Manual de uso para tu tarjeta de presentación

Desde hace siglos las grandes personalidades se preocupaban por tener la mejor tarjeta (antes llamadas tarjetas de visita), sea el rey, comerciante o presidente. Estas se utilizaban para avisar la llegada formal a algún lugar donde lo recibían sus anfitriones.  Aunque ahora tenemos otros  fines de su uso, estas no dejan de hablar de nosotros como una extensión de nuestra personalidad y marca. La tarjeta de presentación ha venido a facilitar la manera de negocios.

Es por eso que les dejamos las siguientes recomendaciones para su uso:

Acudir a un profesional

Primero que nada es esencial acudir a un profesional de diseño e imagen para la realización de su tarjeta de presentación

Logotipo

Contar con un elemento que identifique su negocio es importante, no importa el tamaño de su negocio.
En caso de no tener logotipo, un profesional sabrá cómo llenar ese importante hueco a la hora de diseñar su tarjeta.

No es un volante

La tarjeta debe de ser sencilla y muy clara, recordemos que no es un volante o un folleto, por eso mismo debemos evitar rellenar de fotos y promociones.

(Medida estándar es de 9 x 5 centímetros o 3.5 x 2 pulgadas.)

Originalidad

A la hora de escoger el papel, busque un papel original y ad hoc a su perfil, una tarjeta bien diseñada le dará la seguridad para entregarla y fortalecerá un actitud al hacer negocios.

Uso de tarjetero

Las condiciones de una tarjeta deben ser perfectas, como recién salidas de la imprenta, para lograr esto no olvides contar con un tarjetero el cual mantendrá tus tarjetas como el primer día, además de la imagen profesional que te brinda.

Momento adecuado

Cuando se entrega la tarjeta de presentación: Se buscar el momento adecuado, nadie llega presentándose y entregando tarjetas, cuando el tema dentro de la reunión esté en el momento ideal para entregar números de contacto en ese momento se entregan.

Seguridad

Entregarla viendo a los ojos  de manera segura y sincera, si tu tarjeta es bonita y buena te dará seguridad y gusto entregarla.

Cuando la recibimos

Cuando la recibimos se tiene que leer, observarla y si es posible hacer un comentario positivo.

Guardarla en un lugar seguro delante de la persona,  si estás sentado y no recuerdas perfectamente el nombre de la persona, la puedes dejar a la mano para poder recordar su nombre.

Nunca tachar las tarjetas

Si ya cambiaste el número tienes que mandarlas a hacer de nuevo, puedes hacer pensar que no te importa tu imagen o escatimas en ella, y lo que tu proyectes es lo que pensarán de tu empresa.

tarjetas de presentación

Recuerda si te dedicas a negocios o algún servicio ya no hay pretextos para no tener tarjetas de presentación, son accesibles para cualquier persona, no olvides llevarlas siempre.

 

Si quieres ser una gran empresa, debes comportarte como tal.


Artículo escrito por Tony Hr

Mercadólogo Egresado de la UABC y se considera amante de Tijuana, emprendedor e inquieto y con una filosofía de nunca decir que no a alguna propuesta. Es socio-fundador y director de proyectos de la agencia de mercadotecnia Xipal Marketing y asesor de diferentes marcas y personajes públicos. Los temas que más le interesan son el Branding, Marketing político, marketing social y social media. Esta aquí para compartir sus experiencias con cada proyecto por medio de las letras para hacerle justicia a la frase “Conocimiento que no se comparte se pierde”.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. David Reply

    Gracias por el aporte! Muy bueno.

  2. Lidia Martin Reply

    Hola,
    Qué recuerdos me da leer esto y acordarme de aquellos tiempos en los que le dejabas a alguien tu tarjeta de presentación, ahora nos hemos vuelto mucho más modernos, aunque se sigue usado pero ya incluimos otros datos, por ejemplo, si tenemos de alguna red social. Hace poco leía este artículo sobre las nuevas tendencias de diseño, que quería compartir con vosotros por si os gustan, da muchas ideas http://www.websa100.com/blog/2014/07/17/tendencias-en-diseno-de-tarjetas-de-visita/
    Un saludo
    y muy buenas claves nunca viene mal recordarlas 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.