Los romances en el trabajo y la Productividad laboral

Pasamos mucho tiempo en la oficina o estudiando, incluso más que con nuestra propia familia, pareja y amigos. Por ello es normal, que al relacionarnos tanto con nuestros compañeros, salte la atracción.

La pregunta es ¿Es beneficioso o contraproducente? Para algunos, los ((romances de trabajo)) son generalmente conflictivos. Otros sostienen que pueden tener su lado bueno al hacer que los enamorados sean más productivos. Hay quienes opinan que son una consecuencia inevitable del contacto humano asiduo.En lo que la mayoría estareis de acuerdo es que son muy frecuentes.

Distintos estudios demuestran que “cuestiones como el amor, el romance y la sexualidad se plantean a casi todo el mundo tarde o temprano en el trabajo”, se que cree que las parejas implicadas en un romance en el trabajo son, en realidad, más productivas.

“Un romance de oficina feliz puede aumentar la satisfacción laboral y prolongar la permanencia en el empleo”.

Aunque para que este tipo de relaciones funcionen y sean beneficiosas, los psicólogos recomiendan guardar la discreción para evitar complicaciones, evitar mantener tratos de preferencia con nuestra pareja, aceptar de ella concesiones especiales, que los altibajos en la relación afecten aumentar productividad laboral y comentar las desavenencias amorosas con otros compañeros.

Amor y trabajo: una mezcla poderosa. “No es un pecado enamorarse de un compañero de trabajo, después de pasar ocho horas trabajando junto a él, dentro o fuera de la oficina. Lo que no está bien es interferir en la productividad y la calidad laboral”.

“No conviene tener amoríos con alguien que trabaja a la par de uno día a día, pero en el caso que esto suceda tampoco es conveniente dar rienda suelta a los sentimientos, si no reinan la discreción, la confianza y el respeto, de lo contrario la situación podría irse de la manos”.

Hay estadísticas que demuestran que los ((moteles)) están llenos durante las horas de mayor concentración laboral en las oficinas, lo cual indicaría que “los romances en el trabajo de una u otra manera interrumpen el horario laboral si no se toman medidas de límites y espacio”.

*Por otra parte, los hombres coquetean y flirtean en la oficina no tanto por interés sexual sino debido al aburrimiento o porque se sienten insatisfechos con sus tareas.

En una investigación,se ha comprobado que los hombres flirtean en el trabajo por aburrimiento e insatisfacción en el desarrollo de sus actividades; en tanto que las mujeres que flirtean en el entorno laboral lo hacen porque les gusta la otra persona.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.