¿Quién me empujó a la piscina?

Un día un empresario multimillonario que tenía miles de hectáreas de tierras fértiles, cientos de miles de cabezas de ganado fino y una preciosa hija heredera de toda su fortuna, organizó una reunión en su mansión. Invitó a toda la alta sociedad del país. Al llegar la medianoche, descubrió una piscina de 500 metros, con las paredes muy altas en tres de sus lados. En los primeros100 metrosde la piscina había colocado pirañas sudamericanas. En el segundo tramo, cocodrilos del África; luego barracudas del Caribe, después anguilas eléctricas y finalmente tiburones australianos.

 Nuestro anfitrión reunió a todos sus invitados en uno de los extremos de la piscina y les dijo:
“Creo que la juventud está perdida, ya no hay hombres en este mundo. Por eso si hay un verdadero hombre con suficiente valor y valentía  en esta fiesta, lo reto a cruzar esta piscina. Al que lo haga, le daré a escoger entre la mitad de mis tierras, el 50% de mi ganado o la mano de mi única y heredera hija”.

 No había terminado de hablar el empresario cuando un joven se lanzó a la piscina, la cruzó y salió por la otra orilla. El hombre mayor  emocionado exclamó: “Nunca creí ver valor como éste antes de morir, dime muchacho, ¿quieres la mitad de mis tierras?”.  “No”, contestó rápidamente el joven.  “Entiendo lo que quieres es el 50% de mi ganado”, razonó el millonario.  “Tampoco”, replicó el joven. “Ah, lo que quieres es ser mi yerno y único heredero”, espetó el millonario. “No quiero nada de eso”, gritó el muchacho. “Y entonces, ¿qué quieres?”, preguntó confundido el millonario. “Quiero saber quién fue el que me empujó a la piscina”, reclamó el muchacho.

 La anterior historia humorística nos lleva a reflexionar acerca de la importancia que le otorga la sociedad al dinero.  Dar valor al dinero no es para nada malo o desdeñable, al contrario el dinero es fundamental para nuestra prosperidad y desarrollo. Sin embargo, no debemos perder la perspectiva de que en todo momento y a cualquier edad, mas allá del dinero debemos cultivar los valores que nos distinguen como seres humanos únicos en este mundo: el amor, el respeto, la perseverancia y la disciplina son solo algunos que contribuirán al desarrollo íntegro de nuestro ser y que  nos diferenciaran enormemente del resto. 

 Cuando cultivamos nuestros valores, construimos una vida con sentido, los valores son los que nos permitirán nadar en el mar de tiburones y salir airosos tal como el protagonista de nuestra historia. Es así como al elegir ser personas integras estamos firmando nuestro contrato de solvencia moral con el mundo, que repercutirá en nuestros resultados sea cual fuere nuestra ocupación o negocio.

 Los valores nos conducen en la vida de una forma sana y contribuirán siempre al logro de nuestros objetivos de una forma sustentable y garantizará nuestro bienestar como seres humanos.

“Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿como sabrás adónde esta tu límite?”

W. Churchill


Artículo escrito por Jaimemora

A lo largo de mi vida he visto como los individuos son capaces de cambiar y ante cada amanecer descubrirse como un nuevo ser humano. ¿Quieres impulsarte al éxito y lograr tus metas?, ¿inspirarte con auto motivación?, ¿aprender a gestionar tus emociones?, ¿apalancar valores?, ¿desarrollar hábitos competentes?, ¿descubrir la magia del reconocimiento?.. ¿Quieres amplificar tu ser? Soy Jaime Mora, amplificador e ilustrador del ser. Escritor por pasión, Coach por vocación, Consultor por acción. Con cinco años en estudios de IV nivel. Con más de 20 años de experiencia en el ámbito empresarial. Soy director de www.impulsate.com y te invito a suscribirte gratuitamente a mi revista digital “Impulso” para que a través de ilustrativas historias descubras maravillosas reflexiones que alimentan tu mente y te inspiran a dar el paso consciente que transformará tu existir.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.