NO es exclusivo de los Multiniveles

¡Hola, Daniel Gaona aquí!

Desesperanza, desilusión, abandono e incluso rencor hacia el negocio o los negocios en general es lo que se ocasiona cuando el factor que estás por leer o escuchar se hace presente.

Independientemente de que hayas intentado hacer multinivel antes o no, esto se presenta tanto en esta industria como en las PYMES, comercios o incluso empresas; aunque en estas últimas se presenta quizás menos marcado que en las PYMES, comercios o multiniveles dado que para poder llegar a ser una empresa mediana o grande, tuvieron que haber resuelto este problema ya.

Hablo del índice de deserción, la tasa de abandono. ¿Cómo sucede?

Mira, la historia va más o menos así y pueden darse básicamente dos tipos de casos:

Caso 1

Un miembro del multinivel o también llamado “networker” se preocupa tanto por hacer que más personas entren a su “atractivo negocio” que se olvida de un factor sumamente importante: que los nuevos miembros crezcan en este negocio.

Están tan llenos de hambre de reconocimiento que dedican el 90% o incluso 100% de su tiempo en reclutar personas, en dar presentaciones y crear más entradas de dinero por este medio que olvidan del otro factor que hace que la industria se mantenga: Que el equipo crezca y pueda valerse por sí mismo.

Como resultado de esto, los nuevos miembros se sienten como abandonados a su suerte y esto ocasiona que solo muy pocas personas que cuenten con la suficiente voluntad de salir adelante se interesen en el negocio como para estudiar por ellos mismos, como para saber qué hacer, sobre todo.

Luego de un rato más el reclutador o vendedor de membresías, se encuentra con que su lista de contactos calientes se ha terminado y no sabe qué hacer, lo cual en ocasiones significa que o se da por vencido y habla mal de la empresa o bien comienza a llamarle a los contactos de sus contactos (bastante desleal, por cierto) y esto incomoda a las personas cuyos contactos están siendo llamados y se desesperanza y va de la industria y casi puedes jurar que hablará mal de dicha industria y práctica desleal.

Caso 2

El reclutador se enfoca tanto en que su equipo crezca que olvida de seguir reclutando a más miembros. Los pocos que hay al no ver entradas en ingresos se desesperan y muchos abandonan (según algunos estudios el abandono es de hasta el 85%).

¿Cómo se relaciona esto con los negocios tradicionales?

Quizás te estés preguntando: Muy buena tu propuesta Daniel; pero ¿Qué tiene que ver todo esto con mi negocio si es que yo no hago multinivel?

Mira te lo pondré así…

El otro día fui a comprar una tarjeta SIM para un teléfono que recién adquirí y fui al Centro de la Ciudad de México para ir en su búsqueda.

Me metí a “La Plaza del Celular” pues pensé que sería una muy buena idea ir a un lugar especializado en celulares y esperaba tener un buen servicio.

Luego de andar preguntando precios decidí detenerme en uno de los lugares que hay allí dentro y comencé a hacer preguntas sobre el artículo que deseaba comprar.

  • ¡90 pesos, por favor!
  • ¿Mi compra tiene alguna garantía?
  • ¿Lo va a comprar, joven o solo viene a preguntar?
  • Sí estoy interesado en comprarlo pero quiero saber si en caso de que no me sirva tengo alguna garantía.
  • ¡Claro que sirven! De lo contrario no los vendería.
  • ¿Hay manera de que le pueda probar?
  • ¡Ash, usted es de esos!, si no va a comprar váyase.

Acto inmediato… me fui.

Muchas personas, “dueños de negocios” están tan enfocados en hacer las ventas que se olvidan de la experiencia del usuario o cliente y esto naturalmente causa que quien recibió este tipo de atención no vuelva nunca más a tu negocio y es más… que incluso hable mal de cómo lo trataste tú o las personas dentro de tu establecimiento… ¡justo como en los multiniveles!

Pocas personas se toman el tiempo de realmente tener un plan o modelo antes de salir a prospectar o vender. Muchos piensan que eso “les quita tiempo” de ganar dinero, cuando es justamente esta acción la que les deja con menos clientes o prospectos o que incluso abandonen el negocio.

Y “casualmente” quienes sí se toman el tiempo para prepararse, entender su negocio, entender las necesidades de sus clientes o prospectos hacen que luego las cosas vayan como sobre mantequilla y naturalmente sus ventas y resultados se van más fáciles.

No hay por qué sentirse mal si no te has tomado el tiempo aún y lo que acabo de mencionar te suena familiar… yo mismo he estado de ese lado y el primer paso es tomar consciencia de lo que estás viviendo, para luego entonces cambiar el rumbo de tu “barco”.

¿Te ha resultado útil esta información?, entonces déjame tu comentario y suscríbete a mi lista de suscriptores para poder recibir más información útil para emprendedores.


Artículo escrito por Dan Gaona

Puedo apoyarte esos pequeños grandes pasos que se requieren para mover tu vida desde donde estás hasta donde te gustaría estar. Incrementa tu voluntad...

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.