Operar con CFDs – Cómo funciona estas operativas

Desde hace unos seis años, los inversores españoles tienen acceso a un nuevo producto de inversión distinto y flexible: el CFD, que es la abreviatura de Contrato por Diferencia. Desde el año 2007, cuando los CFDs se pusieron a disposición del público en España, el trading mediante estos productos se ha vuelto más popular. Pero qué es realmente un CFD y cuáles son los mejores proveedores en España.

¿Qué es un CFD?

Los CFDs o Contratos por Diferencia son instrumentos de inversión mediante el que un inversor intenta anticipar si se dará un aumento o disminución en el precio de un activo subyacente. El activo subyacente es generalmente una acción, materias primas, índices o divisas. El CFD es, al igual que las opciones y futuros, un producto apalancado.

Con un CFD el inversor adquiere un contrato con un proveedor. El contrato no tiene una fecha de vencimiento, el inversor puede cerrar el contrato tras unos segundos, o mantenerlo durante años, en función de sus objetivos de inversión. Sin embargo, debido a la naturaleza de estos productos, lo más habitual es que se utilicen con el objetivo de obtener rentabilidad en el corto plazo.

¿Cómo funciona el trading mediante un CFD?

El inversor abre en largos un CFD sobre un activo subyacente, por ejemplo sobre oro. La compra de una onza de oro mediante con una operativa tradicional costaría al inversor $ 1800. Para abrir el CFD, el inversor sólo tiene que depositar una cierta cantidad de dinero en concepto de margen. Digamos que el porcentaje de margen en este caso es del 10%. El inversor necesita 10% de $ 1800 = $ 180 en su cuenta. Esto se debe al efecto apalancamiento, por el que con $ 180 puedes comprar activo por valor de $ 1800, aunque también se puede perder más dinero que el aportado inicialmente -éste es un punto muy importante a tener en cuenta antes de invertir con CFD-.

El inversor de CFDs nunca va a estar en posesión del activo subyacente. De esta forma la operativa con CFDs funciona como a crédito, es decir, el que posee el activo es el proveedor, que pide en concepto de la operativa una comisión al inversor.

Proveedores de CFD

Aunque estos productos son relativamente nuevos en nuestro país, ya existen una gran cantidad de proveedores CFD para elegir. Es necesario hacer un estudio cauteloso de los mismo comparando  no sólo las tarifas sino también los servicios ofrecidos y la plataforma de negociación. Con muchos proveedores es posible, sin ningún compromiso, abrir una cuenta demo gratuita. La cuenta demo ofrece la posibilidad de practicar estas operativas, adquirir experiencia y familiarizarse con la plataforma. Usar una cuenta demo es una de las mejores formas de comenzar a operar con los CFDs ya que son productos complejos que requieren una gran experiencia y conocimiento de los mercados.

Más información en www.igmarkets.es

Los comentarios anteriores no constituyen asesoramiento sobre inversiones y por tanto IG no acepta ninguna responsabilidad sobre ningún uso que se pueda hacer de ellos. Los CFDs son un producto apalancado que conllevan un alto nivel de riesgo y pueden ocasionar pérdidas que excedan su depósito inicial. Asegúrese de que comprende por completo el riesgo que implican y realice un seguimiento constante de su inversión.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.