crear una sola estructura llamada costos, en la cual, se deben incluir todos los recursos necesarios para hacer funcionar una empresa.

Estos montos que hemos llamados costos, pueden tener una condicionante directa con respecto a la producción, es decir, a mayor producción mayor costo, si esto es así se les denominará costos variables y si los costos son permanentes, por lo menos por un periodo dado, como los salarios y alquileres, se denominaran costos fijos.

Pues bien, en la categoría de los costos a tomar en cuenta, que son fijos y que pesan mucho en el inicio de un emprendimiento, porque no es posible reducirlos, ni tampoco cubrirlos con una producción incipiente, se encuentran: Los permisos iniciales (desde los nacionales hasta los municipales, que requiera cumplir y tenga un costo, ejemplo, permisos sanitarios, creación de la empresa, permiso de funcionamiento de la alcaldía, etc); el alquiler (se requiere un espacio para poder realizar la actividad emprendedora, normalmente diferente a la casa); los salarios iniciales (normalmente, el pago de uno mismo, cuando es un emprendimiento pequeño, o del número de empleados con los cuales se inicie), los muebles iniciales (lo que incluye la pc, escritorio, aire acondicionado, nevera, cocina, etc), la maquinaria industrial inicial, entre otros.

Entre los variables, tenemos, la materia prima necesaria para producir un bien o un número determinado de bienes, la cual se va incrementando de forma directamente proporcional a la producción, los servicios asociados (energía eléctrica, agua, gas, etc), los servicios técnicos sobre los equipos, etc.

La diferencia entre estos costos, es el momento de su amortización o pago, mientras los variables deben ser pagados por medio de la producción directa, algunos de los cotos fijos, como la adquisición de maquinaria y de muebles, no se deben ver reflejados en su totalidad en el precio de venta del producto, sino una cuota a determinar, para reducirlo gradualmente.

Ahora, vamos a un ejemplo práctico, Jorge, quiere vender empanadas en la esquina de la escuela, y calcula que debe venderlo en 1 dólar cada uno. Sus costos son: su salario (mínimo), una freidora, un carrito para mover los productos, bolsas, servilletas, carne, arroz, papa, masa de maíz, condimentos, instrumentos de cocina, calentadora de vidrio y recipientes para salsas. Presumamos, que todo esto hace unos 1500 dólares para iniciar (lo que no significa que se debe obtener de una vez, sino amortizando estos costos en un periodo de 18 meses promedio), así que, Jorge, determina que su meta es vender 300 empanadas por día, trabajando 5 días a la semana, eso significa que en promedio, debe vender unas 6600 empanadas al mes (calculando que trabaja 22 días por mes). Sus costos aproximados son de 290 dólares al día, incluyendo su salario. Eso significa que sus costos (fijos y variables) son de 6380 $, dejando como beneficio (no salario) 220$, asi que el punto de equilibrio, para este ejemplo, sería si los costos son de 6380$, se requiere vender por lo menos 6380 empanadas (recuerden que están en 1 dólar) para llegar al punto de equilibrio, una empanada menos, y la empresa empieza a arrogar pérdidas.

Pero el punto de equilibrio es el piso mínimo para funcionar una empresa.

Una empresa debe dar beneficios, para que tenga sentido tanto individualmente como en la sociedad, su accionar. La rentabilidad, que es la función esperada de una empresa, lo trataremos otro día, por ahora, voy camino a comprarle una empanda a Jorge.

Blog: http://emprendovzla.blogspot.com

Twitter: @emprendovzla


Artículo escrito por emprendovzla

Procuramos dotar de herramientas y compartir experiencias para negocios, pymes y emprendedores @emprendovzla

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

1 Comentario en este artículo
  1. Ingrid Reply

    Wow nunca me habian explicado tan simple y claro este concepto, muchas gracias 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.